Enfocar… y disparar / Séptimo arte

Enfocar… y disparar / Séptimo arte

Una mirada a ‘Matar a Jesús’, la cinta dirigida y coescrita por la joven cineasta Laura Mora.

Película Matar a Jesús

‘Matar a Jesús’ es dirigida por Laura Mora, codirectora de la serie ‘Escobar, el patrón del mal’.

Foto:

Cortesía 64-A Films

11 de marzo 2018 , 12:50 a.m.

Laura Mora, una joven directora de cine, convirtió una tragedia personal en una película. Y lo hizo como una forma de exorcizar fantasmas y dolores, y de hacerle una carta de despedida a su padre, muerto a manos criminales. La película que dirigió y coescribió con estos fines se llama ‘Matar a Jesús’ (2017) y su título no tiene connotación religiosa o iconoclástica alguna. Es la crónica de un intento muy elaborado de venganza que termina convertido en algo diferente, algo que habla claramente de la condición humana.

Al utilizar como protagonistas actores naturales –espléndida la tarea que desarrollan Natasha Jaramillo y Giovanny Rodríguez en los roles principales– y al escenificar su accionar en las comunas de Medellín, es fácil que ‘Matar a Jesús’ se vea como un filme en la línea de aquellos realizados por Víctor Gaviria. Y aunque la película de Laura Mora hace del sicario y sus actos el 'leitmotiv' de su narración, la perspectiva que utiliza es humanista. Jesús es un asesino a sueldo, pero no por ello es una caricatura. La directora nos propone mirarlo de cerca, con desconfianza, pero con creciente interés, tal como hace Paula, la víctima de esta historia.

Paula, una joven universitaria, ha perdido violentamente a su padre y quiere desquitarse por su propia mano, sin esperar resultados de la investigación policial. El azar la pone frente al victimario y empezará para ella un juego de máscaras que lo que busca originalmente es ganarse la confianza de un hombre peligroso para luego vengarse. Las películas donde se establece una relación cercana entre víctima y victimario no son tan infrecuentes y habitualmente desarrollan un esquema como el mencionado. Matar a Jesús no.

A medida que lo va conociendo más y Jesús le permite la entrada a su mundo, Paula se va dando cuenta que frente a ella tiene a un joven atribulado, confundido y perseguido que solo parece saber expresarse a través de una aterradora violencia que es su instrumento para subsistir y sobrevivir. Paula –que es fotógrafa– le explica a Jesús que para tomar una foto “usted enfoca y dispara”. Ella, antes de disparar, se dio a la tarea de enfocar a su objetivo. Con esa observación lenta y detallada hizo, para su sorpresa, el retrato de un hombre. Y eso le dio, por fin, paz.

JUAN CARLOS GONZÁLEZ A.
jc.gonzalez@une.net.co

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.