Carne eres y en Caracol te convertirás / El otro lado

Carne eres y en Caracol te convertirás / El otro lado

'Colombia's Next Top Model', un programa que celebra el maltrato psicológico y físico contra ellas.

fg

Ómar Rincón, crítico de televisión.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

22 de enero 2017 , 06:37 p.m.

Caracol gana por marca. Y no hay nada que hacer: al televidente ya no le interesa el otro canal.

Por eso, puede hacer ‘Colombia’s Next Top Model’: un programa que convierte a la mujer en carne y celebra el maltrato psicológico y físico contra ellas.

Y lo defiende porque es televisión. Es decir, Caracol acepta que maltratar mujeres y convertirlas en carne sexual está bien. Caracol es sensacionalismo en todo ¡Viva Caracol!

RCN es la reina. Y la reina tiene que hablar, ser social, tener humor, representar la identidad de algo y exponerse como ganado de feria; por eso es vista como a lo que aspiran las sin estilo.

Caracol es la modelo. Ella es carne que no habla, no tiene interés en lo social, le interesa el billete y debe evitar su cuerpo para ganar la exhibición de lo que se ponga, y por eso es vista como el glamour de la sociedad de la apariencia. (Lea también: 2016: mal en la realidad, genios en la ficción)

Reinas y modelos comparten que exponen a la mujer-carne para el escrutinio masculino, de las cámaras, la TV y jurados que a punta de lugares comunes definen su estilo, belleza y valor.

El reinado de RCN en Cartagena es el concurso para las reinas, cada vez más desangelado y con menos identidad; ‘Colombia’s Next Top Model’, de Caracol, es el concurso para las modelos, aburrido y maltratador.

‘Colombia’s Next Top Model’ no tiene relato ni narrativa, por eso su único recurso es el video-clip, evitar el drama, porque no tiene historias que contar; por eso, los jurados solo pueden pronunciar frases de 10 palabras, la presentadora solo puede conjugar 10 adjetivos y el gurú especula con gestos histéricos que no alcanzan el adjetivo.

Sería útil que los jurados explicaran más cada adjetivo y expongan sus razones para comprender ese mundo de la moda y las modelos; se cree que con la pirotecnia visual del plano fragmento, la música efervescente, concursos brincaditos y un desnudo perdido basta. (Además: Hechos privados en TV 2016)

Y lo peor es que es cierto, basta con eso: un desnudito, una carnecita, una lagrimita, un adjetivo. Y todo porque somos adictos a la belleza.

Bien para Caracol, que con muy poco logra ‘rating’; bien para el televidente que se aburre mirando. Mal para la mujer, que se ve convertida otra vez en carne, sexo, artefacto de mercado y consumo. 

¿Cómo se siente Caracol ganando ‘rating’ maltratando mujeres? Más cerca de ti, dicen. ¡Qué doble moral!

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA