'A medida que envejezco, mi gusto se inclina menos hacia la ficción'

'A medida que envejezco, mi gusto se inclina menos hacia la ficción'

Habla el director de ‘The Post’, que recrea la filtración de documentos del Pentágono sobre Vietnam.

Steven Spielberg, director de ‘The Post’

El director, oriundo de Cincinnati y ganador de tres premios Óscar, no fue nominado esta vez en su categoría.

Foto:

Daniel Leal-Olivas / AFP

28 de enero 2018 , 12:45 a.m.

En febrero del 2017, Steven Spielberg estaba inmerso en la posproducción de ‘Ready Player One’, película de ciencia ficción que produjo y dirigió, cuando llegó a sus manos el guion de ‘The Post’.

Era el polo opuesto de lo que estaba haciendo. Se trataba de un texto sobre un hecho histórico, la filtración de los documentos del Pentágono sobre la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, con una figura femenina como eje: Katharine (Kay) Graham, la editora del ‘Washington Post’ que desafió al gobierno Nixon y apoyó la decisión del editor ejecutivo, Ben Bradlee, de publicar esta información confidencial, a pesar de una orden judicial contra el ‘New York Times’ por haberla sacado inicialmente.

“El guion de Liz (Hannah), la premisa, su estudio crítico y en especial su hermoso retrato de Graham me llevaron a decir: ‘Puede que esté loco, pero creo que voy a hacer otra película en este momento’ ”, contó el director, ganador de tres premios Óscar, incluido uno honorífico.

En cuestión de días eligió un reparto de lujo encabezado por Meryl Streep (Kay Graham) y Tom Hanks (Ben Bradlee), convenció a su equipo de producción de dejar otro proyecto en Italia y regresar a Estados Unidos, y para mediados de año ya estaba en White Plains y Brooklyn, Nueva York, rodando la cinta, que se estrenó en diciembre y llegará a las salas colombianas el jueves.

El director estadounidense habló con un pequeño grupo de medios sobre la necesidad de hacer esta película en momentos en que la polarización política en su país y el antagonismo de Donald Trump con la prensa dominan la conversación, junto con un renovado movimiento feminista contra los abusos de hombres en posiciones de poder. Estos son apartes de la conversación.

Usted se mantuvo firme en que la película se hiciera rápido, por el ambiente político que vivimos...

Hay que entender que esta película no es solo sobre el poder de la prensa y cómo el público merece saber la verdad. Es una historia sobre el feminismo, lo difícil que era para una mujer ser la cabeza de una compañía en 1971, cuando te sentabas en una sala de juntas con personas que tenían que rendirte cuentas y todos los hombres te ignoraban y miraban al hombre sentado en la silla contigua. Es una de las razones por las que hice esta película, porque también se trata de la verdad de las mujeres, que no solo están luchando por encontrar su voz, sino que están siendo menospreciadas por hombres en posiciones de poder. No voy a decir que hoy sea mejor o peor, pero sucedió algo decisivo: muchas decidieron hablar sobre lo que les sucedió hace 40 años o hace 40 minutos. Hay un tremendo sentimiento de liberación al decir la verdad sobre el abuso sexual.

Parece poco tiempo para una película de esta escala.

Quería que la película saliera este año (2017) porque pensé que había verdades en 1971 que son relevantes hoy. Sentí que era una oportunidad para ser parte de la conversación nacional y utilizar una gran historia sobre una gran mujer y un gran hombre, y mostrar la valentía que se necesitó para demostrar que eran patriotas. Si fuéramos menos partidistas y más patriotas, todos podríamos comenzar una convergencia que movería a este país en una dirección bipartidista. Pensé que este era el momento adecuado para hacerlo, así que elegí el reparto, rápido pero con cuidado, y todas mis primeras opciones estaban milagrosamente disponibles.

¿Alguien le ha dicho: ‘No me gusta el guion, no quiero trabajar con usted’?

No dicen ‘No quiero trabajar contigo’, dicen ‘Sabes, me gustaría que fuera una mejor parte, voy a tener que decir que no, pero espero que eso no te prejuzgue en mi contra para usarme más tarde en otro filme (risas)’.

El periodismo parece otro personaje en la película...

El periodismo ha sido una entidad de control desde hace cientos de años, la piedra fundacional de la verdad. En la mayoría de los casos hemos dependido del periodismo para obtener nuestras noticias. Siempre he supuesto que lo que leo es preciso, especialmente si tiene múltiples fuentes. Claro, tenemos que hacer una distinción con el periodismo de 1971, porque muchas cosas han cambiado.

Me reuní con Daniel. Hizo un recuento sobre su vida, sobre las etapas que lo llevaron a tomar los documentos del Pentágono de las oficinas de Rand Corp., donde trabajaba, y dárselos al New York Times

¿Conversó con Daniel Ellsberg, quien filtró los documentos secretos?

Me reuní con Daniel. Tom Hanks también, como tres horas y media. Nos hizo un recuento sobre su vida, sobre las etapas que lo llevaron a tomar los documentos del Pentágono de las oficinas de Rand Corp., donde trabajaba, y dárselos a Neil Sheehan, del ‘New York Times’.

¿Qué impresión le dejó?

Es un hombre que durante mucho tiempo estuvo indeciso sobre la guerra. Participó en muchas patrullas en Vietnam, una de las cuales recreamos en la película, y tenía que rendir cuentas a Robert McNamara (secretario de Defensa). McNamara había comisionado un estudio crítico sobre la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam durante tres décadas, justo después de la Segunda Guerra. Cuando vio que McNamara se paraba frente a la prensa y mentía despreocupadamente sobre cómo las tropas estadounidenses estaban haciendo un tremendo progreso, no pudo contenerse y robó los documentos para hacerlos públicos.

¿Qué piensa de la comparación entre Richard Nixon y Donald Trump?


La prensa está al borde del precipicio… como nunca lo ha estado... Hay algunos que quieren que creamos que no hay diferencia entre creencia y realidad, que las creencias son hechos. Sin embargo, los hechos son los cimientos de la verdad. Así que, para mí, la prensa nunca ha estado tan cerca del precipicio como lo está hoy.

La confianza en la prensa parece erosionada. Muchos creen que lo que ven en los medios son noticias falsas...

Los años 70 fueron muy diferentes. Cuando todos miraban los periódicos, creían, como lo decía el lema del ‘New York Times’, que las noticias que se imprimían eran la verdad. Y durante mucho tiempo fue así: se daba por sentado que lo que se leía había ocurrido. Pero el gobierno de Nixon se involucró y, por intermedio del fiscal general John Mitchell, trató de evitar que la verdad fuera contada. Nixon no estaba implicado directamente en los documentos, habría podido no meterse, pero se empeñó en usar los tribunales para evitar que la prensa contara la verdad.

¿Qué tipo de dirección les da a actores del calibre de Meryl Streep y Tom Hanks?

La misma que les doy a actores de los que nadie ha escuchado. No discrimino entre famosos y poco conocidos. Tengo una idea de cómo debería ser la escena, el ritmo, y nunca soy tímido a la hora de ensayar y conseguir que los actores digan las líneas de una manera que creo que es convincente. Ahora, no es difícil para Meryl Streep y Tom Hanks ser auténticos porque naturalmente lo son. Son personas que dicen la verdad como actores y dicen la verdad a través de cada personaje que han interpretado. Lo maravilloso de la colaboración en una compañía de actores es que todos inspiran constantemente a la otra persona para que haga su mejor trabajo. Es maravilloso y eléctrico sentarse en una sala y ver esto, en especial si las cámaras están rodando.

Algunos lo han llamado un “intelectual público”...

Ni siquiera sé qué significa. Soy un patriota. Cuando escucho argumentos, a menudo veo valor en ambos lados. En algunos casos no hay otro lado, porque el otro lado es ridículo. A medida que envejezco, mi gusto se inclina más por historias que han pasado que por lo que sucede en mi imaginación. Eso no significa que no vaya a hacer más películas de parques jurásicos. Significa que mis intereses se refieren a llevar el pasado a una especie de presente reflexivo en el que el pasado informa al presente.

Siempre he creído que no puedes apreciar de verdad todas las libertades, todos los tiempos difíciles y los buenos momentos que estamos teniendo hoy, a menos que comprendas quién construyó el camino por el que estamos viajando. Siempre les digo a mis hijos: hay que mirar lo que sucedió porque todos nos paramos sobre los hombros de alguien, sobre algún tipo de inspiraciones de gigantes pasados.

Todo mi propósito al hacer películas apunta a contar historias que en los próximos años tendrán valor, a ser una especie de hito, no en mi historia como cineasta

Si crees que lo más importante está en las redes sociales, si te deprimes porque recibes un pulgar hacia abajo en Facebook, estás dando vueltas alrededor de ti mismo. Tu vida no está determinada por lo que la gente piense de ti, sino por lo que haces de ella y lo que creas para ti. Si creas grandes cosas para ti mismo, creas grandes cosas para otros.

Todo mi propósito al hacer películas apunta a contar historias que en los próximos años tendrán valor, a ser una especie de hito, no en mi historia como cineasta, sino en la historia de los temas que estoy interesado en abordar.

¿Es suscriptor de periódicos?

Sí. ‘The Washington Post’, ‘The New York Times’, ‘The Wall Street Journal’ y ‘Los Angeles Times’ los recibo en la oficina. En línea leo ‘Axios’, que es como una abreviación de las noticias, ‘Huffington Post’ y ‘Drudge Report’.

¿Qué piensa de plataformas como Netflix y Amazon?

Hago negocios con Netflix, con Hulu, con canales de cable… Les están dando fantásticas oportunidades a los realizadores, algunos tienen los mejores escritores de la televisión. ‘The Crown’, ‘Handmaid’s Tale…’ Es increíble el tipo de oportunidades que cineastas, actores y escritores están obteniendo, así que soy un partidario de este tipo de plataformas. A lo que me opongo es a las películas hechas para televisión que se exhiben una semana en cines para calificar a premios como los Óscar. No es justo, creo que las películas deben tener una ventana larga, al menos de 30 días, antes de que lleguen a Netflix o a cualquiera de las otras redes de televisión.

‘The Post’ termina con el inicio del Watergate. ¿Recomendaría ver enseguida ‘Todos los hombres del presidente’?

Claro que sí. ‘Todos los hombres del presidente’ (1976) es una gran película y Alan Pakula (el director) hizo un trabajo increíble. William Goldman escribió un gran guion a partir de un excelente libro, y tuvo actuaciones fantásticas.

¿Le gustaría proyectar su película en la Casa Blanca?

No creo que esa oportunidad me llegue.

CLAUDIA SANDOVAL
Para EL TIEMPO
Nueva York

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.