En busca del ‘rating’ perdido / El otro lado

En busca del ‘rating’ perdido / El otro lado

‘La luz de mis ojos’, ‘Protagonistas 2017’ y ‘Hermanos y hermanas’ son las nuevas apuestas de RCN.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

Andrea Moreno / Archivo EL TIEMPO

01 de octubre 2017 , 11:00 p.m.

‘La luz de mis ojos’, ‘Protagonistas 2017’ y ‘Hermanos y hermanas’ son las tres apuestas del Canal RCN para encontrar el ‘rating’ que se le perdió hace tiempo.

‘La luz de mis ojos’ es melodrama. Una telenovela clásica, o sea de cuando el amor vence al odio; de niña pobre enamorada de rico; de mujer ciega que canta bonito y lucha por triunfar; de madres arpías y hombres sin atributos.

Melodrama total: Soledad nació en la adversidad, ciega y odiada por su amargada madre, pero con un don que es cantar de maravilla y ser la más bella.

Y para que pegue en Colombia viene con la música del Caribe y el humor costeño. Todo buena onda y divertido. Tiene una idea potente del escritor Alonso Sánchez Baute, la dirección de la experiencia de Jorge Alí Triana y un elenco de primera. Está bien hecha, todo en su lugar. Lo débil es que enfatiza tanto en el cliché moral de malos-malos y buenos-buenos que termina por aburrir.

Y los actores jóvenes son malos, muy malos, para eso de encarnar personajes que seduzcan o den vida al melodrama. Y lo de la emisora es desabrido.

‘Protagonistas 2017’ es el escándalo. Se busca tanto provocar la polémica que todo termina siendo falso y enervante. Los participantes tienen poco talento y mucha carne. Las historias emocionales que enternezcan televidentes se diluyen buscando el escándalo.

Si se enfatizara en el talento, en las actuaciones, en los libretos y en contar historias menos truculentas y más sensibles de los personajes, todo podría ser distinto. El fracaso es que se buscan personajes de buen cuerpo pero sin talento, y para que un concurso pegue se requiere personajes que puedan conversar, usar su cabeza y decir frases con sentido. Y aquí la falta de talento es el límite.

‘Hermanos y hermanas’ es espectáculo emocional. Un melodrama que enfatiza en la familia como núcleo en el que los conflictos se desatan: odios, traiciones, engaños, infidelidades.

Las situaciones están bien planteadas, los diálogos son sugestivos y divertidos, se juega con el lenguaje, el humor, el atrevimiento. Y tiene un elenco espectacular encabezado por la magnífica Helena Mallarino y con la potencia de Verónica Orozco y Katherine Vélez. Van bien Andrés Toro, Estefania Borge y Patrick Delmas. Está bien hecha. Se ve con emoción.

Las tres producciones son decentes en su realización audiovisual; sus historias están en lo que vende y da ‘rating’: melodrama, escándalo y espectáculo emocional; y, además, se contraprograma, ya que frente al concurso musical RCN pone la telenovela, y frente a la telenovela, ‘reality’.

RCN hace todo lo que debería funcionar. Pero el ‘rating’ no llega. ‘La luz de mis ojos’ aburre por exceso de maniqueísmo moral y malos actores jóvenes; ‘Protagonistas’ enerva por buscar el escándalo sin historias ni talento; ‘Hermanos y hermanas’ tiene muchos odios y poco amor creíble.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.