El arte de París ilumina a Bogotá con la muestra ‘Y he aquí la luz’

El arte de París ilumina a Bogotá con la muestra ‘Y he aquí la luz’

La retrospectiva del Centro de las Artes Plásticas de Francia se verá en el Museo Miguel Urrutia.

Obra del artista Jean-Luc Vilmouth

Obra ‘¿Por qué el mundo se volvió redondo?’, del artista Jean-Luc Vilmouth.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

17 de abril 2017 , 01:07 a.m.

La luz, esa parte de la radiación electromagnética –compuesta por fotones– que puede ser percibida por el ojo humano, es el fenómeno físico que da origen al arte en todas sus manifestaciones. Gracias a ella disfrutamos de la fotografía, del cine y de esa magia que plasmaron con su pincel Da Vinci, Miguel Ángel, los renacentistas y los impresionistas.

Y no en vano, París es llamada La Ciudad Luz (‘Ville lumière’), en un juego metafórico que la convierte en ese lugar que supo encantar a la humanidad no solo por su belleza estética, sino por ser escenario de la gran movida artística. Por eso, ‘Y he aquí la luz’ es el nombre más preciso para la retrospectiva que trae el Centro Nacional de las Artes Plásticas de París al Museo Miguel Urrutia, del Banco de la República (Mamu), en el marco del año Colombia-Francia. Aunque se sorprendió con todas estas relaciones alrededor de la luz, que le ratificaron la acertada decisión del título, el francés Pascal Beausse, curador de la muestra, le contó a EL TIEMPO, que el título tuvo un origen diferente.

El profesor Beausse ha dedicado muchos años de su vida al estudio del legado del cineasta vanguardista Jean-Luc Godard (París, 1930), a quien admira. Por eso explica que muchas de las obras, instalaciones, videoinstalaciones y fotografías de los artistas de esta muestra se inspiran en Godard.

Cuando comenzó a pensar el nombre de la exposición, el curador se fue a su biblioteca, en donde guarda una gran colección de películas y libros del cineasta en diferentes idiomas, y encontró un libro sobre Godard en español. “Entonces me dije: estoy preparando una muestra para Colombia, me gustaría que el título sea en español desde el origen”, cuenta.

Al comenzar a hojearlo, encontró la escena en la que Godard está en su estudio, frente a la pantalla en blanco, con el reflector prendido pero sin imágenes, en su película ‘Scénario du film Passion’. Una luz poderosa invade el espacio. La imagen estaba acompañada de la frase: “Y he aquí la luz”.

“Para mí, el título era muy importante, pues tenía que ser una invitación para los espectadores”, anota Beausse.

Precisamente, la bienvenida de la muestra la dan dos obras protagónicas: por una parte, una instalación del artista chino contemporáneo Wang Du, en la que recrea una especie de escenografía a escala de una película de guerra.

En la otra, en la puerta de ingreso, sobresale una imponente marquesina transparente, como si se tratara de la entrada a un cine, del artista Philippe Parreno. El curador anota que la manera como está concebido el recorrido le permite al visitante experimentar la luz a través de los sentidos: los ojos, el sonido y el cuerpo. “Van a sentir diferentes intensidades de luz”, dice.

Explica que, en efecto, su intención es invitar al espectador a entrar en una especie de película que él mismo irá construyendo, como si se encontrara metido en un sueño, en donde todo es posible. “En mi proceso creativo, trabajo no solo con mi conocimiento sino con mis sueños. En ese sentido, quería condicionar a los visitantes y transformar el museo en una sala de cine. Ese era el propósito”, dice.

Beausse agrega que se le viene a la mente Michel Foucault y su teoría de las heterotopías: “Una sala de cine es una heterotopía, es un espacio abierto y cerrado, en el que en un lapso estás fuera del mundo, un lugar en donde te puedes regenerar a ti mismo y analizar lo que está ocurriendo en tu vida. Si ves la película, piensas acerca de las personas que te rodean, de tus problemas e incluso puedes olvidarlos”.

Precisamente, la última estación es una instalación de la artista Véronique Joumard, en la que el visitante es encandilado y abrazado por el calor de los rayos de luz. Además, es una metáfora en la que se le invita a borrar por completo lo que acaba de ver, como si en la pantalla de la sala de cine apareciera la clásica frase: ‘The end’.

Tres generaciones

La muestra incluye obras de artistas de tres generaciones que han sido influenciadas por el trabajo del cineasta Jean-Luc Godard, como explica el curador francés Pascal Beausse. Entre otros, hay obras de Ziad Antar (1978), Louidgi Beltrame (1971), Laetitia Benat (1971), Rebecca Bournigault (1970), Brice Dellsperger (1972), Dominique Gonzalez-Foerster (1965), Cécile Hartmann (1971), Marine Hugonnier (1969), Pierre Huyghe (1962), Pierre Joseph (1965), Véronique Joumard (1964), Ange Leccia (1952), Christelle Lheureux (1972), Charles de Meaux (1967), Valérie Mréjen (1969), Philippe Parreno (1964), Jérôme Schlomoff (1961), Xavier Veilhan (1963), Jean-Luc Vilmouth (1952) y Wang Du (1952).

¿Dónde y cuándo?

Hasta el 24 de julio en el Museo de Arte Miguel Urrutia del Banco de la República, calle 11 n.° 4-21, Bogotá, pisos 1 y 2. Entrada gratuita.

CARLOS RESTREPO
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA