La marca RCN / El otro lado

La marca RCN / El otro lado

El canal ha descuidado y deformado sus emblemas hasta convertirlos en programas sin alma ni emoción.

fg

Ómar Rincón, crítico de televisión.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

06 de noviembre 2016 , 10:59 p.m.

Canal RCN era la marca televisiva más querida, admirada y con ‘engagement’ de Colombia. Y hoy eso se diluyó. ¿Por qué?

El Canal RCN era Nuestra Tele, una marca cercana, amable, muy familiar y colombiana. La gente entraba ahí por cariño, costumbre y cercanía.

Tenía vínculo. Y fue exitosa con buenas producciones como ‘La madre’, ‘Yo soy Betty la fea’, ‘El último matrimonio feliz’; era dueño del evento de belleza de Colombia como lo fue el reinado de Cartagena; innovó con ‘Factor X’ y ‘Protagonistas de novela’. Su estilo de comunicación era muy a lo colombiano.

RCN no agenció marcas-programa sino marcas-personas como imagen e identidad del canal.

Era el canal de Pirry en los domingos, Vicky Dávila y Claudia Gurissati en las noticias, Jota Mario en los magazines mañaneros, Vélez y Henao en los deportes, Carolina Cruz y Laura Acuña en la farándula y Fernando Gaitán, el mejor creador del país.

RCN era como Pepsi, no tenía identidad propia sino actuada y decidida por sus estrellas. La gente admiraba y quería a sus ídolos, y se sentía bien con el canal.

Caracol, por su parte, desarrolló marcas-programa. ‘Gol Caracol’ para el fútbol, ‘Sábados felices’ para las risas, ‘Séptimo día’ para lo sensacionalista, ‘El desafío’ para los concursos, ‘Tu voz estéreo’ para los melo-adolescente, ‘La voz’ para los concursos de música, y un modo de informar basado en ‘último minuto’, ‘noticia en desarrollo’, ‘en directo’. No importa quién presente, quién pase, quién decida… son los programas los que guían la gestión del mensaje.

RCN descuidó y deformó sus pocos emblemas (Reinado Nacional de Belleza, ‘Factor X’, ‘Protagonistas de novela’) hasta convertirlos en programas sin alma ni emoción.

Sus figuras-identidad pasaron de ser las más queridas a las más odiadas. Se dejó de llamar Nuestra Tele. Se renovó sin saber para dónde iba. Se volvió uribista, defensor de los azucareros y publirreportaje de Postobón y el Nacional.

Y para rematar, su nuevo estilo fue la arrogancia en lo informativo (agresividad), en la farándula (chismerío inútil) y en los modos de programar (irrespetar al televidente en sus pactos de horarios y placeres).

Y cuando hace ajustes de marcas-programa, lo hace a media tintas. Se cambia el set de noticias, pero no los modos y estilos de informar.

Se cambia de nombre de ‘Futbolmanía’ a ‘Colombia grita gol’, pero no se renueva su estilo de narración, ni sus modos de hacer periodismo deportivo ni su formato.

Tiene humor fallido como ‘Los comediantes de la noche’ y ‘Me caigo de la risa’ porque se hace desde la Bogotá ‘hipster’ y no tiene en cuenta al televidente y el popular colombiano.

Asignarle la identidad a personas, llámese Jota Mario, Vicky o Uribe, es exitoso en lo rápido, pero es peligroso a largo plazo en la construcción de la marca; renovarse de manera tibia no sirve; alejarse de lo popular daña el reconocimiento.

El resultado: RCN hace buenos programas como ‘Las Vega’s’ y otras novelas, pero ya el televidente no quiere entrar ahí.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA