Cualquier ruido es peligroso / Opinión

Cualquier ruido es peligroso / Opinión

Mauricio Laurens analiza la cinta de terror ‘Un lugar en silencio', del director John Krasinski.

Película ‘Un lugar en silencio'

Escena de la cinta ‘Un lugar en silencio'.

Foto:

Cortesía Universal

14 de abril 2018 , 11:30 p.m.

Nadie puede hablar, los habitantes deben movilizarse con extremo cuidado y sin hacer el más mínimo sonido que alerte a monstruosas criaturas ciegas dispuestas a embestir cuando se sientan amenazadas. Al tropezarse con algún objeto, la muerte es inminente, hay que contener los gritos y no exteriorizar el dolor para evitar ser fulminados por artificiales engendros.

Nueva York se halla devastada y la humanidad sobrelleva signos apocalípticos por el ataque implacable de tales bestias abominables al escuchar el menor ruido. Como si se tratara de una vieja película muda, la familia de sobrevivientes se comunica por señas y logra refugiarse en un sótano o protegerse bajo los rumores de una cascada para dialogar sin restricciones. El suspenso y el terror ahora reposan sobre el silencio por cuanto su alteración significará el final de sus protagonistas. Es así como la música jugará un papel fundamental, siendo acompañante de las acciones que bien pueden desconcertar al espectador o acrecentar su emotiva participación frente al drama propuesto.

John Krasinski, experimentado actor y novel director, ha logrado a mi parecer una película diferente de miedo alejada de cansones estereotipos conocidos y demás códigos monstruosos para asustar al público. Se vale, entonces, de una parafernalia de sorprendentes efectos audiovisuales, con un equipo de artistas digitales y la utilización expresiva de aquellos sonidos que puedan alterar el desarrollo de un relato crepuscular.

Si el género terrorífico en referencia ha caído en toques chillones y extravagantes, resulta entretenida una ficción apartada del simple relato escalofriante de casas fantasmas, o de orfanatos con almas en pena, para incursionar en la lucha extrema por sobrevivir cuando el ambiente es hostil y la invasión tipo alienígena desborda la imaginación. Sin embargo, el novedoso tratamiento sonoro ya descrito adolece de floja dirección de actores con perfiles débiles en términos psicológicos. Pero lo más preocupante resulta ser la manía implantada por Hollywood de centrar las fatalidades de la humanidad en una sola familia típicamente estadounidense. Para el caso: papá, mamá y tres pequeños en una lucha sin tregua por superar las fatalidades y salvarse a lo que dé lugar. Es curioso, pero en las últimas semanas hemos visto otras dos incursiones protagónicas en torno a la carencia involuntaria del habla, o en alguna ocasión por nacimiento de la mudez como tal.

En efecto, la aseadora de un laboratorio de guerra, en ‘La forma del agua’, y la niña de finales de los años veinte en ‘Wonderstruck’. Pero esta vez nadie posee discapacidades auditivas, el veto es obligatorio y contribuye a una original exposición del conflicto.

MAURICIO LAURENS
maulaurens@yahoo.es

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.