De Providencia con frescura / Opinión

De Providencia con frescura / Opinión

Un repaso a ‘El día de la cabra’, película dirigida por el bogotano Samir Oliveros.

Película ‘El día de la cabra’

Escena de ‘El día de la cabra’.

Foto:

Juan Gordon

12 de noviembre 2017 , 05:19 a.m.

Aventuras e infortunios de dos hermanos adolescentes, quienes durante 24 horas en un sitio paradisíaco generan una sencilla pero amena ficción caribeña. Comedia juvenil de sello ambientalista desplegada con suficiente gracia y autenticidad mediante situaciones o episodios del mundo cotidiano y raizal en la isla de Providencia. Relato colorido de transparencia descriptiva y buena disposición manifestada por sus intérpretes –todos ellos, sin excepción, oriundos del archipiélago–.

Hablada en lengua criolla, o creole sanandresano, siendo ‘Bad Lucky Goat’ su nombre original en inglés, no hay alusiones al continente y tampoco se oyen parlamentos o referencias al idioma castellano. Desde sus inicios, la cámara emerge del mar de arrecifes y en el horizonte se observa un montículo verde con el punto de vista adoptado por el chivo en referencia. Al igual que ‘El abrazo de la serpiente’, de raigambre amazónica, su nacionalidad no deja dudas y lo expuesto puede suceder en cualquier territorio insular del mar Caribe.

Anécdota franca y sin mayores resbalones: el atropello accidental del rumiante por uno de los espontáneos quinceañeros, en plena vía playera, origina una serie ininterrumpida de persecuciones y malentendidos con las autoridades municipales y otros exponentes del lugar. Actores nativos no profesionales, además de música bien ejecutada por grupos isleños originales, proporcionan una fresca sensación con el hábil manejo de su ritmo narrativo más allá de la simple captación de idílicos paisajes tropicales.

Corn, el chico, y Rita, su hermana, riñen constantemente, y juntos deberán afrontar el percance presentado; además del padre regañón y la madre alcahueta, un carnicero gordo, los espontáneos músicos rastafaris, el vendedor de baratijas y... un mamífero negro de cuernos llamativos. Por fuera de estereotipos y sin la intervención de turistas, estamos ante la segunda producción colombiana filmada este año en Providencia –precedida por otro largometraje de una historia de amores mixtos bautizada ‘Keyla’ como su protagonista–.

Según el calendario chino, la cabra sería signo tanto de felicidad como augurio de malestares imprevistos. Si el consumo o sacrificio del silvestre animal podría estar allí prohibido, el brujo o político local hará hasta lo imposible por recuperar el símbolo de su campaña y un sentimiento de culpa arrastrará a sus inocentes victimarios.

En medio de comedias ramplonas y exaltaciones violentas, he aquí una pausa refrescante del cine nacional juvenil con profusión de ritmos autóctonos que fusionan el calipso y el ‘reggae’. Lástima, eso sí, que la película, dirigida por el bogotano Samir Oliveros, sea tan corta –76 minutos–, puesto que uno esperaría más desarrollo de emociones o picos dramáticos.

MAURICIO LAURENS
maulaurens@yahoo.es

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA