La cita de los superhéroes demasiado humanos

La cita de los superhéroes demasiado humanos

El Cómic Con Nueva York se realizará hasta el 9 de octubre.

fg

Cientos de ídolos se dieron cita en el Cómic Con de Nueva York.

Foto:

Reuters

07 de octubre 2016 , 11:13 a.m.

 Flash no llegó corriendo al centro de convenciones Javits, en pleno corazón de Manhattan, en Nueva York. Sudaba copiosamente luego de caminar con un vestido rojo pegado a la piel. Unas cinco cuadras más adelante Deadpool esperaba a que un semáforo cambiara, al lado de un hombre calvo y gigantesco que con un bate de goma, que traía un alambre de púas falso, lo saludó efusivamente.

"¿Estás listo Deadpool?", le preguntó antes de señalarle el aviso gigantesco del Cómic Con de la Gran Manzana, a lo que él respondió que sí, antes de perderse entre un río de gente que llegó a la edición 11 del famoso evento, que reúne a fanáticos de las series de TV, los cómics, videojuegos y el cine, entre otros. El año pasado, más de 170 mil personas cumplieron la cita con sus fantasías y obsesiones.

Para quien no vibra en la misma frecuencia del Cómic Con, es un evento lleno de superhéroes y villanos que se abrazan y afortunados propietarios que van a mostrar o vender artículos considerados como joyas que han ganado valor con el paso de los años. La experiencia puede ser abrumadora.

Son cientos de ídolos los que conforman el alma del Cómic Con y su sangre no es otra que miles de visitantes caminando como locos entre pasillos tratando de adquirir un juguete o una pieza de colección. Algunos pasan con bolsas gigantescas sostenidas en un brazo mientras resisten el intenso olor a críspelas que inunda parte de los espacios de exhibición.

Son tantos los disfraces que se exhiben en esta convención, que se gestó como hermana pequeña del famoso Cómic Com de San Diego (California), que no se alcanza a asimilar en muchos casos el nivel de detalle con el que cada uno pretende rendirle tributo a su héroe favorito; sin embargo, es interesante que en esa dinámica fluye un extraño contraste de camaradería y deseo de llamar la atención.

"Aquí soy la mujer maravilla. Es mi manera de escapar de la realidad", dice una chica que no quiso dar su nombre, mientras come un bocado de pizza. A pocos metros hay un Batman discutiendo por su teléfono celular. Tiene que irse a su casa y está molesto porque no quiere despedirse de su fantasía. Es extraño que en este universo de superhéroes al final siempre se evidencia mucho más de la cotidianidad de la que pretenden escapar los humanos.

"Hay mucha magia en este lugar. Cada quien se conecta con una parte de su vida que lo hace feliz. Es impresionante ver a padres, madres e hijos viviendo la experiencia", comenta Tom Cook, un ilustrador que conoce muy bien esa receta de nostalgia adrenalina y felicidad que se respira en el Cómic Con.

La voz de Cook, famoso por haber dibujado algunas de las aventuras de He-Man o Scooby Doo, se interrumpe cuando un hombre pide que le muestren un dibujo del famoso perro cobarde.
"¡Quiero algo así para mi hijo!", dice el cliente, pero termina llevándose una réplica del auto en el que siempre viajan los personajes de la famosa serie animada. Una sonrisa emocionada lo delata: ese pequeño tesoro firmado por Cook no va a quedar en manos del niño.

La horda de fanáticos crece con el paso de las horas y el gigantesco Centro de convenciones Javits se va adornando de filas interminables de gente queriendo entrar a uno de los paneles acerca de un nuevo videojuego o para conocer las primeras imágenes de la versión cinematográfica de los Power Rangers. Otros, los más ambiciosos, buscan una foto con Stan Lee, el creador de Marvel. No importa que ese sueño les cueste 100 dólares.

Mientras, a unos metros un multitud grita al tener cerca a Adam West, el protagonista de la psicodélica serie de televisión de Batman que se grabó en los años 60, quien presentó la película animada 'Batman: Return of The Caped Crusaders', un homenaje a una visión del famoso superhéroe atormentado que apostó por el humor y un poco de inocencia burlona alrededor del universo oscuro que envolvía a la historia de ese personaje.

"Adam eres lo máximo", aúlla un adolescente al lado de un hombre disfrazado de Superman que aplaude. Al final, en el Cómic Con no hay buenos ni malos. Todos son superamigos.

Andrés Hoyos Vargas
Cultura y Entretenimiento
Nueva York

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA