Dalí frente a Miró en Bogotá: un diálogo de surrealistas

Dalí frente a Miró en Bogotá: un diálogo de surrealistas

Grabados y litografías de los artistas se pueden visitar en el Centro Cultural García Márquez.

Dalí y Miró en Bogotá

Detalles de algunos de los 27 grabados de Salvador Dalí (1904-1989), Para ilustrar el libro ‘La melodía ácida’, Miró (1893-1983) pintó 14 litografías.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

16 de julio 2017 , 04:24 p.m.

Una de las facetas más interesantes de las disciplinas plásticas ocurre cuando sus protagonistas dialogan entre sí. Muestra de ello es la exposición ‘Dalí frente a Miró. Pinceladas de música y sueños de papel’, que se puede visitar en la sala Débora Arango del Centro Cultural Gabriel García Márquez, en Bogotá.

Se trata no solo de un diálogo de dos gigantes de la pintura surrealista española: también, de su relación con la literatura.

La colección, que llega al país gracias a la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber) –propietaria de las obras–, se compone en realidad de dos muestras: ‘La vida es sueño’, de Dalí, y ‘La melodía ácida’, de Miró.

“Funiber cuenta con numerosas colecciones íntegras de Dalí, Miró y otros relevantes artistas españoles. Fui yo, en su momento, quien como comisario (curador) decidió unirlas bajo el título de ‘Pinceladas de música y sueños de papel’. De ese modo me permitía relacionar el surrealismo de uno y otro artista con sus enormes diferencias, y, sin embargo, con una gran conexión”, cuenta Federico Fernández Diez, director cultural de esa entidad.

Dalí y el teatro

Esa conexión, en el caso de Salvador Dalí, con los 27 grabados que pintó en 1962, se inspira en lo que despertó en su interior la obra teatral La vida es sueño, de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).

Fernández explica que esta obra clásica tiene una particular relación con aspectos de la personalidad de Dalí.

“La vida es sueño tiene una conexión clara con el surrealismo que extrae del sueño, del inconsciente, la materia para su creación. Además, la historia narrada describe la terrible relación del rey con el príncipe Segismundo, su propio hijo, hasta que finalmente es perdonado por este. Dalí fue echado de casa por su padre, y su relación solo llega con un Dalí en la cumbre del éxito que se reconcilia con su padre en la vejez de este”, explica el curador.

En ese sentido, la fuerza del trazo de los grabados en blanco y negro, y en sepia refleja de cierta manera toda esa energía de infancia contenida en el artista, que quizás pudo liberar en este proceso creativo.

Para este proyecto, “Dalí emplea la clásica técnica del aguafuerte, pero él utilizó en su obra gráfica técnicas diversas como litografía, xilografía o punta seca”, anota Fernández sobre la manera como fueron realizadas estas piezas.

La fundación conserva la edición original del libro de Calderón de la Barca, con los grabados de Dalí, que además ilustra de forma clara personajes y pasajes de la obra teatral, comenta el curador.

Miró y la poesía

“La poesía fue el principal y primer motor que impulsó el genio pictórico de Miró, y posteriormente, a partir de ‘Las constelaciones’, la poesía fue desplazada por la música como detonante de sus obras”, anota Fernández.

Esta serie del pintor catalán formó parte de la muestra bibliográfica que se inauguró el 17 de julio de 1980 en la galería Joan Prats, de Barcelona. Allí se podía apreciar, en la sala principal, el libro La melodía ácida, del autor surrealista Patrick Waldberg, con las litografías originales de Miró.


“Es una serie de litografías muy mironianas, coloridas y compactas, lo que las separa de otras series basadas en la música en las que los trazos bailan sueltos, estableciendo ritmos sobre la superficie del papel”, comenta Fernández.

La muestra fue un homenaje para Pierre-André Weill, creador de Ediciones Pont des Arts, que recopiló famosos libros ilustrados por artistas. En las otras salas de la galería se podían ver libros, litografías y aguafuertes de Picasso, Max Ernst o Toulouse- Lautrec.

De este trabajo, Funiber solo adquirió las obras de Miró en una carpeta sin el libro.
“El contraste con Dalí de un surrealismo figurativo y onírico enriquece, complementa y completa el surrealismo pictórico español en sus dos manifestaciones más relevantes. Si Dalí manifestó que el surrealismo era él, André Bretón, líder del movimiento surrealista, se posicionó siempre al lado del surrealismo de Miró como representativo de su movimiento”, concluye el curador.

¿Dónde y cuándo?
La exposición estará hasta esta semana en la sala Débora Arango, del Centro Cultural Gabriel García Márquez, en Bogotá (cl. 11 n.º 5-60). Informes: 283-2200.

CARLOS RESTREPO
Cultura y Entretenimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA