Las bicicletas que cambian las vidas de niños

Las bicicletas que cambian las vidas de niños

46 niños de Turmequé, en Boyacá, ya no tendrán que caminar una hora para llegar al colegio.

Soñando con una bici. Soñando con una bici.

La bicicleta que cambia la vida de Carol Julieth

11 de noviembre 2016 , 07:37 a.m.

 El humo empieza a salir por las chimeneas de las viviendas y se mezcla con una espesa capa de neblina, que se ha esparcido por las montañas de la vereda Siguineque, en el municipio de Turmequé (Boyacá).

En uno de esos tantos hogares, separados por distancias de hasta un kilómetro, Carol Julieth Hernández Velosa, de 11 años de edad, se despierta tras el llamado de su madre, Leidy Johana Velosa Cañón.

Para la pequeña no es un día como los anteriores. El afán por bañarse con el agua que le calientan y por comer la fruta o el huevo con café, pan y arepas que le preparan para el desayuno ya no hace parte de su cotidianidad.

Aunque se despertó a las 5:15 a. m., se puede relajar en el cuarto que comparte con su hermana menor, Astrid Juliana (6 años). Desde que ‘Acompáñame a la Escuela’, el proyecto que lidera el Centro Comercial Andino, de Bogotá, le hizo entrega de una bicicleta, un par de zapatos y un casco, el trayecto de Carol hacia su escuela, la institución educativa Diego de Torres, se redujo considerablemente. Ya no camina una hora y puede invertir ese tiempo en otras actividades...

Afuera de la casa de ladrillos, cemento y tejas de fibrocemento y plástico se escucha el cantar de los pájaros, el cacarear de los gallos, el mugir de las vacas y los ladridos de Toby, Junior y Cirilo. Carol sale a acariciar a los canes.

Su padre, Óscar David Hernández Muñoz, salió hace un rato a cumplir con sus labores de agricultor, trabajo por el que recibe 20.000 pesos diarios.

rtyhfgh

Así es la casa de Carol Julieth. Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Foto:

Para llegar hasta su bicicleta nueva, la niña y su hermanita primero deben subir una loma empinada. Para ellas es de lo más normal y solo cuando llueve, por el barro, se les complica un poco la escalada. Para un citadino, aun con el suelo seco, es un reto difícil: piedras, tierra y el riesgo de rodar montaña abajo si no se pisa bien.

Gracias a su nueva forma de movilizarse podrán salir al tiempo con su mamá, quien debe ir cada día a comprar la leche para hacer el queso que vende. En la elaboración , Leidy recibe ayuda de sus hijas los fines de semana.

Arriba, en la cúspide, desde donde la casa de los Hernández Velosa parece una pintura, el vehículo de dos ruedas espera. Está en la casa de Diego Alfonso Bernal Bernal, otro niño que se vio beneficiado por el programa, y quien es compañero de Carol en la escuela.

El viaje hasta el centro educativo comienza. A Diego y las hermanas se les unen, como en varias ocasiones, otros pequeños: Frank Nicolás Velosa Muñoz, Pablo Eduardo Orjuela Robayo, Diana Vanessa Vela Gómez y Camila Andrea Fonseca Gómez. Todos van en bicicleta, con sus respectivos cascos. Las donaciones hicieron posible que todos las tuvieran.

Toman un camino plano y que solo tiene una pendiente, que es la que los lleva hasta la puerta del colegio. Ya pueden utilizar ese sendero, lleno de prados, cultivos y vacas. El verde predomina en el sector y brilla gracias al poderoso sol. El cielo, a pesar del frío, está despejado, su azul es penetrante.

rtyhfgh

Carol Julieth, con su hermana y mamá. Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Foto:

De no ser por las bicicletas, la vía que tendrían que utilizar los niños es una con muchas subidas y bajadas, angosta, con piedras grandes que dificultan la movilidad y abundancia de maleza.

Pedaleando, los pequeños no dejan de sonreír y están pendientes del paso de algún carro o moto. Son muy cuidadosos. Carol toma la palabra y recuerda cómo vivió la entrega de la ayuda.

Fue hace apenas dos días. Predominaba un sol picante y la ansiedad se notaba en el rostro de los 46 integrantes de la escuela Diego de Torres, que participó en la convocatoria, exclusiva para instituciones rurales y de educación primaria. Exultantes también estaban Carolina Cárdenas López y Ana Isabel Ortega, las únicas dos docentes del lugar, y Clara Ferro, la gerente general de Andino, para quien la satisfacción más grande es para ellos.

“Nos sentimos agradecimos por hacer parte de un cambio: una simple bicicleta, un casco, un par de zapatos les cambian la vida a los niños, les facilita la educación y les genera sueños e ideas”, dijo Ferro.

La gerente resaltó que, a fines de este año, entregarán 1.977 bicicletas y que el objetivo es llegar a toda Colombia. Para cumplir esta meta, destacó, es necesaria la vinculación de todos**. Por lo pronto, se cuenta con el apoyo logístico del Ejército Nacional.

Los pequeños rememoraron otra gran sorpresa que tuvo la entrega: la presencia del ciclista profesional Esteban Chaves, subcampeón del Giro de Italia y tercer lugar de la Vuelta a España.

Al bogotano no lo esperaban. Al verlo, no creían que fuera él, pero poco a poco la incredulidad perdió fuerza y el grito “Chavito”, “Chavito” se hizo repetitivo. El deportista, como es costumbre, mostró su mejor cara: la simpatía y la sencillez.

“Es muy bonita esta iniciativa. Que los niños vengan en bicicleta a estudiar es buenísimo, pues el estudio es muy importante (...). Aprenderán con las bicis la responsabilidad, la perseverancia, la fuerza, el trabajo en equipo”, manifestó el popular deportista.

Todas esas memorias incrementan la felicidad de Carol y sus amiguitos, quienes llegan a la sede de Siguineque del Diego de Torres. Esta vez solo fueron 20 minutos de trayecto y sus energías están intactas. Matemáticas, inglés, artística y español, las materias favoritas de este grupo de niños, los esperan.

rtyhfgh

El ciclista Esteban Chaves estuvo en la entrega de las bicicletas. Juan Diego Buitrago / EL TIEMPO

Foto:

La escuela es una casa amarilla de una planta. Tiene dos baños, uno para niños y otro para niñas, hay dos salones en uso, en el que se juntan varios grados. También hay un quiosco digital, que cuenta con ocho tabletas, cuatro computadores de escritorio y nueve portátiles. Hay un cuarto para guardar juegos y balones y una cancha de cemento para practicar baloncesto y fútbol.

La jornada de estudio es de 7 a. m. a 1 p. m. Los padres de familia dan una cuota mensual de 8.000 pesos para que sus hijos reciban un refrigerio (agua de panela, leche, jugo o chocolate con galleta, arepa o empanada), a las 9 a. m., y un almuerzo (carbohidrato, verdura, fruta, jugo natural, arroz y plátano yuca o papa), a las 11:15 a. m.

Las profesoras Cárdenas y Ortega están pendientes de la llegada de los niños. Ellas no se cambian por nadie. Están muy contentas con la ayuda, pero no olvidan el compromiso que tienen: las bicicletas son propiedad del colegio, que se las presta a los alumnos para su movilización y es el encargado de hacerles mantenimiento. Asimismo, tenían que hacer algo por la comunidad y deberán realizar una huerta escolar para ayudar con la alimentación para los niños.

“Esto les ayudará a llegar a tiempo. También es una motivación para seguir adelante. Si veníamos bien, la historia después de las bicicletas debe ser mucho mejor”, sentenció la profe Ortega.

La jornada llega a su fin y Carol, quien quiere ser futbolista cuando sea grande, regresa a su hogar. No demora como solía hacerlo y el orgullo es la nueva carta de presentación de sus padres.

“Queremos que salgan adelante, que no se queden como uno en el campo. Hasta donde podamos, las ayudaremos para que tengan una carrera”, afirmó Leidy, la mamá.

CAMILO HERNÁNDEZ
Enviado especial EL TIEMPO*
* Invitación del Centro Comercial Andino.
** Más detalles en la web: http://acompanamealaescuela.com/

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA