La televisión pública se respeta / El otro lado

La televisión pública se respeta / El otro lado

Parece que entre el gobierno Santos, el ministro de TIC y algunos senadores la quieren acabar.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

10 de junio 2018 , 10:00 p.m.

La televisión pública de Colombia es un orgullo nacional porque es la que más gana premios de calidad, su sistema de financiamiento es democrático y único, documenta nuestra diversidad cultural y ambiental, experimenta con formatos y contenidos…

Pero parece que la quieren acabar entre el gobierno Santos, el ministro de TIC y los senadores que defienden a las tecnológicas.

El ministro de TIC dijo que era de urgencia, que era ya, luego dijo que no… pero los senadores de la Comisión Sexta no quieren archivar el proyecto. ¿Por qué? Tal vez porque estos políticos cuentan con el patrocinio de las transnacionales de la tecnología (Claro, Movistar, Directv…) y los canales privados de Colombia.

El relator especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dijo que el proyecto de ley 174 tiene problemas en que (1) los contenidos de los medios quedan en control del gobierno a través de MinTIC; (2) la renovación automática de frecuencias por 30 años; (3) desaparece el fondo de la televisión pública.

Esto significa que se acaba con la plata de la televisión pública y se beneficia a las empresas de tecnología como Claro, Movistar, Directv entre otras: ¡se le quita a los pobres para darle a los ricos!

Además, que un bien público pasa por 30 años a manos privadas con lo cual el Estado pierde soberanía nacional. Y por último que ahora los contenidos de la televisión pública serán para el uso del gobierno de turno.

El Fondo de la Televisión Pública de Colombia es modelo para el mundo porque se financia con una tasa sobre los contratos con las empresas de cable, un porcentaje de la publicidad de los canales privados y el valor de las licencias de operación de la televisión. Y este dinero va para hacer televisión, esa que vemos en Señal Colombia y los canales regionales. Un excelente ecosistema financiero para sostener la cultura audiovisual colombiana. ¡Esto es lo que quieren acabar para entregárselo a las transnacionales de las tecnologías!. ¿Raro? Obviamente. Extraño el por qué lo hacen los senadores de la Comisión Sexta.

Observacom, el observatorio latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia, o sea los que saben del asunto dicen que “la iniciativa no cumple con estándares internacionales y conlleva serios riesgos para la libertad de expresión, la diversidad y el pluralismo porque (1) el gobierno concentra tareas de control y vigilancia sobre los medios de comunicación audiovisuales; (2) impacta de manera negativa en la sostenibilidad de la TV regional y local pública; (3) el organismo “convergente” que se crea es para “promover la competencia” y “regular los mercados” y olvida la soberanía cultural en los contenidos y la producción audiovisual.

¿Por qué el afán legislativo del ministro Rozo? ¿Por qué los senadores de la Comisión Sexta no archivan el proyecto?

Urgente: ¡Por soberanía audiovisual nacional, NO al proyecto de ley 174 que acaba con la televisión pública en Colombia!

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.