Obras colombianas se roban las miradas en la bienal de arte de Suecia

Obras colombianas se roban las miradas en la bienal de arte de Suecia

Un grupo de 17 artistas son protagonistas de la OpenART, un encuentro con arte de formato.

OpenART

'The Rivers Cradle’, instalación de Leonel Vásquez.

Foto:

Sofie Isaksson / cortesía OpenART

13 de julio 2017 , 11:29 a.m.

La bienal de arte OpenART es una exhibición que no tiene espacio propio: no ocupa una galería o un museo.

Y en ello radica su éxito: permite que el arte pueda ser llevado a cualquier lugar de Örebro, ciudad sueca en la que se realiza, y alcanzar a un público que tal vez por primera vez siente curiosidad por el arte.

Para Lars Jonnson, director de la bienal, el arte en el paisaje urbano en las ciudades pequeñas –como Örebro, con 280.000 habitantes– era débil y por eso era necesario salir a explorar y encontrar artistas cuyo arte pudiera encajar y hacerse notar en el espacio público.

“Si lo comparas con una pintura o una escultura grande, en nuestra ciudad tenemos edificaciones gigantes como casas, puentes y un castillo. Es algo que discutimos desde el principio y al contactar a los artistas les propusimos aumentar el tamaño de sus obras”, explica Jonnson.

Para este año, OpenART, que se realiza desde 2007, tiene como países invitados a Colombia y Japón. En el caso de nuestro país, esto fue posible gracias al trabajo de los organizadores junto a Juan David Lozano, profesor asociado de la Universidad Nacional y curador invitado a la bienal.

Después de una búsqueda en Colombia, para Jonnson los 17 artistas escogidos reflejaban ese espíritu de OpenART: joven y abierto, con muchas ganas de llevar su arte a otros lugares, que aceptaran el reto de ir un poco más allá y trabajar en gran formato.

Miler Lagos, uno de los artistas invitados, llegó a Örebro con la idea de construir una rueda acuática gigante en uno de los ríos de la ciudad, que según había investigado, tenía una corriente poderosa.

Pero, contrario a lo que creía, eso solo sucede cuando el hielo se derrite en invierno o cuando llueve muy fuerte. Lo último sucede muy esporádicamente en Örebro.
“Le dije que normalmente no hay acción, solo agua muy silenciosa y si construía la rueda no iba a girar. Aun así tenía metido en la cabeza hacerla, tanto que mi equipo me dijo que debía hablar con él”, recuerda Jonnson, entre risas.

Para su tranquilidad, que duró solo un momento, Lagos le dijo que tenía una nueva idea: aún quería hacer la rueda a gran escala, pero ahora eran ellos quienes iban a crear la lluvia.

“Yo solo me preguntaba: ‘¿qué?’, pero él estaba realmente entusiasmado y dije, ‘bueno, vamos a ver a dónde quiere llegar’ ”, agrega el director.

Dos semanas después, en el país hubo alerta por los bajos niveles de agua y un llamado de atención para ahorrar este recurso.

“Es increíble como los artistas pueden poner su mano en un conocimiento colectivo. En el caso del Rainmaker (la obra de Lagos) la gente va feliz y se moja”, dice Jonnson.
Ahora, en Örebro, hay una gran actividad en torno al arte, la gente se preocupa por las esculturas y las cuida. Estas se ven por toda la ciudad.

“Somos como una nueva plataforma que se sale de las normas tradicionales del arte elitista. Mucha gente que trabaja en museos y galerías viene para ver artistas que no se encuentran en ningún otro sitio. Es como aire fresco”, sigue Jonnson.

Entre los artistas colombianos, también se destaca la propuesta de Fredy Alzate, con una construcción arquitectónica que evoca las casas de bajos recursos en Medellín que se construyen con cualquier material.

También es el caso de Toxicómano Callejero, que pudo exponer Mestizaje Is Not Dead en una galería, un espacio en el que el arte callejero suele no tener cabida.

En Örebro, un evento como OpenART tiene mucha importancia porque “si nuestra ciudad está en crecimiento, la bienal hace que la gente piense, ya que necesitan algo más que hacer estupideces. OpenART pone las cosas en su lugar”, dice Jonnson.

También logró diálogos excepcionales, como en el caso de María José Arjona, quien logró que una iglesia le dejara exhibir All The Others In Me, una videoinstalación en la que alguien se desnuda paso a paso.

Laura Guzmán Díaz
Cultura y Entretenimiento
En Twitter: @The_uptowngirl

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA