Eugenio Derbez: siguiendo los pasos de Cantinflas

Eugenio Derbez: siguiendo los pasos de Cantinflas

Entrevista con el famoso cómico mexicano, protagonista de la película ‘Cómo ser un Latin Lover’.

Eugenio Derbez en Cómo ser un Latin Lover

Derbez, en una escena de la cinta ‘Cómo ser un Latin Lover’.

Foto:

Claudette Barius / Cortesía Cine Colombia

25 de junio 2017 , 12:53 a.m.

Hay puntos en común en las carreras humorísticas de Mario Moreno, Cantinflas, y Eugenio Derbez. Son épocas distintas para la comedia en el cine o la televisión, pero ambos se decantaron por crear personajes de gran recordación, de extracción humilde y, por lo general, enmarcados en historias cargadas de dramatismo y humanidad.

“Para mí es un honor la comparación, que me mencionen al lado de Cantinflas es maravilloso porque lo amo, lo admiro y ha sido una gran influencia para mí”. Eugenio Derbez atiende esta entrevista telefónica desde Canadá, donde ya se encuentra en el rodaje de su siguiente filme. En Colombia se acaba de estrenar ‘Cómo ser un Latin Lover’, la primera aventura fílmica que el comediante mexicano filmó en Estados Unidos completamente en inglés.

Precisamente, la conquista de ese mercado, el angloparlante, es otra de las apuestas que tienen en común Derbez y Cantinflas. Mario Moreno produjo dos películas en Hollywood: ‘La vuelta al mundo en 80 días’ (1956) y ‘Pepe’ (1960). Derbez ya plantó una victoria parcial, en el 2013, como actor y director de ‘No se aceptan devoluciones’, una tragicomedia hablada en español que logró un taquillazo mundial al superar los 100 millones de dólares en recaudo por boletería. Y con ‘Cómo ser un Latin Lover’ (‘How to be a Latin Lover’) ya acumuló 35 millones de dólares a escasos dos meses de su estreno.

Eugenio González Derbez (Ciudad de México, 1961) charló con EL TIEMPO acerca de este último filme, en el cual interpreta a Máximo, un gigoló que va perdiendo el estilo (y la figura) de galán con el paso de los años, hasta que se ve obligado a cambiar de ‘trabajo’ y regresar con su hermana y su sobrino.

La película es dirigida por Ken Marino, con las actuaciones de la también mexicana Salma Hayek (Frida), Rob Lowe (Austin Powers), Kristen Bell (Verónica Mars), Michael Cera (Juno) y la icónica diva Raquel Welch en una breve aparición.

En ‘Cómo ser un Latin Lover’ hay un equilibrio entre el humor para los latinos y el público estadounidense...

Fue complicado lograrlo porque este fue mi primer proyecto en inglés, rodado enteramente en Estados Unidos. Yo quería una comedia que se conectara con el mercado de allá, pero sin perder mis raíces ni las licencias que habitualmente tengo, que pudiera también conectarme con mi público latinoamericano.

Desde que estaba en el guion, yo luchaba mucho cuando había algún chiste que no iba a ser divertido para los latinos. Creo que finalmente logramos sacar lo mejor de los guionistas Chris Spain y Jon Zack, sumado a mis aportes, que se dieron durante el proceso de armado del guion y en la filmación.

Hay mucha empatía en la pantalla con Salma Hayek, que es su hermana en la historia…

El 90 por ciento de las escenas con ella fueron improvisadas. Teníamos la base, la esencia de lo que debíamos hacer, pero a partir de ahí lo que fluyera. Por eso se sienten tan frescas y naturales.

¿Qué tan diferente fue la construcción de Máximo de otros personajes?

El trabajo aquí también fue intenso. De entrada, tuve que subir como 15 kilos de peso para el personaje. Tenía que verse la panza. Y yo siempre he sido muy delgado, así que comía mucho para que se me viera el cuerpo más relajado (se ríe). Dejé de hacer ejercicio casi por un año. La idea era lucir algo acabado, viejo, gordo y guango (flácido).

Tuve que investigar a fondo el tema de los ‘gigolos’: hice una especie de estudio para ver sus comportamientos. Incluso contacté a uno de ellos para que me contara sobre su estilo de vida. Eso ayudó a que Máximo fuera más redondo, profundo, que no fuera solamente un personaje chistoso, sino que tuviera su lado dramático.

¿Qué averiguó de ese universo de los ‘gigolos’ que le impactara?

Estos chicos me decían que no se sienten ‘gigolos’. La palabra en sí es despectiva para ellos porque se asocia a los vividores y mantenidos. Y ellos aseguran que hacen una especie de servicio social: (porque) “Nos enfocamos en esas mujeres que han sido un poco relegadas por la sociedad americana, donde si estás divorciada o viuda ya no te invitan a cenas y la familia se aleja. Son mujeres muy solas”, me decían.

Así que ellos aseguran que hacen sentir queridas, de nuevo, a estas señoras de 60, 70 u 80 años. Y que ellas les dan a cambio lo que quieren por voluntad propia.

Es interesante esa filosofía porque dicen que están ayudando a gente que lo necesita.

¿Por qué no ha vuelto a dirigir desde ‘No se aceptan devoluciones’?

Para mí, el escenario ideal es dirigir y actuar porque las cosas quedan como quieres. Pero es complicado hacer ambas cosas. Últimamente, que solamente estoy actuando porque así lo decidimos por estrategia, no sabes cuánto me pica el bichito por volver a la dirección, híjole.

Volviendo a Cantinflas, ¿cuál ha sido la mayor influencia de este cómico en su trabajo?


Me gusta mucho hacer películas familiares, que puedan disfrutar públicos de todas las edades. Ese tipo de cine ya casi no se hace. Cantinflas lo producía, y ese es el estilo que me gusta a mí. Además, que el público se ría, pero que también se vaya con el lado humano de los personajes, que las historias te toquen el corazón y te dejen una enseñanza, no solo el chiste fácil.

Una carrera entre chistes

Con sangre española y francesa, Eugenio Derbez es tan mexicano como el tequila. De 55 años, la autenticidad ha sido el sello de su humor. Hijo de un publicista y una actriz (Silvia Derbez), es padre de cuatro hijos (los tres mayores, actores) y ha tenido seis parejas oficiales (incluyendo la célebre relación con Victoria Ruffo en la década de los 90). Empezó en Televisa con pequeños papeles en telenovelas en los 70; ratificó su popularidad con los’ sketches’ ‘Derbez en cuando’, y consolidó su fama con ‘La familia P. Luche’, que se emitió de 2002 a 2012. Está radicado en Los Ángeles desde el 2014 -ha aparecido en la comedia ‘Jack and Jill’ (con Adam Sandler) y el drama ‘Milagros del cielo’ (con Jennifer Garner), entre otros. En la actualidad rueda en Vancouver (Canadá) una nueva versión de ‘Overboard’, la comedia romántica de 1987 que estelarizaron Goldie Hawn y Kurt Russell.

SOFÍA GÓMEZ G.
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA