'Cigüeñas': un trabajo a cuatro manos

'Cigüeñas': un trabajo a cuatro manos

Los directores Nicholas Stoller y Doug Sweetland cuentan acerca de la génesis del filme animado.

fg

Tulip y Junior son los protagonistas del filme animado.

Foto:

Archivo particular

04 de octubre 2016 , 08:00 p.m.

Parece difícil de creer, pero la historia de la película animada 'Cigüeñas' está inspirada en la experiencia personal de uno de sus dos directores, Nicholas Stoller.

“Es probablemente la película más personal que he hecho”, dijo hace unos días en Los Ángeles el también director de 'Buenos vecinos' y 'Cómo sobrevivir a mi ex'. Stoller contó que con su esposa no tuvieron ningún problema para concebir a su primera hija, pero lograr el embarazo para la segunda les costó algo de trabajo. “Nos vimos obligados a usar mucha ciencia, para crear la posibilidad”, agregó.

En ese sentido, la película, sobre un grupo de cigüeñas que ya no se dedica a entregar bebés sino a repartir otro tipo de paquetes más rentables, “trata de apreciar lo que es la crianza de los hijos y ser padre”, señaló Stoller.

Es poco probable que los niños de hoy crean en el mito de las cigüeñas como repartidoras de recién nacidos, una idea que se cree nació en Europa y que está conectada a los ciclos migratorios de estas aves, que justamente ocurren en lapsos de 9 meses. Sin embargo, la película tampoco trata de aclarar, sino de evadir.

“Todo el mundo tiene problemas para responderles a los hijos de dónde vienen los bebés, esta película en realidad es una metáfora para no responder a esa pregunta”, dijo Doug Sweetland, el otro director de la cinta. En pocas palabras, para Sweetland, quien fue el supervisor de animación en 'Cars' (de Disney), “no se necesita creer en la cigüeña para disfrutar de la película”. De hecho, la película se ríe de esa idea.

La cinta original para el mercado de habla inglesa tiene las voces de Andy Samberg, Katie Crown y Kelsey Grammer, sobre cuyas actuaciones trabajaron los animadores, muchas veces incluyendo la improvisación que los actores hacían en el estudio de grabación.

Para los mercados internacionales, la cinta es doblada. En el caso de Colombia, cuenta con la participación de Yaneth Waldman, quien interpreta a Tulip, una joven huérfana y despistada y la única humana en una empresa de cigüeñas y de Alejandro Riaño, quien interpreta a Junior, el empleado que quiere ascender la escala corporativa a toda costa, hasta que la tarea de entregar un bebé desbarata todos sus planes.

Para el caso de los doblajes locales, los productores trataron de seleccionar actores que tuvieran cierta similitudes con los protagonistas estadounidenses, ya que Stoller y Sweetland tenían a Samberg y a Crown en mente cuando trabajaron en guion y animación.

“Existe un guion gigante que se envía a los mercados internacionales donde se especifica qué quieren los directores exactamente con cada personaje”, dijo Brad Lewis, productor de la cinta. “Por ejemplo, Junior tenía que ser alguien que lograra ser petulante, pero generara empatía”.

El equipo local en cada mercado recibe una especie de “libreto biblia” en el que se explica la intención de cada broma o chiste. “Si algunos chistes no se pueden traducir, los productores locales tienen margen para cambiarlo por algo equivalente que entiendan las audiencias internacionales”, agregó Lewis. Este método les ahorra a los directores tener que supervisar directamente las sesiones de grabación de las voces en los diferentes idiomas.

Stoller y Sweetland anotaron que trabajar a cuatro manos en la dirección fue algo muy natural para ellos. “Yo hice la primera parte con la grabación de las voces y haciendo notas en los story boards” señaló Stoller, quien durante el largo proceso de llevar una película animada a la pantalla grande dirigió paralelamente 'Buenos vecinos' 1 y 2, con Zack Efron y Seth Rogen.

Cuando llega el momento de animar las voces o ideas, Sweetland entra en acción. Un ejemplo de cómo trabajó el dúo dinámico está en la secuencia con una manada de lobos que se forma en objetos, desde un submarino hasta un avión.“El único concepto que teníamos era que los lobos se formaban en cosas”, dijo Stoller. Luego el trabajo de Sweetland consistió en llevar esa idea absurda al siguiente nivel con la ayuda de su equipo.

“Lo que los animadores hicieron en esas secuencias es maravilloso”, reconoció Sweetland. “Es el chiste más tonto y es probablemente las secuencias más costosas de la película”, agregó Stoller.

Por más absurda y difícil de concretar, la idea de los lobos fue lo que los ayudo a definir el tono de la película. “En preproducción siempre hay una etapa en la que cada persona tiene una idea diferente de la película”, reconoció Sweetland. “Para mí, las formaciones de los lobos fue el punto donde todos entendimos qué tipo de películas estábamos haciendo”.


CLAUDIA SANDOVAL GÓMEZ
Para EL TIEMPO
Los Ángeles

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA