Un melodrama caprichoso / Opinión

Un melodrama caprichoso / Opinión

Una mirada a ‘Un momento de amor’, cinta protagonizada por la ganadora del Óscar Marion Cotillard.

Marion Cotillard protagoniza Un momento de amor

La trama se desarrolla entre Francia y Suiza, donde en un viaje inesperado, la protagonista se enamora de un oficial.

Foto:

Cortesía Studiocanal

14 de mayo 2017 , 01:40 a.m.

Romance frustrado y fugaz de época, que se recrea con tintes ciertamente románticos o acaramelados; concepción fatalista, o quizás manierista, obediente al espíritu provinciano y primariamente feminista de mediados del siglo XX.

En efecto, Gabrielle –la protagonista– sufre de un permanente desamor y de una manifiesta demencia traducida en… sobresaltos nerviosos, tendencias ninfómanas e insatisfacciones conyugales. Pero la verdadera razón de sus desvaríos mentales es de naturaleza psicosomática; es decir, las desavenencias del corazón provienen del ‘mal de piedras’ –si nos atenemos a su título original en francés–, o de lo que se conoce como cálculos renales.

En el sur de Francia, no lejos de los Pirineos y de la frontera española, Gabrielle atraviesa momentos extraviados cuando en plena recolección de flores de lavanda se encapricha con un maestro casado y sufre el consecutivo rechazo de quien no está dispuesto a ceder ante sus deseos desbocados. Obligada a contraer matrimonio con un refugiado español, en tiempos del franquismo, ingresa a una mansión terapéutica ubicada en los Alpes suizos. Allí vivirá ese ‘momento de amor’, con un militar enfermo en estado terminal, y por lo tanto encontrará el efímero sosiego que tanta falta le hacía.

La respetada actriz parisina Marion Cotillard, ganadora del Óscar en el 2008 al encarnar literalmente a la cantante parisina Édith Piaf, por ‘La vida en rosa’, esta vez se sobreactúa inexplicablemente en su forzado papel de loca, ninfómana y despechada.

Una expresión gestual que resulta excesiva, la mirada perdida traduce signos evidentes de alienación y aquellos rasgos emocionales que siempre la han caracterizado ahora aparecen desdibujados. Tal histrionismo en demasía no le conviene y más cuando revive trances incómodos derivados de una flaca dirección por parte de la también actriz Nicole García.

Por supuesto que su ambientación es muy cuidadosa, con bellos e idílicos paisajes de montaña, pero adolece de malas interpretaciones escénicas cercanas a la ridiculez o exageración de contorsionados e irreales giros dramáticos a través del tiempo.

Aunque las comparaciones parezcan odiosas, la Cotillard siempre nos había generado gratas impresiones al lograr delinear caracteres inteligentes dotados de fuerza y sensibilidad –basta recordarla preocupada en 'Dos días, una noche' y discreta en ‘Solo el fin del mundo’–.

En contraposición, la cartelera nos brinda una divertida cinta italiana cuyo título dice mucho: ‘Locas de alegría, según Paolo Virzi’.

En efecto, Beatrice y Donatella son dos mujeres maduras de la Toscana que huyen del manicomio cuando la reclusión se les hace insoportable y cada una descubre el sentido libertario, o los orígenes disímiles de sus encerramientos.

Sin caer en el psicodrama anticuado, pesa más el rescate de sus autoestimas.

MAURICIO LAURENS
Especial para EL TIEMPO
maulaurens@yahoo.es

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA