Historias de violencia contra periodistas en México y Colombia

Historias de violencia contra periodistas en México y Colombia

En el Día del Periodista, rendimos homenaje a quienes han dejado lecciones de vida y del oficio.

fg

El 'altar' que le tienen al periodista Armando Rodríguez en el Diario de Juárez.

Foto:

Ginna Morelo

09 de febrero 2017 , 12:06 p.m.

Los sobrevivientes

Un puesto vacío. Una computadora abandonada. Unas rosas secas. La foto de un rostro sonriente impresa sobre un papel amarillento. Una leyenda, ‘El Choco was is here’, tiene el verbo tachado. Nueve años después, los periodistas del ‘Diario Juárez’ se niegan a decirle adiós al reportero asesinado.

En Manizales, a 4.379 kilómetros de distancia aérea de Ciudad Juárez, los ciudadanos extrañan a Orlando Sierra, el subdirector del diario ‘La Patria’, aniquilado hace 15 años. En el periódico caldense no hay puesto vacío. La sala en donde se hacen todos los consejos de redacción se llama Orlando Sierra y allí permanece para recordarlo un poema suyo tallado en mármol.

Dos diarios lejanos en dos países distintos, México y Colombia, unidos por el hilo conductor de la violencia contra la libertad de expresión. En el ‘Diario de Juárez’, el reportero de la sección policiaca reveló el verdadero rostro de los carteles de la droga; en ‘La Patria’, el subdirector combatió la corrupción a través de investigaciones y columnas de opinión. Los dos se metieron en honduras y los dos periodistas naufragaron.

En Ciudad Juárez, en la frontera con EE. UU., los que quedaron para contar la historia descubrieron, en medio del coraje, cuán vulnerables somos los periodistas. En Manizales, Eje Cafetero, los colegas levantaron la voz para pedirles a los medios colombianos que se unieran. En Juárez reina la impunidad frente al caso. En Manizales han condenado a toda la cadena criminal.

“Soy Rocío Gallegos, directora editorial del ‘Diario Juárez’. El 13 de noviembre del 2008 vivimos una situación que nos derrumbó y al mismo tiempo nos hizo seguir adelante. Uno de nuestros compañeros, Armando Rodríguez, fue asesinado al salir de casa. Dos años después, el 16 de septiembre de 2010, asesinaron a otro reportero, Luis Carlos Santiago. Después de eso hubo un antes y un después en la forma de hacer periodismo. Renunciamos a la exclusividad, perdimos el crédito en las notas duras. Nos embargó la tristeza, el miedo…”.

“Soy Fernando Ramírez, editor de noticias de ‘La Patria’. Antes de las 2 de la tarde del 30 de enero de 2002 se escucharon disparos a una cuadra de la plaza de Bolívar, detrás de la Gobernación. La hija de Orlando Sierra, desesperada, llegó gritando a la redacción: ‘Mataron a mi papá’. Diez días después, justo el 9 de febrero, Día del Periodista, alguien propuso una investigación conjunta de los medios para presionar a la justicia y a que esta descubriera quién estaba detrás del crimen”.

¿Cómo se vive el horror? ¿Qué pasa por las mentes de periodistas que deben reportar los crímenes de sus compañeros de trabajo? ¿Cómo marca eso a las salas de redacción?

“Afuera, los compañeros que cubrían la nota poco a poco fueron llegando. Después, eran la mayoría de los periodistas de Juárez quienes estaban ahí. Que se acercaron, se solidarizaron. No quedó más que trabajar. Empezar a asignar las notas: Lucy, tú escribes el homicidio”, cuenta Rocío.

“Soy Lucy Sosa, periodista de policiaca del ‘Diario de Juárez’. Me tocó reportear y escribir el crimen del ‘Choco’. Supongo que había que hacerlo para contarles a los ciudadanos el dolor que sentíamos, el riesgo en el que estábamos. No sé si lo entendieron en un tiempo en que los muertos en Juárez eran tantos, que silenciaban espacios. Yo me dolí, me duelo aún”.

Seis años antes del crimen del redactor del ‘Diario de Juárez’, Ramírez, sintió dolor: “Esa noche, el director nos reunió y nos dijo que nos encargáramos del diario. Orlando se debatía a muerte en un hospital. Los periodistas comimos juntos en la sala de redacción. Nos sentamos a recordar las anécdotas de Orlando, como cuando le tiraba un zapato a quien cometía un error”.

“Soy Blanca Eugenia Giraldo, periodista de ‘La Patria’, solo puedo recordar que el duelo lo vivimos trabajando, que no hubo tiempo para nada distinto. Que las lecciones del maestro se me quedaron grabadas porque él fue el inspirador de un buen periodismo, hecho con sangre, sudor y lágrimas”.

Los días pasan y buscar historias parecidas en las que podamos encontrar explicaciones a lo incomprensible parece ser un buen salvavidas para tener la mente ocupada. Lucy, Rocío, Gabriela y otras periodistas comenzaron a ver lo que ocurría en otros países donde mataban colegas. Vieron varios modelos y se lanzaron a crear la Red de Periodistas de Juárez. Luego conocerían el trabajo de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), de la cual es miembro Fernando Ramírez. (Vea informe 'Silencioff', ¿las regiones tomarán la palabra?, sobre la libertad de prensa en Colombia Flip 2017)

rtyhfgh

Orlando Sierra, periodista asesinado en Manizales

Foto:

El dolor atravesado traspasó fronteras, y sin conocerse, los periodistas de un lado y otro comenzaron a interesarse por ese trauma invisible que se enquista en los medios y se convierte en una atmósfera que ahoga cuando un compañero desaparece, cuando un legado se trunca, cuando una llama se apaga.

En el ‘Diario de Juárez’ y en ‘La Patria’ descubren que hay manuales de autoprotección, pero ninguno para atender el trauma. Rocío lo soluciona derramando lágrimas cuando le piden contar el crimen de quien diez meses antes del asesinato le confió que estaba amenazado y lo único que pudo hacer fue separarlo de la cobertura judicial. A Fernando no le gusta hablar mucho del tema: “La muerte de Orlando generalizó el miedo y calló a muchas fuentes que jamás volvieron a hablar, que prefirieron irse de Manizales. Eso es un golpe duro para el periodismo de investigación”.

Los años pasan y los caminos se encuentran. El año pasado Gabriela Mijares, del ‘Diario Juárez’, y Fernando Ramírez, de La Patria, se conocieron en un seminario de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) en Cartagena. Las historias de la violencia en las dos salas de redacción se cruzaron frente a frente. “Lo que ella contó fue muy duro, muy fuerte. Son demasiado berracas para seguir haciendo lo que hacen, trabajar con esa convicción, no rendirse en un territorio difícil”, piensa Fernando.

“Soy Gaby Mijares, siento tristeza cuando veo el puesto de mi compañero, vacío. Coraje, por el manejo tan sucio que hicieron las autoridades de la investigación criminal al recurrir a un chivo expiatorio con la intención de acallar a la justicia. Frustración, por la impunidad en la que permanece el caso. A la fecha no hay claridad de quién y por qué mataron al ‘Choco’.”.

"El crimen de Orlando Sierra, al contrario, se ha convertido en un símbolo. Es el primero en la larga lista de periodistas asesinados en Colombia en el que se condena a toda la cadena criminal. Desde el autor material hasta el intelectual. En total seis personas, entre las que se cuenta el expresidente de la Asamblea Departamental de Caldas, Ferney Tapasco, quien presentó un recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia, el cual está pendiente de decisión", dice Fernando Ramírez.

Las periodistas de la Red de Juárez dicen que justo durante la crisis de violencia, Ciudad Juárez se "colombianizó", porque las autoridades de todos los niveles buscaron implementar en ese lugar acciones y modelos exitosos en Colombia, lo que explica que siempre viéramos a este país como un caso de análisis y objeto de estudio.

Gabriela piensa y dice: “No queda sino hacer cobertura periodística desde una perspectiva ética como una medida de blindaje personal y gremial”.

GINNA MORELO
Editora Unidad de Datos de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA