El difícil momento del Museo de Arte Moderno de Bogotá

El difícil momento del Museo de Arte Moderno de Bogotá

La noticia del supuesto arriendo evidenció la crisis financiera por la que pasa la institución.

Museo de Arte Moderno de Bogotá

El arriendo del MamBo buscaba que la gente apoye al museo y se afilie a su red.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

11 de febrero 2018 , 12:10 a.m.

“Es que de verdad, esto es pedalear y pedalear. Esto hay que hacerlo en grande, porque no puedo seguir pedaleando puerta por puerta”, dice Claudia Hakim, directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá (MamBo), con cierta frustración.

Se refiere a la ‘batalla’ que enfrenta, desde hace dos años, para sacar al MamBo adelante, no solo como un museo que tenga visibilidad y se haga sentir como un espacio de peso en la escena cultural, sino como una institución que no vea su existencia amenazada por la falta de recursos económicos.

Uno de los grandes retos a los que Hakim se enfrentó al asumir la dirección, que le entregó Gloria Zea luego de 47 años, era lidiar con las deudas. Por eso, creó la Red MamBo para tener apoyo económico a través de membresías y el aporte de empresarios, volvió propia la tienda del museo –que estaba a cargo de un tercero–, alquiló las salas para obtener más ingresos y le dio espacio a un Crepes & Waffles.

La recepción de la gente ha sido positiva: en el 2017 asistieron 47.000 personas, mientras que en el 2016, 34.000 y en 2015, 30.000. Pero esto no ha sido suficiente para que el museo subsista sin dificultades y no tenga que recurrir a campañas como la de ‘Se arrienda’, que esta semana puso al museo en boca de todos.

El lunes, varios carteles rojos de gran formato aparecieron en la fachada del MamBo. El mensaje ‘Se arrienda’ junto a un número de celular despertaron preocupación en redes sociales y medios de comunicación. ¿En realidad el MamBo estaba en arriendo, y si era así, por qué? Al misterio se sumó Carlos Muñoz, supuesto agente inmobiliario, quien al ser consultado por aquellas personas que, más que interesadas en arrendar el museo querían saber qué estaba pasando, dio la típica información sobre un inmueble que está en arriendo, e incluso realizó una visita para mostrarlo a los interesados. Comentó que el arriendo mensual era de 120 millones de pesos por 4.420 metros cuadrados.

Ante la confusión, el Instituto Distrital de las Artes (Idartes) emitió un comunicado que desmentía que el MamBo estuviera en arriendo.
Los carteles hacían parte de ‘La toma del MamBo’, proyecto ganador de la Beca Red Galería Santa Fe, que tuvo lugar entre el 9 y el 11 de febrero.

¿Cuánto se necesita?

En entrevista con EL TIEMPO, Claudia Hakim contó que se trató de un ejercicio para crear conciencia sobre la importancia del museo y la falta de recursos para pagar nómina, seguridad y mantenimiento. Las obligaciones financieras del museo a diciembre de 2017 eran de 1.540 millones de pesos, además para el 2018, los gastos fijos de operación son de 1.500 millones, de los cuales 1.000 se necesitan para reparaciones, como la del ascensor y algunos baños que no funcionan, así como inversiones necesarias.

Aunque el museo es privado, Hakim cuenta que ha recibido el apoyo del Ministerio de Cultura y de Idartes, pero reconoce que es insuficiente, pues solo puede destinar dinero público al pago de los proyectos del museo, por lo que no tiene cómo enfrentar otras necesidades. “En dos años me han dado fondos, y también se los dieron a Gloria Zea. Lo que pasa es que a veces le daban 70 millones de pesos al año. ¿Uno que hace con eso?”, manifestó y aclaró que el museo necesita de 120 millones al mes para subsistir.

Según datos de la Convocatoria de Concertación Cultural del Ministerio de Cultura, se le han otorgado al MamBo 6.500 millones de pesos, entre 2011 y 2018. Por su parte, Idartes dice que en 2017 les dieron 800 millones de pesos.

¿Engaño justificado?

Fue por eso que Hakim, junto con la agencia DDB, creó un plan (el arriendo del MamBo) para concienciar a la gente sobre su importancia y hacer el relanzamiento de la Red MamBo, ahora llamada ‘Yo tengo el MamBo’, como una forma de ‘arrendar’ el museo, apropiarse de él y apoyarlo según los recursos de cada persona.

Esta no es la primera vez que el arte se las ingenia. Para subsistir y sacar adelante sus proyectos, museos como el Grand Egyptian Museum o el Heritage Museum han recurrido a campañas de ‘fundrasing’ como una forma de poner sus necesidades en el centro de atención.

Justificado o no el supuesto arriendo del MamBo, se espera que el deseo de los ciudadanos por mantenerlo se vea reflejado en un apoyo mediante la afiliación a ‘Yo tengo el MamBo’. Actualmente esta red cuenta con 300 miembros que pagan 50.000 y 90.000 pesos, respectivamente.

“En términos económicos, nos falta el 70 por ciento para estar bien. Confiemos en que este año los miembros de la red MamBo renueven su membresía. Si no, pues toca seguir buscando todo este movimiento, que es el que estamos haciendo”, explica Hakim.

LAURA GUZMÁN DÍAZ
EL TIEMPO
En Twitter: @The_uptowngirl

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.