La obsesión de Catherine Zeta-Jones por la ‘Viuda Negra’

La obsesión de Catherine Zeta-Jones por la ‘Viuda Negra’

En ‘Cocaine Grandmother’, la actriz galesa encarna a la narcotraficante colombiana Griselda Blanco.

Catherine Zeta-Jones, protagonista de ‘Cocaine Grandmother’

En la película, Zeta-Jones trabaja bajo las órdenes del mexicano Guillermo Navarro.

Foto:

Cortesía A+E

27 de enero 2018 , 11:25 p.m.

Hace más de tres años, la actriz galesa Catherine Zeta-Jones descubrió una figura de la época más dura del narcotráfico colombiano en el documental ‘Cocaine Cowboys’. Le llamó la atención que varios de los criminales entrevistados en la producción hablaban sobre la misteriosa ‘Madrina’, Griselda Blanco.

“Eran tipos muy malos, algunos estaban en la cárcel, otros ya habían salido y otros nunca iban a salir, y era como si estuvieran intoxicados, como si ella fuera una encantadora de serpientes. ¿Le temían?, ¿la veneraban?, ¿les atraía? Y yo me pregunté quién es esta mujer?, recuerda Zeta-Jones en una reunión de medios latinoamericanos en Los Ángeles.

Así empezó su obsesión por la despiadada Griselda Blanco, conocida como la ‘Viuda Negra’, que fue la pionera en transportar cocaína a Estados Unidos a finales de la década del 70 y también tuvo un ejército de sicarios a su mando. Blanco, de la que incluso se rumoró que quiso secuestrar a John F. Kennedy Jr., pagó una condena de dos décadas en Estados Unidos y ocho años después de salir de la cárcel, en el 2012, fue asesinada en Medellín.

Zeta-Jones, que había encarnado a otra mujer inmiscuida en el negocio de las drogas en la cinta ‘Traffic’, llegó a prepararse para encarnar a Blanco en tres proyectos y finalmente lo consiguió en la película para televisión ‘Cocaine Grandmother’ (‘La reina de la cocaína’), del canal de TV paga Lifetime, que se podrá ver en Colombia el próximo 11 de abril.

La actriz cuenta que nunca pudo encontrar grabaciones de Blanco, ya que se volvió paranoica y vivía aislada antes de caer en prisión. Sin embargo, encontró algunas fotografías de ella cuando regresó a Colombia, no mucho antes de que la mataran.

“En esas imágenes era casi como una abuela, yendo a la iglesia, y yo decía: ‘No lo compro, no me lo creo’. Estaba más jodida de lo que creía, porque era un comportamiento sociópata, su mente justificaba que ahora era buena. Yo me la imaginaba en su apogeo, cómo podía manipular a la gente, era como una mantis religiosa y podía atrapar a las personas. Cualquier actor mataría por interpretar a cualquiera que fuera así”, explica la actriz.

La producción, que rodó algunas secuencias en Medellín, es dirigida por el mexicano Guillermo Navarro, un prestigioso director de fotografía que ganó un Óscar por ‘El laberinto del fauno’. Además de la galesa, también actúa el colombiano Juan Pablo Espinosa, quien encarna a Alberto Bravo, tercer esposo de Blanco, quien se ganó la fama de haber asesinado a varias de sus parejas.

Estoy muy en contra de sus valores y su moral, y todo, pero como mujer tienes que admirarla por haber podido hacer lo que hizo

Zeta-Jones cuenta que no quería hacer la película en el estilo Lifetime, que usualmente presenta historias motivacionales centradas en personajes femeninos. No era su intención hacer una historia color de rosa. “Estoy en contra de sus valores, su moral, pero, como mujer, tienes que admirarla por haber podido hacer lo que hizo. Era de Medellín, no la Medellín que conocemos ahora, hablamos de un momento muy difícil, ella venía de abusos, no tuvo educación, pero se volvió una mente maestra de esto y llegó a esa posición en la que era venerada, temida”, agrega.

Para componer su personaje, y buscando no caer en la caricatura, Zeta-Jones se alejó de esa imagen elegante que suele proyectar en público, para adentrarse en la personalidad de Blanco. “Lo que realmente creo es que, en su cabeza, Griselda Blanco era la protagonista de su propia película. Ella era su estrella de cine: nadie llama Michael Corleone a su hijo a no ser que esté viviendo en una película. Y eso hace parte del cerebro sociópata de ella”, argumenta la artista.

La nueva película se suma al reciente interés de los grandes estudios de Hollywood por este sangriento episodio de la historia colombiana, tanto en televisión, con la serie de Netflix ‘Narcos’, como en cine, con la película ‘Barry Seal, hecho en América’, entre otras. Zeta-Jones afirma que para su interpretación no tuvo en cuenta ese debate que se plantea en Colombia sobre cómo se deben contar las historias de esos personajes que dejaron miles de víctimas y le hicieron tanto daño al país.

“Hay corrupción en todo el mundo. Esto pasó y yo no le estoy echando la culpa a nadie. Como lo hice en ‘Traffic’, no estoy culpando a Colombia ni a los narcotraficantes, porque lo que sé de este mundo de las drogas es que no hay buenos ni malos. Los colombianos no son los malos y los tipos con uniformes de la DEA los buenos, no, todo está arruinado... Es desafortunado que algunos países estén marcados, pero ahora estamos viviendo en un mundo en el que si no eres de Noruega todos están señalados”, asegura la actriz.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
Los Ángeles*
En Twitter: @YhoLoaiza
* Por invitación de A+E Networks

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.