Emoteísmo: ironía en escena para cuestionar la posverdad

Emoteísmo: ironía en escena para cuestionar la posverdad

Esta propuesta de temática religiosa habla sobre la distorsión de la realidad.

Los miembros del emoteísmo realizaron una procesión la semana pasada.

Los miembros del emoteísmo realizaron una procesión la semana pasada.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

30 de abril 2018 , 08:50 a.m.

Un objeto rodador no identificado irrumpió en la cotidianidad de varios sitios neurálgicos de Bogotá la semana pasada. Por el parque El Virrey, la plaza del Che en la Universidad Nacional y la plaza de Bolívar, entre otros lugares, rodó una inmensa rueda que en un costado llevaba un gran emoticón amarillo vomitando y en el reverso un corazón con un ojo en el centro y varias manos a su alrededor. A su lado saltaban unicornios felpudos de colores pastel, además de cuatro pastores que cantaban aleluyas por la llegada de una nueva religión: el emoteísmo.

“Santo 'emoji' de la carita feliz, gran espíritu originario”, predicaba uno de los pastores (o ‘imPastores’) que se presentó en la plaza del Che, invocando así la presencia de uno de los dioses de esta nueva fe.

Esas procesiones, que fueron la primera acción para sembrar el credo emoteísta, eran lideradas por los dramaturgos Felipe Vergara y Verónica Ochoa, fundadores de esta nueva religión satírica. Esta dupla creativa, acostumbrada a proyectos ambiciosos e impactantes, ya había estrenado hace unos años 'Corruptour', un montaje teatral que mediante un viaje en chiva por Bogotá analizaba las causas y consecuencias del asesinato del comediante Jaime Garzón.

Ochoa y Vergara cuentan que la idea de este nuevo proyecto escénico nació en el 2016, con eso que llaman ‘hecatombes democráticas’: los triunfos del No en el plebiscito por la paz, de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos y del sí en el 'brexit' del Reino Unido. “Todo apuntaba a este fenómeno que han llamado la posverdad, esa manipulación emocional que hace que la gente crea en mentiras así le demuestren con hechos y con datos que lo que le están diciendo es una mentira”, dice Vergara.

“Además, queríamos tener el blindaje de las religiones y poder ir un poquito más allá en nuestras acciones directas, porque nuestras creencias, como una religión verdadera, debían ser respetadas, pues aquí se profesa la libertad de cultos. Nosotros pensábamos que esa era una armadura muy interesante y nos ponía en un lugar muy diferente a una obra de teatro, completamente privilegiado, ignoto, desconocido y fascinante”, complementa Ochoa.

Este nuevo culto politeísta y anarquista tiene como deidades a los emoticones y toda su empalagosa estética. Para sus fundadores, este lenguaje se ha convertido en un símbolo universal, y, por eso, si se llegara a abrir un templo emoteísta en cualquier parte del mundo, todos van a identificar a sus dioses.

“Nos parece que esos emoticones refuerzan eso que trae la posverdad, que es como la perdida de toda dignidad intelectual, del pensamiento crítico. Uno casi que usa las herramientas del enemigo y las está resignificando, esto es como coger una fórmula de reguetón y ponerle palabras de Nietzsche”, dice Ochoa.

Nos parece que esos emoticones refuerzan eso que trae la posverdad, que es como la perdida de toda dignidad intelectual, del pensamiento crítico

Como otro tipo de religiones, el emoteísmo tiene una serie de oraciones, sacramentos, música litúrgica —creada por miembros de la banda Burning Caravan— y misas, que se realizarán este lunes y martes. De hecho, hay una persona que posiblemente se casará por esta fe.

“Es chistoso porque fue un abogado que invitamos a que nos asesorara, porque siempre que Pipe y yo convocamos a un grupo de gente, la primera pregunta de los actores es: ‘¿Qué posibilidades hay de terminar en la cárcel?’, pues son unos formatos completamente desconocidos y de choque. Fue ese abogado el que manifestó interés por casarse por el rito emoteísta”, cuenta Ochoa.

Entre los profetas de la religión se cuentan filósofos como Hakim Bey, Nietzsche, Slavoj Zizek y, por supuesto, Jaime Garzón, que, según Vergara, encontró en el humor una herramienta para cuestionar la realidad colombiana. Basados en esas corrientes de pensamiento, la dupla de dramaturgos creó la tríada de principios emoteístas: el loco exceso, el pensamiento crítico individual y la imaginación como acción.

Luego de las misas iniciales, esta fe tendrá otras dos etapas que van paralelas al calendario electoral. Se espera, incluso, que haya milagros, todo arropado por el sacramento fundamental: la ‘mashmelización’, que consiste en la ingestión del masmelo quemado y es una reacción contra el miedo, el odio y la rabia. “La ‘mashmelización’ viene para transformar el odio en peluches”, finaliza Ochoa.

Dónde y cuándo

'Culto emoteísta': lunes, 8 p. m., y martes, 6:30 p. m. Carrera 8B n.° 57-32, Bogotá. Entrada libre.

YHONATAN LOAIZA
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.