Cinta coral y de género / Opinión

Cinta coral y de género / Opinión

En 'Destinos' se nota el esfuerzo por construir un sicodrama de resonancias sociales e íntimas.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

03 de septiembre 2016 , 11:32 p.m.

Historias urbanas simultáneas de cuatro o cinco personajes comunes y corrientes que sobrellevan sus vidas con sobresaltos anímicos. Tales dramas humanos esgrimen un cuadro cotidiano de crisis y depresiones no exento de planes e inquietudes para superar problemáticas personales de diversas índoles. Porque se trata del válido esfuerzo por construir un sicodrama de resonancias sociales e íntimas, con relatos varios impregnados de bosquejos sicológicos y realistas características demenciales.

Un albañil bogotano prueba suerte como entrenador de fútbol y se esmera por cuidar a su madre enferma de alzhéimer; un expresidiario regresa a cobrar el botín del pasado y debe sortear sus dificultades de reinserción en la sociedad; una joven concertista pierde su concentración laboral debido a cierta pena indescriptible que la aflige; un barrendero público con su familia a la deriva; y un boxeador anónimo, el que lucha contra los golpes del destino. Como no todas las cintas de género son policíacas, de terror o aventuras, también las hay sobre crónicas sociales que pretenden explorar circunstancias complejas y contradictorias de nuestra vulnerable condición existencial.

Pertenecen estos relatos independientes e inconexos a la categoría definida de películas que guardan en común temáticas inquietantes y conflictos colaterales. Sin pretender equipararse con aquellos cortes fluidos recreados por Paul Haggis, González Iñárritu o García Barcha, lo coral salta a la vista y obliga a reflexiones en particular sobre las fragilidades atravesadas por nuestras propias existencias. Un mérito innegable del director y escritor Alexánder Giraldo se refiere al afán de armar historias de vida y situaciones veraces que afectan el día a día en una ciudad tumultuosa como Bogotá.

Para tales efectos, y ya lo había probado en su ópera prima caleña y policíaca titulada ‘180 segundos’, Giraldo somete a sus actores a prácticas prolongadas en los oficios que desempeñarán sus personajes. Es así como Alejandro Aguilar se confundió con obreros del montón para hacer más creíble su interpretación, Angélica Blandón abandonó por momentos su imagen sexi para representar actitudes preocupantes y el boxeador en referencia ensayó de verdad con un entrenador cubano. No obstante algunos baches narrativos y la nulidad de interconectar episodios simultáneos, ‘Destinos’ brinda un correcto ejemplo de cine intimista y personal que mereció el primer premio local del reciente FICS (Festival Internacional de Cine de Santander).

En conclusión: 'Destinos' rastrea momentos penosos o depresivos contados por quien hace cuatro años debutó en el largometraje argumental con otra película de género (‘180 segundos’), sobre una banda delictiva que planea sigilosamente un robo a mano armada. ¡Ojalá esta vez corra con mejor suerte en su distribución y logre interesar a un público menor!

MAURICIO LAURENS
Para EL TIEMPOmaulaurens@yahoo.es

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA