‘Ya no corro de un lado a otro en busca del servicio’

‘Ya no corro de un lado a otro en busca del servicio’

Esta es la historia de superación de una de las tantas beneficiadas por las zonas wifi gratuitas.

Zona wifi

Con la zona wifi en el barrio, Mónica puede ingresar a cualquier hora del día a la red.

Foto:

Juan Carlos Escobar / EL TIEMPO

04 de junio 2017 , 12:46 a.m.

Para poder continuar sus estudios de psicología, que retomó por segunda vez tras seis años de haberlos dejado de lado, Mónica Ramos les pedía permiso a sus vecinos para utilizar el wifi de sus viviendas para acceder a internet.

Ella estudia en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (Unad) en Ibagué, Tolima, y se dedica de lleno a su carrera entre las 10 de la noche y las 3 de la madrugada, lo que, por supuesto, les generaba incomodidades a quienes le prestaban el servicio de red para hacer sus trabajos.

Cuando no le hacían el favor, o no tenía dinero para pagarles por el internet, Mónica se dirigía a la casa de su hermana, quien vive a 25 minutos de su lugar de residencia. “Yo vivía en una corredera, porque tenía que cumplir con los tiempos de las entregas que me pedía la universidad, trabajar y seguir con mis labores de madre. Casi que me tocaba dividirme para alcanzar a hacer todo”, recuerda la mujer con angustia.

Otros días, en cambio, corría a su universidad, también ubicada a más de 30 minutos de su casa, para poder colgarse a la red de wifi de esta. “Allá, como hay celador, podía ir desde temprano, adelantar mis trabajos y luego devolverme a la casa a despachar a mis dos hijos para el colegio o colaborarle a mi esposo en el trabajo”, indicó.

Pero hoy, a menos de una cuadra de su casa, tiene una de las zonas wifi gratuitas instaladas por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) a principios de este año. El punto fue habilitado en el parque comunal del barrio Nueva Castilla, en el norte de la capital del Tolima. La vivienda de Mónica fue una de las decenas de afortunadas, pues la señal llega con buena intensidad.

Mónica siempre estudió de manera virtual. Años atrás cursó un técnico en el Sena, en terapia ocupacional, que hoy le permite trabajar entre las 6 y 8 de la mañana, todos los días, con pacientes que la contratan de manera particular para realizar, entre otras, labores de rehabilitación física, acompañamiento y asistencia a personas de la tercera edad o en condición de discapacidad.

El buen rendimiento de esta tolimense la llevó a recibir una beca de la Unad, que corresponde al 50 por ciento de su matrícula si sostiene un promedio superior al 4,2 sobre 5 puntos. Por eso se esfuerza tanto en sacar adelante la carrera, de la que está enamorada.

“Yo no pienso tanto en el dinero, sino en la pasión que siento al saber que ayudo a las personas, y que puedo hacer una labor social. Además, el beneficio que recibo de la universidad me ayuda mucho”, explicó Mónica.

Por eso, esta tolimense considera que contar con el servicio de internet todo el tiempo en su casa le cambió la vida. “Es que ya no tengo que estar corriendo de un lado para otro, ni tengo que gastar dinero pagándole a algún vecino por una hora de internet. Ahora manejo mi tiempo y saco mi carrera adelante”, explicó Mónica.

Usa wifi en el deporte

Pero Mónica no es la única de la familia que sueña con salir adelante. Su hija Sofía, de 12 años, entrena todos los días atletismo, en la modalidad de salto con garrocha. A su corta edad ha ganado tres medallas de oro en competencias regionales. En el pasado, la niña también practicó gimnasia.

Nelson, su profesor de entrenamiento, le envía a diario videos a su correo para que la joven deportista perfeccione su técnica de salto y analice los movimientos de otras profesionales que practican esta modalidad, todo con el fin de que Sofía avance en este deporte.

“Como la señal de la zona wifi llega bien a mi casa, yo veo los videos desde el celular, mientras mi mamá usa el computador para estudiar. Esto me ayuda mucho para mejorar mis entrenamientos”, explicó la menor, mientras enseña las otras medallas que ha ganado, de plata y bronce.

Ella divide su tiempo entre el estudio –está en sexto grado– y las clases en horas de la mañana. Cuando sale del colegio, llega a su casa, almuerza y corre a los entrenamientos, que la mayoría de las veces realiza en el estadio Manuel Murillo Toro, de Ibagué. En las noches, ya agotada, dedica el tiempo a realizar sus tareas y, de nuevo, se conecta a la red de wifi gratuita que hay en su barrio. “Ella y mi hijo la usan todo el tiempo, bien sea para hacer tareas o para chatear con sus amigos a través de redes sociales; pero, eso sí, también tienen que ayudar en las labores de la casa”, sentenció Mónica.

MICHAEL CRUZ ROA
Redactor de EL TIEMPO
Ibagué

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA