Licorera de Caldas duplicaría excedentes para el departamento en 2017

Licorera de Caldas duplicaría excedentes para el departamento en 2017

La empresa le ha transferido a Caldas 41.160 millones de pesos este año y espera aumento para 2018.

Producción de Ron Viejo en la Industria Licorera de Caldas (ILC)

La Industria Licorera de Caldas (ILC) tiene la meta de vender 26,5 millones de botellas en 2018.

Foto:

Jonh Jairo Bonilla

13 de diciembre 2017 , 05:05 a.m.

En el primer trimestre de 2018, la Industria Licorera de Caldas (ILC) le entregaría 22.000 millones de pesos en excedentes de 2017 al departamento, más del doble de los 10.303 millones que le transfirió a principios de este año por los generados en el anterior.

Este es uno de los ingresos claves que la empresa le genera. A corte del 31 de octubre, las transferencias de este año ya suman 41.160 millones de pesos. El aporte de los excedentes de 2016 solo es superado por el correspondiente al impuesto de consumo, que es más de la mitad del total (51,4 %) con 21.159 millones. Otros 9.403 millones entran por estampilla y los 296 millones restantes, por fiscalización.

El aumento es notorio desde el año pasado, cuando los excedentes se cuadruplicaron. En 2015 apenas habían alcanzado los 2.133 millones de pesos. La cuestión es que en 2017 hubo una desaceleración tras ese repentino pico de crecimiento.

Las cifras son coherentes con las ventas de la compañía departamental. Luego de un aumento de 23,5 por ciento en las unidades vendidas de 20,4 millones en 2015 a 25,2 en 2016, el crecimiento fue de apenas 3 por ciento en el último año, para llegar a 25,9 millones de botellas, y la meta para el próximo está alrededor de los 26,5, según el gerente general, Luis Roberto Rivas.

Este año no fue fácil (...) pero nuestro trabajo no es lamentarnos sino buscarle la comba al palo con mejores estrategias

Él y su equipo consideran que la nueva ley de licores, las restricciones al consumo de bebidas alcohólicas creadas con el también nuevo Código de Policía y hasta la temporada de lluvias influyeron en la disminución de los buenos resultados. El gerente comercial de la ILC, Mauricio Vélez, dijo que “este año no fue fácil (...) pero nuestro trabajo no es lamentarnos sino buscarle la comba al palo con mejores estrategias”.

De hecho, pese a que los números son más modestos que en 2016, los directivos consideran un logro que la tendencia se mantenga hacia el crecimiento. En contraste, el sector de rones y aguardientes ha caído 11,8 por ciento este año en sus ventas a nivel nacional.

La compensación al bajón general le llegó a la licorera caldense por su incursión en nuevos territorios y su repunte en otros que había perdido con anterioridad frente a la competencia. En particular, los mejores resultados se han dado con la denominada “reconquista” de la costa Atlántica, la apertura con Antioquia y las exportaciones.

En el norte del país, los departamentos seleccionados para incursionar de nuevo fueron Sucre, Magdalena y Atlántico. Los próximos pasos serán en Córdoba, Bolívar y Cesar. Allí la empresa se ha encontrado con una amplia recordación positiva. Así, mientras en 2015 se vendían 48.000 botellas en la región, la cifra pasó a 93.000 el año pasado y podría cerrar este en 194.000: cuatro veces más en 24 meses.

Hemos alcanzado unos pequeños logros y todavía hay mucho por hacer, pero faltaba mucho más hace dos años

El polémico capítulo con la Fábrica de Licores de Antioquia también resultó favorable. Por cada botella perdida contra esa empresa en Caldas, la ILC le ha vendido siete a 2.500 establecimientos en 109 municipios de los 127 que tiene ese otro departamento. Este año se ha ido un millón y medio de unidades para allá y han llegado solo 22.400. La relación incluso duplica el cálculo de Rivas cuando se abrió la frontera, que era de 3,5 a 1.

En el extranjero las botellas vendidas este año son más del doble que el anterior (700.000 frente a 291.000) y en dinero pasaron de 2.000 millones de pesos a 5.200. Esto porque, según la gerencia, se amplió el público objetivo para llegar a personas nativas de otros países y no solo a los colombianos residentes allí, con un crecimiento en los rones de lujo y menos énfasis en los aguardientes.

También se diversificaron los destinos. Si antes se concentraban las exportaciones en Estados Unidos y la Unión Europea, el peso de América Latina es mayor ahora, con países como Ecuador, Chile, México y Perú.

Los directivos de la ILC atribuyen los resultados a cambios en las estrategias comerciales, la producción –la destilería que estaba cerrada continúa su proceso de reapertura– y la investigación de mercados. Según Rivas, “hemos alcanzado unos pequeños logros y todavía hay mucho por hacer, pero faltaba mucho más hace dos años y hemos marcado un punto de quiebre para revertir una tendencia que tenía angustiados a los caldenses”.

MANIZALES @ElTiempoCafe

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA