Cúcuta clama para que se reabra el paso con Venezuela

Cúcuta clama para que se reabra el paso con Venezuela

Canciller Holguín revisará este jueves con su homóloga Delcy Rodríguez posibilidades de reapertura.

fg

Actualmente, la frontera en Villa del Rosario solo se atraviesa a pie y con permisos especiales por trabajo, estudio o salud.

Foto:

Efraím Patiño / EL TIEMPO

03 de agosto 2016 , 11:43 p.m.

A 15 días de que se cumpla un año del cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela, ordenado por el presidente Nicolás Maduro, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, se reúne en Caracas con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, para revisar las medidas que tomarían los dos gobiernos ante una posible reapertura de los pasos entre ambos países.

Antes del encuentro, en las últimas semanas, comisiones de Colombia y Venezuela trabajaron en diferentes mesas para definir las acciones que se desplegarían para reabrir la frontera en nuevas condiciones.

Esperamos hacer ese análisis de cómo está la frontera para tomar la decisión de si se abre, o debemos seguir trabajando otro tiempo más para tener la frontera que realmente dé la tranquilidad y seguridad necesaria. Lo que haremos las cancilleres será hacerles unas recomendaciones a los presidentes en cuanto a la apertura. No habrá una fecha ni una decisión”, aseguró Holguín, este miércoles, en rueda de prensa. (Lea también: Con perifoneo buscan a migrantes venezolanos en Colombia)

Según ha trascendido en los últimos días, uno de los puntos de mayor interés que se revisan obedece a los controles migratorios. Sobre ese punto, las autoridades competentes de Colombia y Venezuela propusieron concertadamente que la reapertura se dé inicialmente en cinco puntos de la frontera. En Norte de Santander, por el puente internacional Simón Bolívar en Villa del Rosario y el Puente La Unión, en Puerto Santander. En Arauca, por el puente José Antonio Páez; en Vichada, por Puerto Carreño, y en La Guajira, por Paraguachón.

El paso por el puente Francisco de Paula Santander, entre Cúcuta y la ciudad de Ureña, se reabriría en una etapa posterior.

También se planteó que en un principio se fije un horario de apertura todos los días, pero con cierres nocturnos. Adicionalmente estará sobre la mesa de la reunión de las cancilleres la propuesta de la solicitud a los ciudadanos de un documento para el ingreso y la salida de cada país por los pasos fronterizos, control que no existía antes del cierre. Se ha planteado que en un primer momento sea el pasaporte. (Lea también: Los cinco productos más buscados por los venezolanos en Colombia)

Según el director de Migración Colombia, Christian Krüger, “se ha considerado establecer un periodo de temporalidad, hasta tanto los ciudadanos obtengan ese documento. Durante ese periodo se ha pensado en implementar una tarjeta binacional migratoria, que solo aplicará en una jurisdicción establecida, no hacia el interior del país”.

El general Gustavo Moreno, director de la Policía Fiscal y Aduanera, contó que en materia de seguridad y lucha contra el contrabando la propuesta binacional fue realizada para atacar el crimen organizado y se plantea realizar controles simultáneos en las trochas que hay entre ambos países. También, según el alto oficial, se ejercerá un control muy riguroso de personas y vehículos por los pasos formales. Las autoridades, además, buscarán fortalecer el trabajo de intercambio de información para atacar las estructuras que delinquen en la región.

Mientras tanto, en Cúcuta, líderes gremiales y autoridades están a la expectativa de que la reunión entre Holguín y Rodríguez conduzca a concretar una fecha de apertura para recuperar el equilibrio económico de la ciudad, que depende del intercambio comercial entre las comunidades de ambos países y de que se puedan mover productos por los pasos fronterizos. (Además: Cierre fronterizo no frena contrabando de hidrocarburos con Venezuela)

Gladys Navarro, directora de Fenalco, pidió la reapertura. “La idea es que se pueda reestablecer el orden económico y social en Cúcuta”, reclamó.

En la ciudad, la segunda capital con mayor desempleo del país –que viene en aumento y llega al 14,9 por ciento–, una medición realizada por el Observatorio Económico e Inmediación de la Cámara de Comercio reveló que los sectores mineros, comercio y alojamiento han sido los más afectados por el cierre.

La Asociación de Carboneros de Cúcuta y Norte de Santander informó que las exportaciones del mineral explotado en la región, y que lo sacaban a otros países desde Venezuela, pasaron de 120.000 toneladas mensuales a 64.000 por el cierre, que los obligó a llevar las cargas hasta los puertos colombianos. Los empleos directos del sector se desplomaron y pasaron de 4.975 a 2.419.

Entre tanto, para el comercio en general de la ciudad, según datos de Fenalco, las ventas durante el año que lleva el cierre cayeron un 25 por ciento y los hoteles registran disminuciones en la ocupación, que cayó hasta un 44 por ciento. (También: 'Vamos a tener dificultades si reabren frontera con Venezuela')

Por otro lado, Jaime Rodríguez Oviedo, presidente de la Comisión Regional de Competitividad de Norte de Santander, dijo que si bien la región perdió su principal ventaja, que es tener a Venezuela al lado, tras el cierre hay sectores que han visto resultados positivos, especialmente los afectados por el contrabando, como lo son los comercializadores de combustibles y el sector agropecuario. A esto se suma que se incrementó el consumo del producto nacional.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Carlos Luna, dijo que además de las medidas contundentes que se asuman en materia de control migratorio y temas de seguridad, se requieren decisiones estructurales con políticas de reactivación económica y laboral para la ciudad.

“Si no hacemos cosas diferentes, vamos a tener una frontera igual a la que teníamos antes del cierre y se va a perder el tiempo. Con el bloqueo, todos terminamos perdiendo, nadie ganó. Esperamos que sea una frontera segura, pero con oportunidades de trabajo, con una propuesta económica de posibilidades legales para la región”, dijo Luna. (Lea: Colombia y Venezuela, una crisis que no acaba)

Cambistas, entre los más damnificados

Alrededor de 45 profesionales del cambio de moneda en Cúcuta y su área metropolitana, de los 303 autorizados por la Dian, han cerrado sus puertas durante los doce meses del cierre fronterizo.

Juan Fernando González, presidente de Asocambios, dijo que las operaciones en los establecimientos comerciales se han disminuido en un 90 por ciento debido a que el desarrollo de estas depende en su totalidad de que la frontera esté abierta. “Necesitamos un flujo comercial normal con la frontera abierta. Que haya una actividad cambiaria de compra y venta de bolívares”, añadió el líder gremial, quien aseguró también que durante el cierre las pérdidas mensuales del sector se calculan en 1.300 millones de pesos.

CAROLINA RINCÓN RAMÍREZ
Corresponsal de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA