A ‘NCIS: Los Ángeles’ la buena vibra aún le funciona

A ‘NCIS: Los Ángeles’ la buena vibra aún le funciona

La serie sobrevive a partir de la receta de acción, compañerismo y humor. Hablan sus protagonistas.

NCIS: Los Ángeles

De izq. a der. aparecen Renée Felice Smith, Barrett Foa, Eric Christian Olsen, L. L. Cool J, Chris O’Donnell y Bar Paly.

Foto:

A&E

18 de marzo 2017 , 09:28 p.m.

El nombre de Miguel Ferrer aparece en una mesa larga en la que sus compañeros hacen una lectura grupal del libreto de una próxima aventura de la serie ‘NCIS: Los Ángeles’. La silla de Ferrer está vacía: un cáncer de garganta le ganó la batalla y lo privó de esa rutina en una producción que estrena este domingo su octava temporada.

‘NCIS: Los Ángeles’ es una de las producciones que ha sobrepasado el alma de policíaco, añadiendo elementos de ‘thriller’ sin fronteras, a la par con una innegable química de camaradería que se nota más allá de las grabaciones. “Ese es uno de los puntos que nos tienen todavía en el juego”, dice bromeando el actor L. L. Cool J, quien interpreta al agente Sean Hanna, sin perder de vista a su doble de escenas de riesgo durante el rodaje de una de lucha, de los últimos episodios de esta nueva temporada de la serie que se estrena a las 9:00 p. m., por el canal de televisión paga A&E.

Es posible que los protagonistas de series de televisión usen la frase de la buena vibra o el compañerismo dentro de su espacio de trabajo, pero en el caso de esta serie, la idea parece aflorar espontáneamente.

“Nunca olvidaremos a Miguel Ferrer, él era el actor que interpretó al subdirector del equipo de agentes, pero a la vez fue un amigo incondicional, por esa razón su nombre sigue en la mesa de lectura”, agrega R. Scott Gemmill, productor y encargado de darle línea temática a la serie.

En este ciclo, sigue la tensión por el terrorismo, de nuevo ambientado en las calles de Siria, a la vez que se configura un ambiente de tensión para el equipo que rodea a Hanna y a su compañero G. Callen (interpretado por Chris O’Donnell), quienes además de velar por la seguridad nacional de su país afrontan la posibilidad de una traición en el grupo.

“Me tomo muy en serio el trabajo, quizás no tanto a mí mismo. Actuar es hacerle la vida un poco más fácil a la gente que tiene que lidiar con problemas o preocupaciones y que tengan a través de la serie una vía de escape”, comenta Cool J, quien ha dejado su carrera como cantante de rap para dedicarse a la serie.

“En este negocio hay subidas y bajadas, pero lo que ha pasado con la serie es especial (sobre todo en Estados Unidos) y me siento bendecido al ver que se mantiene al aire. Me gusta maximizar mi potencial y aprender todos los días, no pienso en límites”, reflexiona Cool J.

‘NCIS: Los Ángeles’ le ha dado la fuerza para seguir dando más. Esa idea emociona al protagonista que confiesa su respeto por la cultura latina. “Son muy cercanos al concepto de familia y de amigos, y alegres”, responde en un español que aprendió en su juventud en las calles de Nueva York.

“Este es un espacio que me recuerda mucho al contexto familiar, porque se trata de un programa en el que la gente se ha comprometido, se ha divorciado, nos ha dejado o se ha enamorado”, agrega O’Donnell, quien en un momento se consideró el candidato juvenil con un futuro fuerte en el cine gracias a películas como ‘Perfume de mujer’ junto a Al Pacino o la saga de Batman, donde interpretó a Robin.

“Sí interpreté a Robin dos veces y maté al personaje (bromea), pero tras un ciclo interesante la serie apareció para darme un poco de tranquilidad en mi vida. (…) A veces extraño las películas y de seguro haría algo en ese medio en el futuro… claro, como actor”, agrega O’Donnell quien se ha sentado un par de veces en la silla de director de episodios de la serie.

“El mundo ha cambiado y ahora tengo que decir que el éxito me ha llegado en la pantalla chica a la que llegué antes de que toda la industria diera este giro en el que muchos actores de cine están migrando”, explica.

Para él, los aficionados a la serie se enfrentan a un ciclo poderoso en el que la camaradería con Hanna se pondrá a prueba y tendrán que lidiar con elementos de burocracia y conspiración, que intentarán destruir la conexión emocional y frenetismo con el que se han ganado al público y que se extiende a otros contextos.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
Cultura y Entretenimiento
Nueva York*
* Por invitación de A&E

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA