El Festival Iberoamericano sube el telón de sus 30 años

El Festival Iberoamericano sube el telón de sus 30 años

El evento empieza el viernes su 16.ª edición, con una programación de 48 obras de sala.

Obra del Festival Iberoamericano

La obra de circo contemporáneo ‘Per te’, de Daniele Finzi Pasca, es una de las apuestas más grandes de este año.

Foto:

Viviana Cangialosi

10 de marzo 2018 , 10:26 p.m.

Hasta hace 30 años, en Bogotá los días de Semana Santa estaban destinados al recogimiento religioso. Era difícil pensar en otro tipo de eventos en aquellos ocho días, pero la argentina Fanny Mikey y el colombiano Ramiro Osorio cambiaron la dinámica con el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que se inauguró en 1988. Tres décadas después, el festival se ha convertido en una especie de carnaval de la ciudad y suele congregar a grandes estrellas mundiales del teatro.

La que es una de las fiestas teatrales más importantes de América Latina atraviesa, sin embargo, por un drama que subió su telón hace dos años. El evento ha tenido que sortear fuertes polémicas y problemas financieros. Y no ha sido para nada fácil llevar a cabo su 16.ª edición, que será del 16 de marzo al primero de abril. La programación de este año tendrá 48 obras de sala, 9 de ellas del país invitado de honor, Argentina, a las que sumarán otros 20 montajes internacionales y 19 nacionales.

La trasescena administrativa ha cambiado, pues desde el año pasado el festival tiene una nueva estructura integrada por la banca de inversión Konfigura, Páramo Presenta y TuBoleta. A ellos se suma el equipo curatorial del Iberoamericano, liderado por Anamarta de Pizarro.

Según Hernando Sánchez Gil, gerente de TuBoleta, hasta la fecha la empresa ha invertido 7.000 millones de pesos para este festival y el cálculo es que la inversión final puede llegar a los 12.000 millones. “Para poder realizar esta edición, el reto consistió en conseguir un aliado que financiara el evento, es ahí donde TuBoleta aporta unos recursos, de acuerdo al balance social de la compañía y porque creemos ciegamente que este espacio no puede desaparecer, no solo por su valor cultural, sino porque es un generador de empleo”, asegura.

Por su parte, Lía Heenan, vocera administrativa del Iberoamericano, afirma que la inversión total para esta edición será de alrededor de 20.000 millones de pesos.

Este año, el Ministerio de Cultura participará desde la programación del Teatro Colón, en el que se presentarán ‘Medea’ y ‘La consagración de la primavera’,
ambas de Eslovenia, y ‘Souvenir asiático’, de Colombia. Además, apoyará la programación de teatro callejero. Según la jefa de la cartera, Mariana Garcés, el aporte será de 1.000 millones de pesos, más una parte de la taquilla de las obras que se presentarán en el Colón, que se destinará a fortalecer el tema del teatro callejero.

El Distrito de Bogotá, a través del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), aportó recursos para la producción de la ceremonia de clausura y para la convocatoria con la que se escogieron los grupos bogotanos que presentarán doce obras de sala. Esa convocatoria fue la raíz de una de las polémicas más fuertes que tuvo que afrontar el festival, pues cerca de 80 grupos se negaron a participar porque no compartían las condiciones.

Finalmente, la programación colombiana salió adelante, complementada con seis obras nacionales de los grupos El Colegio del Cuerpo, Laboratorio Escénico Univalle, Teatro Cenit, El Paso, Matacandelas y el Teatro Itinerante del Sol.

“La posición del Ministerio no ha variado, nosotros creemos que es indispensable que el Iberoamericano tenga una reingeniería. El festival en sí es muy importante para la ciudad y para el país y lo que tiene que hacer es reorganizar su administración”, dice Garcés.

Desde los cuarteles del Iberoamericano la respuesta es que la edición de este año se logró sacar adelante contra viento y marea y en una corta ventana de tiempo, pues el acuerdo con TuBoleta se firmó en agosto. “Aunque este año es un festival de transición, que ha requerido muchos ajustes en el número de obras nacionales y extranjeras, debemos conservar la calidad y la diversidad de la oferta teatral que han sido su sello”, dice Heenan.

Aunque este año es un festival de transición, que ha requerido muchos ajustes en el número de obras nacionales y extranjeras, debemos conservar la calidad y la diversidad de la oferta teatral

El apoyo del público

La esperanza también está puesta en el acompañamiento del público, que, por ejemplo, en el 2016 ocupó las salas en más del 80 por ciento de su capacidad. “El comportamiento de la venta de abonos y de boletería individual nos muestra que la gente sigue apoyando el festival”, agrega Sánchez Gil.

La otra variable de la ecuación financiera son los pasivos. Heenan cuenta que la Corporación Festival Iberoamericano tiene un compromiso de pagar a los acreedores la deuda acumulada durante los últimos cinco festivales, que supera los 8.000 millones de pesos. “El plan de pago de estas acreencias se ha estructurado a través de acuerdos individuales que se están concertando. Esperamos que en los próximos 90 días estén firmados los acuerdos de pago con el 100 % de estos acreedores”, comenta.

El festival también está en un proceso con la oficina de Personas Jurídicas del Distrito, que supervisa a las entidades sin ánimo de lucro. “En la evaluación que hicieron detectaron unas debilidades operativas y de gestión con las que estuvimos de acuerdo, y para corregirlas acordamos con ellos un plan de mejoramiento que estamos adelantando”, añade Heenan.

Hay otro apartado que también ha contribuido al impacto cultural del festival: sus eventos académicos y su programación gratuita. Esta semana se anunció que las jornadas académicas se realizarán en la Universidad Javeriana, mientras que la Ventana Internacional de las Artes (VIA) será en la sede Chapinero de la Cámara de Comercio de Bogotá y contará con más de 20 programadores extranjeros.

La programación callejera será dirigida por Misael Torres, uno de los artistas más experimentados en este campo en Colombia. El desfile inaugural se realizará el 17 de marzo y será un homenaje al teatro colombiano y a sus grandes personajes, como Luis E. Osorio, Campitos, Enrique Buenaventura y Fanny Mikey, el alma del festival.

Línea de tiempo del Festival Iberoamericano

1988
Primera edición


El primer festival se realizó del 25 de marzo al 1.° de abril. En plena función de la obra Yepeto, de Argentina, hubo un atentado con bomba en el Teatro Nacional de la 71; no hubo heridos y la respuesta del público fue llenar la sala al día siguiente.

1998
Grandes estrellas


La sexta edición tuvo una programación con algunos de los artistas más importantes del teatro mundial. Entre los invitados se destacaban la Royal Shakespeare Company, el Piccolo Teatro de Milán, la Suzuki Company of Toga y el director Bob Wilson.

2006
Mayor cantidad de países


Con el lema ‘Un mundo en escena’, el festival contó con la participación de grupos de 45 países, la más alta en su historia. Ese año, el país invitado fue Rusia, que presentó producciones como La gaviota, el clásico de Chéjov, dirigida por Declan Donellan.

2008
El último de Fanny


El vuelo de Fanny Mikey durante la obra Caídos del cielo fue una de sus últimas imágenes en el festival. En la 11.ª edición del evento participaron 2.500 artistas de 43 países. Mikey falleció cinco meses después, el 16 de agosto del 2008, a causa de complicaciones renales.

2009
Nueva administración

La elección de la nueva directora del evento estuvo precedida de una sonada controversia. Finalmente se escogió a Anamarta de Pizarro y también se decidió que el Iberoamericano funcionara de forma independiente al Teatro Nacional.

2010
La mayor asistencia


Según los registros históricos del festival, la edición con mayor asistencia fue la de este año, que además fue la primera después de la muerte de Fanny y tuvo como invitado a Cataluña. Se calcula que acudieron 3’919.085 espectadores.

Otras obras imperdibles

Quiero decir te amo (Argentina)

Este juego epistolar de Mariano Tenconi es uno de los mayores triunfos del teatro argentino de provincia. Se centra en una mujer que se enamora de un hombre que ve en un accidente y al que comienza a escribirle cartas. Del 16 al 18 de marzo, Casa del Teatro Nacional.

Golem (Inglaterra)

Calificada por The New York Times como una “deslumbrante fábula visual para la era digital”, esta obra del grupo británico 1927 es dirigida por Suzanne Andrade. La actuación se mezcla con animación en esta actualización de la historia de la mitología judía. Del 21 al 25 de marzo, Teatro Libre de Chapinero.

Macbettu (Italia)

El Teatro Cerdeña de Italia creó esta adaptación de la clásica tragedia de Shakespeare, que recupera la tradición del teatro isabelino, que dictaba que solo los hombres podían estar en escena. La propuesta visual está influenciada por los carnavales de Barbagia. Del 28 al 31 de marzo, Teatro Colsubsidio.

Todas las canciones de amor (Argentina)

Protagonizada por Marilú Marini, ícono de la actuación argentina, esta pieza de Santiago Loza hace una reflexión llena de poesía a partir de la cotidianidad de una mujer mayor. A Marini la acompañan Ignacio Monna y el pianista Diego Penelas. Del 28 de marzo al 1.° de abril, Teatro Nacional La Castellana.

Spam (Argentina)


Rafael Spregelburd es una renovadora figura del teatro argentino. En Bogotá presentará esta ópera hablada, que escribió y que protagoniza. Se trata de una vertiginosa propuesta de teatro contemporáneo que reflexiona sobre dilemas de la actualidad. Del 28 de marzo al 1.° de abril, Teatro Fanny Mikey.

En este pueblo no hay ladrones... (Colombia)

Versión del cuento de Gabo, dirigida por Ricardo Camacho y Miguel Diago. Más allá de su homenaje a la estética del cine mexicano de los 50, logra transmitir todas las culpas y preocupaciones del protagonista, Dámaso, quien robó las bolas del billar de su pueblo. Del 29 al 30 de marzo, Teatro Libre del centro.

Our violence, your violence (Eslovenia)

Oliver Frljic creó una de esas obras que no deja indiferente a nadie. Inspirado en La estética de la resistencia, de Peter Weiss, el esloveno hace una polémica reflexión sobre los refugiados en Europa, en la que recuerda el pasado colonizador del Viejo Continente. Del 27 al 31 de marzo, auditorio León de Greiff.

Per te (Suiza)

Para sobrellevar el duelo por la muerte de su esposa, el director Daniele Finzi Pasca, ícono del circo contemporáneo, creó esta evocadora producción. Finzi es un viejo conocido del festival gracias a obras como La verità. Del 16 al 26 de marzo, teatro Jorge Eliécer Gaitán.

Descuentos con el Club Vivamos EL TIEMPO

El Club Vivamos EL TIEMPO tiene un beneficio para sus socios del 30 por ciento para las siguientes funciones de estas obras del Festival Iberoamericano de Teatro: Pinocchio (22 de marzo), Pixel Mountain (16 y 19 de marzo), El arte de morir (25 y 26 de marzo), Afrogitano (17 de marzo), Negra/Anger (24 de marzo), Muaré (23 de marzo) y Todas las canciones de amor (29 de marzo).

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.