Jorge Barón: 50 años de '¡eeentusiasmooooo!'

Jorge Barón: 50 años de '¡eeentusiasmooooo!'

Hace medio siglo inició transmisiones de ‘El show de las estrellas’, programa que marcó una era.

Jorge Barón

Jorge Barón es uno de los protagonistas de la televisión colombiana.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

11 de mayo 2018 , 08:09 p.m.

Jorge Barón tiene la satisfacción de decir que en los tiempos de mayor incertidumbre por la guerra en Colombia, él llegó con todo su equipo de El show de las estrellas a poner un toque de alegría. Incluso a los campamentos cercanos a las Farc, como lo hizo cuando fue hasta la zona de distensión del fallido proceso de paz con Andrés Pastrana y por una semana los armados se olvidaron de los fusiles y bailaron felices.

Vamos donde muy pocos van

“Hemos llevado siempre la bandera de la paz”, dice Barón, y sigue hablando con su voz fuerte y de locutor (sus inicios fueron en radio) a los casi 70 años, con su dinamismo de siempre, con su energía desbordante.

Por eso, ahora que empieza a celebrar los 50 años de El show de las estrellas (celebración que arrancó el pasado sábado 5 de mayo por RCN y que irá hasta el 24 de mayo del 2019) dice que su festejo será una gira nacional. En efecto, irá por 12 ciudades de Colombia, empezando en Amalfi, Antioquia, para conmemorar que el suyo es uno de los programas más antiguos de la televisión. “Estuvimos en San Vicente del Caguán en esos momentos de la guerra, nos acompañó uno de los hombres más cercanos del presidente Pastrana, Víctor G. Ricardo. Llegamos a un territorio que aunque tenía un alcalde civil, era dominado por la guerrilla. Nosotros organizamos el programa y pudimos dar el concierto”, recuerda Barón desde su oficina en la torre Jorge Barón, en Bogotá.

Este lugar es una santuario, especialmente las escaleras y la oficina de este ibaguereño nacido el 29 de junio de 1948. Las paredes de las escaleras de la torre están llenas de fotos suyas presentando El show de las estrellas en unos 700 municipios del país, incluyendo todas las capitales de los 32 departamentos. Para él no ha habido límites. Así, para citar, fue con su espacio hasta Puerto Inírida, en Guainía, a donde llegó con todo su equipo en una travesía memorable.

Jorge Barón

Jorge Barón en una entrevista con el presidente de la República Alfonso López Michelsen (1974 - 1978) en una foto de su vasto archivo.

Foto:

Cortesía Jorge Barón

Igualmente, hay imágenes con los artistas que lo han acompañado en su Show, tanto nacionales como internacionales.

Barón, por sí mismo, es un hombre espectáculo y un muy buen conversador. Por eso cuenta que no importa cómo llegue el equipo de El show de las estrellas a las más apartadas regiones ni cuántos inconvenientes tenga que sortear, él está listo, impecablemente vestido de blanco, para hacer su programa, con el libreto y su discurso para animar al público. Son famosas frases suyas como “Agüita para mi gente” y la “patadita de la buena suerte” para los cantantes y el “besito de la buena suerte” para las intérpretes.

Sin fronteras

Su auditorio siempre está lleno. No importa si es una playa, un estadio o una explanada. La gente siempre está, porque, como él siempre lo ha dicho, “vamos donde muy pocos van”.

Esa ha sido la gran ventaja de este programa y también que ha cambiado de acuerdo con los tiempos. Barón cuenta que El show de las estrellas ha tenido cuatro etapas.

“En sus comienzos, finales de la década de los años 60, se hacía en los estudios de la Televisora Nacional, en la Biblioteca Nacional, y yo siempre me caracterizaba de un personaje de la vida colombiana: lustrabotas, vigilante, soldado, tendero, médico, chef y así entrevistaba al cantante invitado”, dice.

Luego, a principios de los años 70, “el programa se identificó por su escenografía y por la Orquesta de las Estrellas, que acompañaba a los artistas que cantaban en vivo. Músicos de la Filarmónica de Bogotá y de la Sinfónica de Colombia hacían parte de este conjunto”, afirma Barón.

Y agrega que en el programa se oían los éxitos de temporada, “con arreglos del maestro Francisco ‘Pacho’ Zapata, la dirección del maestro Manuel J. Bernal y con la participación del maestro Jaime Llano González”.

De Raphael a Shakira

Posteriormente llegó el formato de presentar a las grandes estrellas internacionales de los años 70 y 80. “Raphael, Julio Iglesias, José Luis Perales, Sandro, Leonardo Favio, Rocío Dúrcal, Paco de Lucía, Menudo, Celia Cruz, Rocío Jurado, José José, Vicente Fernández, Alberto Cortez, Village People, Bertín Osborne, Ángela Carrasco, Lola Flores, su hija Lolita, Daniela Romo, Miguel Bosé en sus inicios, Richard Clayderman, Yuri, Joan Manuel Serrat y Luis Miguel, también en sus inicios, cuando solo tenía 8 años”, cuenta con orgullo.

Hasta estuvo un artista casi desconocido en el país, Simón el Africano, que cargó a Barón en su presentación. “Los artistas llegaban al programa porque era una necesidad compartida: nosotros queríamos presentarlos y ellos requerían esa promoción. Eran otras épocas, en las que no había ni videos, ni internet ni YouTube. Tenían que venir”, dice.

Entonces, Barón hizo un convenio con dos de sus grandes amigos: el mexicano Raúl Velasco, de Siempre en domingo, programa de Televisa, y con el venezolano Amador Bendayán, que hacía en su país Súper sábado sensacional.

“Nos poníamos de acuerdo y traíamos a los artistas desde España, con parada en México, Venezuela y Colombia. Nos repartíamos los gastos. Además, también hacíamos acuerdos con las disqueras”.

El tercer formato de El show de las estrellas fue el de los videos. “Viajábamos por todo el país con los artistas y hacíamos grabaciones de los lindos paisajes colombianos. Ese era el escenario”, dice.

Y el de ahora, que es viajar y hacer conciertos en distintas ciudades, a las que llevan intérpretes colombianos de distintos géneros, “a sitios a los que nunca van este tipo de artistas”. En total, son 250 personas las que van en cada viaje, incluyendo productores, técnicos y camarógrafos, entre otros, y 50 toneladas de equipos.

Aviones y chalupas

Barón tiene en su listado de medios de transporte avión comercial y de la Fuerza Aérea; canoas, barcos de la Armada, lanchas, camiones, chalupas.

Por sus pantallas han pasado los artistas colombianos más importantes: Darío Gómez, Shakira, Juanes, J Balvin, Maluma, Jorge Celedón, Silvestre Dangond, Peter Manjarrés, Jhon Álex Castaño… Y también los fallecidos: Joe Arroyo, Diomedes Díaz y Gustavo el ‘Loco’ Quintero, entre otros.

Y de la barranquillera Shakira habla con especial afecto: “Cuando la presenté por primera vez ella tenía 14 años, y me sorprendió que desde muy joven era muy versátil, se desenvolvía muy bien, bailaba muy bien, acoplándose fácil al cuerpo del ballet del programa. Siempre dispuesta, siempre colaboradora, con esas ganas de triunfar, y lo logró”, afirma.

Para presentarlos, Barón ha hecho grandes esfuerzos. Los viajes más complicados para llegar han sido: Puerto Inírida, Guainía, en el extremo oriental del país; la isla de San Andrés, porque fue necesario mandar el equipo por barco; Leticia, también por la distancia, y San Vicente del Caguán, Cartagena del Chairá y el sur de Bolívar, por ser escenarios del conflicto social y armado.

El silencio de los fusiles

Pero a Barón le queda el orgullo de que en los sitios donde imperaba la guerra, los actores armados silenciaban sus fusiles para dejarse atrapar por la música y cantar los temas de los artistas invitados. “Lugares de personas pacíficas y trabajadoras que viven allá porque en esos territorios está su vida, atrapados por un conflicto que no es de ellos”.

Durante varias décadas, El Show de las estrellas estuvo en el canal Uno, como uno de los programas bandera y hasta contenedor. Pero desde el año pasado, cuando el canal Uno cambió y Barón quedó por fuera de su nuevo formato, está en RCN.

De sus amigos idos, de sus amigos muertos, también habla. Para Barón fue muy dura la partida de Celia Cruz, entre los artistas internacionales, porque lograron tener una gran amistad. “Y fue un dolor muy grande la muerte de Diomedes Díaz y el Joe Arroyo, así como la del ‘Loco’ Quintero”.

El show de las estrellas no ha sido solo nacional. También ha grabado en el Zócalo de México, en Nueva York, en Madrid, en Roma, en Londres y otras ciudades a las que han llevado artistas colombianos a actuar para los latinoamericanos que extrañan sus países.

Padre de cuatro hijos, todos varones, Jorge Luis, Jorge Eliécer, Jorge Andrés y Jorge Eduardo, los dos últimos viven en Colombia. El menor es Jorge Eduardo. Luego de vivir en el exterior, Jorge Andrés está ahora a su lado, apoyándolo.

De su papá han aprendido que siempre hay que hacer bien las cosas y pensar en los demás. Finalmente, este gran Barón ha preferido pasar la Navidad y el Año Nuevo durante muchos años acompañando a los que no tienen familia.

Desde su natal Ibagué lo hacía, cuando empezó su carrera profesional en una emisora y hacía un programa especial al final del año para los solitarios.

De punta en blanco, como siempre y gracias a un sastre que lo viste desde hace 40 años, Barón ha visto los cambios vertiginosos de la televisión.
“Son naturales, las cosas van muy rápido y hay que habituarse. Hemos participado en proyectos digitales con éxito y también hemos hecho campañas con Netflix. Hay que seguir presente en todo. Siempre”.

Pero también hay que darle espacio a la nostalgia. Y entonces, con derecho a soñar, el programa de la celebración oficial de los 50 años se hará donde todo comenzó: en la hoy sede de la Biblioteca Nacional, la antigua Televisora Nacional.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.