La historia contada por Cartier-Bresson / Columna sin título

La historia contada por Cartier-Bresson / Columna sin título

Nacido en 1908, hasta su muerte en 2004, recopiló en sus imágenes el mundo, pues vivió el siglo XX.

Nelly Peñaranda, crítica de arte

Nelly Peñaranda, crítica de arte

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

12 de junio 2017 , 12:00 a.m.

En 1932, el francés Henri Cartier-Bresson compró su primera cámara fotográfica. Sin duda fue un momento crucial para la historia de la fotografía y también para la construcción de testimonios sobre la vida de muchas naciones en diferentes momentos decisivos del agitado siglo pasado.

Para la década del 50, ya había sido fotógrafo del ejército francés, documentalista en la liberación de los campos de prisioneros en Alemania y de la guerra civil española. También estuvo en la caída del antiguo régimen chino.

Entrevistó a Gandhi el mismo día en que murió y cubrió su funeral, y fue el primer fotógrafo occidental en visitar la Unión Soviética luego de la muerte de Stalin.

Además, en 1947 fundó, junto con Robert Capa, David Syzimin y George Rodgers, la agencia Magnum Photo.

Nacido en 1908, Cartier-Bresson recopiló en sus imágenes, hasta su muerte en el 2004, buena parte de las narraciones que, para muchos, nos mostraron el mundo, ya que vivió el siglo XX.

Ese mundo de los momentos decisivos de guerras y conflictos, así como los de la cotidianidad y el trascurrir de la vida de la gente del común, por los cuales también se le conoce como el padre de la fotografía de calle.

Episodios de sus viajes por México, Birmania, Italia, España, Grecia o India, entre otros, forman parte de las 133 fotografías suyas que se pueden ver en el Museo de Arte Miguel Urrutia, del Banco de la República, en Bogotá, hasta el próximo 28 de agosto.

Una gran oportunidad para visitar una exhibición que, más allá de ser un recorrido por diferentes momentos de su producción, evidencia la rigurosidad con que asumió su profesión.

Cada una de las fotografías expuestas, sus procesos de revelado y copiado, así como la selección de las piezas fue hecha por el mismo Cartier-Bresson.

En ellas se puede ver el respeto por la organización rigurosa de cada elemento a la hora de componer la imagen y, por si fuera poco, no hay edición, pues como él mismo afirma en el texto que acompaña la muestra, “fotografiar es retener la respiración cuando todas las facultades concurren para captar la realidad fugitiva”.

NELLY PEÑARANDA
Crítica de arte

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA