‘Viene una renovación necesaria para salvar el Iberoamericano’

‘Viene una renovación necesaria para salvar el Iberoamericano’

Daniel Álvarez Mikey, hijo de Fanny Mikey, habla de su madre a nueve años de su fallecimiento.

Daniel Álvarez Mikey, hijo de Fanny Mikey,

Luego de su controvertida salida del Teatro Nacional el año pasado, Álvarez Mikey comenzó sus propios proyectos y fundó la compañía Mikey Producciones.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

24 de agosto 2017 , 09:35 p.m.

El encuentro se dio en el Teatro Colón, donde, desde hace varios meses, Daniel Álvarez Mikey trabaja produciendo la programación con la que se conmemorarán, en octubre, los 125 años del emblemático teatro.

El motivo de esta charla es el noveno aniversario de la partida de Fanny Mikey (16 de agosto del 2008), la actriz, directora y gestora que creó el Teatro Nacional y el Festival Iberoamericano de Teatro. Es la oportunidad de recordar a uno de los seres más carismáticos y amados por los colombianos, como se podía corroborar cada dos años en la plaza de Bolívar, en donde las frases ‘Te amamos, Fanny’ o ‘Gracias, Fanny’ eran pronunciadas en coro por millares de personas en las inauguraciones del Festival que llegó a ser considerado el más grande del mundo.

En mayo del año pasado, Álvarez Mikey saltó a la palestra pública a raíz de las denuncias que hizo sobre el manejo que las directivas de las dos instituciones querían dar a la deuda que venía arrastrando el Festival Iberoamericano desde 2010 y que amenazaba con afectar la estabilidad financiera del Teatro Nacional, organización de la que él era representante legal y director artístico.

Empecemos por una pregunta de cajón, ¿quién es Daniel Álvarez?

Dos versiones: la oficial, es un productor que todavía se considera joven emprendedor, que busca sorprenderse y reinventarse, que se enfoca en lo que ha visto a través de su vida, que es el arte escénico. La otra, es un apasionado del cine, que por ello decidió estudiar cine y un día decidió escapar de su casa en el teatro e irse a Canadá a estudiar. Hoy tiene como proyección continuar en el camino de la cultura, pues siempre escuchó en su casa a sus padres decir que la salvación del mundo está en el arte y la ciencia.

Cuando habla de los padres, ¿quiénes son?

Son varios… En el momento en que mi madre me escoge, ella era una huérfana de su familia de Buenos Aires, pues estaban lejos. Así que ella fue construyendo una familia colombiana. Nuestro círculo se fue armando por los amigos que le seguían las ideas locas: Jorge Alí Triana, Pepe Sánchez, Vicky Hernández, Carlos Muñoz, Lucho Arango, Carlos Barbosa, Manuel José Álvarez, Guillermo Restrepo… Yo, de cierta forma, heredé ciertos afectos.

Desde la mirada privilegiada del hijo, cuéntenos ¿quién fue ese ser humano llamado Fanny Mikey?

Bueno, ella era tantas cosas tan maravillosas… Era una apasionada por la vida. En lo que hubiera hecho, le hubiera ido bien por la constancia que tenía. Su padre la preparó para enfrentar al mundo. La formó en contabilidad para que fuera hábil en los negocios. Su primer trabajo fue como gerente de una empresa de plásticos en donde fabricaban desde utensilios de cocina hasta muñecos. Era una mujer muy hermosa. Cuando joven tenía la cintura muy delgada y las caderas anchas. Lo que se llamaba en su época una “chica Divito” porque había un caricaturista llamado Guillermo Divito que dibujaba chicas con cinturas muy estrechas. Pero ella detestaba eso porque el sobrenombre correspondía a la mujer tonta. Así que cuando comenzó a estudiar teatro, se ponía ropa ancha para ocultar la cintura.

Le tenía pánico al amor. Una mujer de teatro que se aburre con facilidad, era el secreto de ella. Decía: “me gusta mi soledad, que no me jodan la vida. No quiero a alguien que me esté llamando, contigo tengo suficiente” (risas). Yo era como el papá de ella y a ella le gustaba que la regañara.

Era una berraca frente a proyectos enormes pero en cosas pequeñas terminaban tumbándola. Una contradicción, porque siempre me decía: “Daniel, en tu vida cuida la plata chiquita, porque la plata grande se cuida sola”, dichos de papá judío.

Ella era muy pendiente de sus amigos y quería que la trataran como ella trataba. Sus amigos decían que era bruja porque siempre adivinaba que algo pasaba y terminaba aconsejando. Daba consejos sin pedirlos, era muy buena consejera.

Trabajaba mucho y eso me daba a veces rabia porque yo la perdía. Viajaba mucho pero siempre me sorprendía con cosas. Los cumpleaños para ella eran muy importantes. Para mí no tanto. Siempre se inventaba sorpresas. En un cumpleaños me llevó strippers, tres chicas vestidas de vaqueras que salieron del pastel.

Ella siempre quería que todos estuviesen felices. Así que hacía todo para que eso pasara.

Era muy juguetona…

Sí, sus amigos decían que no había sido acabada de criar, pues se había ido de su casa a los 16 años. Cuando yo era chiquito me actuaba los comerciales de televisión que en los 80 eran fantásticos. Recuerdo uno de un perfume de Joan Crawford en donde salía un tipo guapísimo que decía: “¿Alguien reportó un fuego?”. Ella me repetía la escena una y otra vez y yo me moría de la risa. Era como tener payaso propio.

Hay una foto icónica de ella en la que aparece con una nariz de payaso...

Sí, la foto de Carlos Duque. Ella siempre quiso ser clown. Sus ídolos fueron Marcel Marceau y Slava Polunin, el payaso ruso a quien vimos por última vez en Moscú. Cuando fuimos a saludarlo, él no podía de la felicidad. Era el efecto Fanny.

¿El efecto Fanny? ¿Cómo es eso?

Pues ella siempre quería que todos estuviesen felices. Así que hacía todo para que eso pasara. Los artistas de todo el mundo decían: “No sabemos cómo hace para estar en todas partes”, imagínate en una ciudad con un tránsito caótico como Bogotá, pero ella siempre aparecía en los camerinos de todas las salas a saludar a los artistas. Sus fiestas en su casa eran célebres… Creo que la embarramos tratando de buscarle un reemplazo a Fanny porque ella era irreemplazable.

¿Qué le enseñó Fanny a Daniel?

A escucharse siempre, a siempre terminar lo que empiezas, a no dejarlo en la mitad. “No pares, termínalos (los proyectos), salgan bien o salgan mal”. A tratar a la otra gente como a uno le gusta que lo traten. “Cultiva amigos, siempre te van a ayudar”. Yo no le paraba muchas bolas. Pero ahora, desde hace unos cinco años… empezó a aflorar todo eso. Ella siempre hablaba del placer de vivir, que consiste en hacer las cosas con las que sueñas.

Viene una renovación necesaria para salvar el carnaval de la ciudad, que ya no es el festival de Fanny

¿Qué ha pasado con Daniel Álvarez después de su salida del Teatro Nacional?

Podría hablar de dos partes. Parte uno, la incertidumbre. Era sentir como que te vas de tu casa después de vivir toda una vida. Aunque formalmente era empleado desde 2013, había estado en el teatro desde que tenía 13 años, conociéndolo por dentro, aprendiendo de su funcionamiento. Ahora venía un vacío absoluto, un autoexilio, sin poder hablar con la gente que hizo parte de la vida de uno…

Creo que la luz apareció cuando se me ocurrió escribirles a amigos del medio, a Juan Carlos Rubio, el dramaturgo (español) y a Débora Staiff, famosa productora de Buenos Aires, y contarles que quería emprender nuevos proyectos. La respuesta de ellos fue contundente. “Cuenta con nosotros”, me dijeron. Esto me ayudó a pensar que era posible consolidar algo mío. Ahí creé Mikey Producciones. Esta es la segunda etapa, la del reconocimiento. Ya empecé a hacer proyectos con artistas como Fabio Rubiano, Manolo Orjuela, Julio Escallón, sobre todo en circulación.

Hoy, desde la distancia, ¿cómo ve lo que está pasando con el Teatro Nacional?

Creo que la llegada de Nicolás Montero (como director artístico) es buena. Una oportunidad para la junta y para Nicolás.

O sea que fue una buena decisión de las dos partes.

No, de la junta (risas). Porque se van a validar con una persona que ha tenido una buena formación, que no genera odios. Él tiene buenas inquietudes, tuvo la oportunidad de estudiar afuera, de trabajar construyendo lo que se presenta en escena en Colombia, es un hombre muy talentoso. Me da temor, porque se metió en una cueva muy difícil, pero él no es ajeno a la política, tiene la capacidad de manejar el lenguaje. Hablé con él antes de la explosión, le conté todo. Este año, cuando lo escogieron como director artístico, no te voy a negar que me dio una desazón porque él conoce de arriba abajo lo que estaba pasando y dónde se estaba metiendo, pero pasados los días y los meses, uno dice ‘está muy bien que él haya decidido hacerlo’. Sé que él está mirando hacia adelante y… él sería muy buen ministro de cultura más adelante, un buen secretario de cultura. Aportaría muchísimo. Se necesita alguien así. Pero tienes que adoptar un papel, y él está adoptando ese papel.

¿Cree que Nicolás Montero saldrá adelante con este reto?

Sí, pero le va a tocar muy difícil.

¿Cómo ve ahora la suerte del Festival?

Habiendo escuchado a Fanny, cuando se le preguntaba quién podría seguir con el festival adelante, ella decía: “Nadie puede comer tanta mierda como yo”. Siento que la evolución del festival es la lógica.

En este momento ya es oficial que el festival queda en manos de Tu Boleta y de Páramo (los organizadores del Festival Estéreo Picnic, entre otros eventos). Ambas son empresas muy sólidas. Los chicos de Páramo hacen un trabajo de formación de públicos muy bueno, claro que por ahora en la música, pero con toda seguridad lo harán muy bien en el teatro.

Ellos tendrán que redefinir el festival. Saber con claridad qué quieren hacer. Viene una renovación necesaria para salvar el carnaval de la ciudad, que ya no es el festival de Fanny. Eso es una cosa distinta, el mal llamado legado. Los directivos del Teatro Nacional dicen que están rescatando el legado de Fanny. El legado de Fanny no es eso. Al irse ella, ya no se puede tratar de hacer lo que ella hacía porque ella era el motor.

ALBERTO SANABRIA*
Especial para EL TIEMPO
*Crítico teatral de EL TIEMPO

La nueva estructura del Festival

El pasado miércoles se lanzó la edición 16 del Festival Iberoamericano, que será del 16 de marzo al primero de abril del 2018 y tendrá como invitado de honor a Argentina.

Luego de la controversia por los problemas financieros, el evento se alió con la banca de inversión Konfigura, que será su representante y se encargará de la parte financiera y la consecución de inversionistas, y las empresas TuBoleta y Páramo Presenta, que serán coproductoras.

Según Lía Heenan, una de las voceras, el equipo del Festival mantendrá su participación en lo que tiene que ver con la parte artística. “Nadie en esta nueva estructura tiene una responsabilidad exclusiva o un cargo. Se han armado tres equipos de trabajo y Anamarta (de Pizarro, quien asumió la dirección luego de la muerte de Fanny Mikey), es parte del equipo de análisis y de selección de obras”, añadió.

Antes del lanzamiento, la Asociación de Actores de Colombia le reclamó al Iberoamericano saldar sus deudas con algunos grupos a los que no se les había pagado por su participación en la edición del 2016. “Hasta ayer solamente se les debía a cinco que no habían presentado las facturas de sus cuentas pendientes... Hoy deben haberse cancelado todas”, dijo ayer Heenan.

Sobre el resto de las deudas, Heenan añadió que se contrató a la firma de auditoría Crowe Horwath para que hiciera toda la validación de los registros contables del festival contra lo que cada acreedor manifestaba que se le debía.

“Estamos esperando las respuestas para poder calificar el monto total de las acreencias y a partir de ahí arrancar un proceso de búsqueda de los recursos transitorios, para ir haciendo cancelaciones en la medida en que vaya entrando caja”, añadió.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA