¿Qué es lo que más consume el público en teatro?

¿Qué es lo que más consume el público en teatro?

Aunque la referencia es la comedia, hay otros temas vendedores como la innovación o la controversia.

Cuando estallan las paredes

En 'Cuando estallan las paredes' actúan Jacques Toukhmanian, Santiago Londoño, Liliana Escobar, Mauricio Santos, Ana María Cuéllar, Mónica Giraldo, Fabio Rubiano, Jonathan Cabrera y Marcela Valencia.

Foto:

Foto: César Melgarejo. EL TIEMPO

22 de junio 2018 , 01:54 p.m.

En el teatro colombiano se han producido misterios y preguntas memorables, como ¿por qué Guadalupe Salcedo no sale en 'Guadalupe años sin cuenta'? ¿Quién desapareció a Julieta en 'La siempreviva'? o ¿En qué país está exiliado Salvo Castello en 'Labio de liebre'?

Y hay otro misterio aun más difícil de descifrar: ¿qué es lo que más consume el público en teatro?

La primera respuesta, y la más evidente, es la comedia. “Si se mira la afluencia mayoritaria de la gente que va a las salas es obviamente a los 'stand-ups' y a las comedias ligeras, pues es un público que no quiere ser problematizado y quiere simplemente divertirse y no más. Eso es evidente aquí y en cualquier otra parte del mundo”, asegura Ricardo Camacho, director artístico del Teatro Libre.

Más allá de esa tendencia, Camacho y otras figuras del teatro colombiano coinciden en que la ecuación es más compleja y la comedia es solo una variable más.

“Siempre hemos pensado que en la situación tan difícil que hemos vivido, la gente necesita distraerse y no sufrir más, pero no estoy convencida de ese tema, creo que si hay una obra de gran calidad, no importa ni que género sea, generalmente se llena. Para muestra 'Labio de liebre' de Fabio Rubiano”, asegura Alejandra Borrero, directora artística de Casa E.

Esa pieza, una coproducción del Teatro Petra y el Teatro Colón, usualmente agota boletería cuando se presenta en Colombia. Rubiano, que acaba de inaugurar la sede de Teatro Petra en Bogotá, reconoce que la obra logró una conexión especial con el público, una relación que también está buscando establecer con su más reciente producción, 'Cuando estallan las paredes'.

El director agrega que otras apuestas exitosas en el teatro independiente son aquellas que marcan eventos, como el boom que tuvo el microteatro y el que tienen ciertas experiencias performáticas, como el teatro por recorridos.

“Y definitivamente lo que marca la pauta son las piezas con un contenido controversial, porque generan mucho movimiento de pensamiento, del boca a boca, y creo que ahí se puede incluir 'Labio de liebre'”, añade Rubiano.

Los hermanos Karamazov

El año pasado, el Teatro Libre remontó 'Los hermanos Karamazov', versión escénica de la novela de Dostoievski.

Foto:

Cortesía Teatro Libre

Cada teatro tiene una estrategia y un estilo muy propio. El Libre, por ejemplo, se ha erigido como el resguardo del repertorio clásico, montando piezas de autores como Molière, Shakespeare y Dostoievski –actualmente está presentando 'Los hermanos Karamazov'–.

Hay otro público que busca enriquecer su vida interior o incluso ser desafiado en sus convicciones, y ese es el público que nosotros tenemos básicamente”, explica Camacho.

En la orilla del teatro más abiertamente comercial hay casos como el Teatro Patria, que se ha convertido en un foco en el norte de Bogotá para las comedias. Incluso hay nuevas estrategias de boletería, como PinTiket, que el año pasado manejó la taquilla de 'Yo soy Betty la fea', el taquillazo del año.

El director artístico del Teatro Nacional, Nicolás Montero, considera que debería haber público para todo y la tarea es consolidar sitios para encontrarse con esos intereses.

La programación de esta fundación tiene apuestas independientes, que se ven en La Casa del Teatro, y más masivas: en La Castellana recientemente estrenó la comedia 'Los vecinos de arriba', que superó las 20 mil entradas vendidas en 40 funciones.

Yo no soy muy amigo de generalizar al público, pero en las salas del teatro hay más o menos contenidos para todos, esta semana se estrena un 'thriller' ('Nerium Park') que es puramente teatral y espero que le vaya muy bien, porque es de óptima calidad”, dice Montero.

El crimen del siglo

Julián Román le dio vida a Roa Sierra en 'El crimen del siglo'.

Foto:

Néstor Gómez. EL TIEMPO

Un teatro que se ha convertido en un referente en la formación de públicos es el Colón, que se reinauguró hace cuatro años y tiene una programación que oscila entre la música y el teatro. Así ha logrado resultados importantes con obras como 'El crimen del siglo', de Miguel Torres, que tuvo una ocupación del 96% en 16 funciones. Ahora, realiza el Torneo de dramaturgia, que busca conquistar a espectadores más jóvenes y destacar nuevos autores.

“Creo que al teatro colombiano le falta ser un poco más atrevido en las propuestas, le falta esa contemporaneidad de la que ha carecido durante muchísimo tiempo. Cuando surgen propuestas nuevas, atrevidas, con un lenguaje diferente al conflicto de toda la vida, la gente responde”, explica su director, Manuel José Álvarez.

En ese terreno de riesgos se instala 'Cázame', dirigida por Jimmy Rangel, para la que Casa E intervino todas sus instalaciones, pues la obra se enmarca en el teatro de inmersión, en el que los asistentes pueden moverse a su antojo.

“Queríamos retomar esa manera diferente de ver y de hacer teatro. Sin embargo, este tipo de apuestas son muy difíciles, sobre todo porque estamos apostando toda la Casa y estos formatos no son fáciles de mostrarle al público, de que la gente los entienda. Cuando ya vienen se enamoran profundamente de la idea y la ven dos, tres y hasta cuatro veces”, cuenta Borrero.

Cazame

María Cecilia Botero protagoniza ‘Cázame’, un espectáculo de teatro de inmersión que se toma todos los espacios de Casa E.

Foto:

Néstor Gómez. EL TIEMPO

Las experiencias de los grupos independientes son diferentes, pues usualmente su capacidad de asientos es menor, aunque también han logrado captar a un público fiel. Es el caso del Teatro R101, que tiene un ‘club de amigos’, una programación dividida en franjas y un proceso de casi 20 años estudiando a sus espectadores.

“Tenemos un monitoreo permanente del público a través de encuestas, donde medimos el nivel de satisfacción que tiene y sus gustos... Ante todo buscamos que todas esas estrategias redunden en una mayor asistencia y en poder ofrecerles espectáculos de altísima calidad, que es finalmente la estrategia que más funciona”, explica Hernando Parra, director del R101.

No hay una regla de 3 para asegurar el éxito, pues así como una adaptación de un éxito internacional puede llenar la sala, un grupo de culto como La Candelaria también logra tener filas permanentes en sus taquillas y temporadas agotadas.

El año pasado, por ejemplo, el grupo Tramaluna presentó una nueva versión de 'Guadalupe años sin cuenta', que no solo tenía la sala llena sino que incluso generó reventa de boletería.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.