Erika Diettes presenta su obra 'Relicarios' en el Museo de Antioquia

Erika Diettes presenta su obra 'Relicarios' en el Museo de Antioquia

La artista reflexiona sobre el duelo a partir de objetos, personas y momentos que ya no están.

fg

Cada relicario contiene un objeto que representa la ausencia de una persona, que fue entregado por sus familiares.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

16 de enero 2017 , 01:04 a.m.

“No encuentro las palabras para describir lo que fue. Había dolientes que se abrazaban al relicario, otras se arrodillaban, fue una escena de comunión muy interesante...”, dice la artista Erika Diettes sobre el día de la inauguración de ‘Relicarios’, en el Museo de Antioquia. Ese momento fue solemne y emotivo.

La artista lo recuerda con la misma emoción con la que ella y un grupo de sicólogos y personal del Museo de Antioquia –que en cabeza de su directora María del Rosario Escobar hicieron posible la exposición– recibieron a más de 300 personas que llegaron a ver la gran instalación: dos salas del museo se volvieron una especie de camposanto, con 165 piezas de forma cuadrada, dispuestas en filas y columnas, a ras del piso y totalmente simétricas, como en un cementerio.

Son contenedores de memoria, de recuerdos de decenas de familias con las que Diettes viene trabajando desde el 2011 y que le han permitido conocer, de primera mano, sus experiencias de pérdida y de duelo. Este proceso se ha materializado con trabajos como ‘Río Abajo’ y ‘Sudarios’, que se han visto en varias ciudades de Colombia, Europa y Estados Unidos.

Pero ‘Relicarios’ –que también cuenta con el apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica y de Comfama– le tomó más tiempo que los trabajos anteriores, pues los objetos que guardaban los familiares de personas desaparecidas no fueron prestados en esta ocasión, sino donados. Diettes, entonces, debió trabajar en la forma de conservarlos y lo logró con una solución de tripolímero de caucho.

“Mi manera de hacer de la obra un círculo completo fue devolviéndoles la imagen del relicario”, cuenta. El día de la inauguración le entregó a cada familia una foto con el relicario que contiene las piezas que donó.

Eso los tomó por sorpresa y ha generado una serie de interacciones. “Una persona me llevó a almorzar a su casa y me mostró los lugares donde estaban los objetos de su hija desaparecida, y que reemplazó por la fotografía y la tarjeta de la exposición”.

Aun así, el duelo sigue, explica la artista –que además estudió antropología–, puesto que no necesariamente es un proceso, “sino más un estado con el cual uno debe aprender a vivir”.

Diettes combina la antropología con el arte para abordar temas como la violencia o la desaparición forzada, y siempre se pregunta “sobre el vacío, sobre el duelo como el trasfondo de una expresión máxima de amor”, señala.

Eso la ha llevado a diferentes regiones del país y ha contado con el apoyo de profesionales como la socióloga Nadys Londoño, quien la ayudó a contactarse con personas que viven con la incertidumbre de no saber el paradero de un ser querido o que han tenido que enterrar a familiares que murieron por causas violentas. Estos encuentros y escuchar cada uno de los casos han hecho que Diettes no sea ajena a su dolor.

La artista, por ejemplo, perdió a un familiar de forma violenta. Y, recientemente, a su amigo Carlos Alberto González, quien murió de un infarto.

“Para la exposición, no se trataba de recolectar los objetos sino de trabajar con cada familiar. Y esta parte nueva de la obra, en la que me están mostrando cómo quedaron sus ‘nuevos tesoros’ es muy amorosa y transformadora”, añade Diettes, refiriéndose a las fotos que le envían con los relicarios en sus casas.

La obra no termina con la exposición, pues, como señala Ileana Diéguez, curadora, investigadora y conocedora de la obra de Diettes, los artistas que se involucran directamente con situaciones de este tipo “quedan expuestos afectiva y síquicamente (...) de manera que devienen documentalistas y testimoniantes del dolor de los demás”, como escribe en su libro ‘Cuerpos sin duelo. Iconografías y teatralidades del dolor’.

En ‘Relicarios’, los testimonios no aparecen a manera de palabras sino con cada uno de estos objetos, que generan una atmósfera reflexiva y que, a su vez, honran la memoria y tocan al espectador.

Ahí radica el poder de los objetos: el de evocar y sacar a flote recuerdos que duermen en la memoria.

Como los del general (r) Luis Mendieta. Él, que estuvo secuestrado casi 12 años por las Farc y que dice no sentir rencor por este hecho, entregó un rosario, fotos, recortes y cartas que están en un relicario y que muestran el duelo de todos los días que pasó alejado de su familia, un tiempo que no puede recuperar.

¿Dónde y cuándo?

Museo de Antioquia. Carrera 52 n.° 52-43. Medellín. Teléfono: (4) 251-3636. La exposición estará abierta al público hasta el 16 de abril.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
Cultura y Entretenimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA