Los archivos de un maestro

Los archivos de un maestro

Inauguran la muestra ‘Mi querido abstracto’, en torno al estudio del artista Eduardo Ramírez.

Los archivos  de un maestro

Entre las curiosidades, se aprecia en esta pared una escultura de Picasso que Ramírez copió en París.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

20 de septiembre 2017 , 04:44 p.m.

“Queridos amigos: hoy, en este momento de mi vida, puedo de decir que he tenido una suerte excepcional. (…) No dejo un heredero que perpetúe por siglos el tamaño de mi nariz. A cambio dejo unas obras que perpetúen en hierro mi pensamiento y mi emoción”. (Bogotá, septiembre 30 de 1992).

Esta es una de las cartas personales que hacen parte de la muestra ‘Mi querido abstracto’, que se pueden ver en la galería capitalina Salón comunal, que en unión con la Corporación Ramírez Villamizar, reúne por primera vez una parte de su archivo personal.

“Hace un años comenzamos a trabajar con el archivo del artista. ‘Mi querido abstracto’ era la manera como su amigo, el poeta Álvaro Mutis, se refería a Eduardo Ramírez, en las cartas que intercambiaban”, explica Bernardo Montoya, director de Salón comunal.

Eduardo Ramirez Villamizar

Esta copia de la famosa escultura de Picasso fue un homenaje de Ramírez Villamizar, cunado vivía en Francia en 1950.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO

Se trata de un viaje único, que les descubrirá a los visitantes cómo ocurría el proceso creativo del artista nacido en Pamplona en 1922 y fallecido en Bogotá en 2004, a través de bocetos, cartas, fotografías, maquetas, dibujos y esculturas.

Nicolás Bonilla, al frente de la Corporación Ramírez Villamizar, quien curó la muestra con Montoya, comenta que el archivo privado del artista es tan grande, que tuvieron que dividir la muestra entre 1945 y 1979.

“Este material, que nunca se había mostrado al público, ofrece una mirada más íntima del trabajo del maestro, de sus conexiones con otros artistas y en ciudades como Bogotá, París y Nueva York”
, dice Bonilla.

Eduardo Ramirez Villamizar

La famosa escultura 'Modulares', de la que Ramírez hizo varias versiones en Estados Unidos y en el Parque Nacional de Bogotá, a principios de los setenta.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO

Anota que Ramírez Villamizar es reconocido en el país por su trabajo con las esculturas grandes oxidadas, pero para llegar a esa etapa, el artista recorrió un camino interesante en lo figurativo y con sus experimentaciones previas.

Precisamente, el período que abarca la muestra refleja el camino del Ramírez por la pintura, el relieve y la escultura de color, que no son tan conocidos.En ese sentido, la muestra se inicia en el dibujo, durante su juventud en Bogotá para pasar luego a Francia, en 1950, donde se nota la clara influencia en el escultor de colegas como Picasso, para dar el salto a lo abstracto.

Eduardo Ramirez Villamizar

La faceta pictórica de Ramírez, que fue muy corta, es una de las revelaciones inéditas de esta muestra.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO


“Él decide que se tiene que ir para París, porque es el centro del arte. Se va muy joven, de 24 años, y se comienza a relacionar con el las galerías. En París encontró la abstracción”, anota Bonilla.

Regresa a Bogotá de París en el 56, pero en 1958, cuando el artista gana un premio del Guggenheim, se traslada a Nueva York, en donde es aplaudido por la gran crítica. Obras suyas son adquiridas por el Museo de Arte Moderno de la ciudad.

“Él en Nueva York no era tanto un artista colombiano, sino un artista de la movida propia del arte, al igual que cualquier artista mundial”, resalta Montoya.


En la exposición, se destaca, también, un espacio dedicado a su famosa obra ‘Modulares’ o ‘Torres’, una escultura gigantesca que Ramírez Villamizar hizo 1971 en Vermont (EE. UU.). Luego hizo otra similar para un parque neoyorquino, antes de hacer la famosa del Parque Nacional, por encargo de la Alcaldía de Bogotá, en 1974.

Eduardo Ramirez Villamizar

El diálogo de Ramírez con su formación inicial como arquitecto, en Bogotá, está muy presente en algunos bocetos de obras en cartón.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO

“Él hablaba de esa obra como una simplificación de las formas y de llevar la línea a su máxima expresión. Como de las posibilidades de jugar con formas muy sencillas y simples, para dar vida a figuras más complejas”, explica Bonilla.Entre los bocetos inéditos, se destacan relieves en cartón, que luego se convirtieron en obras escultóricas, en las que se aprecia el diálogo de Ramírez con su marcada formación en la arquitectura, en sus inicios.

Eduardo Ramirez Villamizar

La muestra también incluye documentos personales, fotografías y cartas personales.

Foto:

Claudia Rubio/EL TIEMPO

“Están las primeras pinturas, que son hechas con pedacitos de papel, tipo ‘collage’. Él hizo pintura por pocos años, del 58 al 60, para experimentar con el relieve durante diez años. Y así salir poco a poco de la pared. Y finalmente ya pasó al volumen en las esculturas”, explica Bonilla.

¿Dónde y cuándo?

Hasta el 29 de octubre en la galería Salón comunal (carrera 3 A No. 63-36, Bogotá). Informes: 312-379-2876/ saloncomuncal.com.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA