Campesinos se oponen a la delimitación del páramo Almorzadero

Campesinos se oponen a la delimitación del páramo Almorzadero

La regulación de este ecosistema compromete territorios de tres municipios de Norte de Santander.

Panorámica del páramo Almorzadero

En Norte de Santander, este páramo tiene una extensión de 50.465 hectáreas y abarca los territorios de cinco municipios.

Foto:

Cortesía de Corponor

03 de agosto 2017 , 10:25 a.m.

En los últimos meses, la tranquilidad que caracterizaba las calles y parques del municipio de Chitagá, en Norte de Santander, se ha visto sacudida por la inquietud que ha despertado entre sus 11.000 habitantes el anuncio del Ministerio de Ambiente de trazar un límite invisible en los 2.900 metros sobre el nivel del mar para salvaguardar la riqueza hídrica del páramo Almorzadero.

Por las implicaciones económicas que esta regulación podría generar en 1.000 familias productoras de papa, una delegación de esta localidad nortesantandereana viajó el miércoles para presentar en la Comisión Quinta del Senado las razones formuladas por sus campesinos para oponerse al proceso de blindar este ecosistema en 33 de las 43 veredas de su jurisdicción, así como en territorios de los municipios de Silos, Motiscua y Labateca.

Esta normativa prohíbe el uso de la siembra de cultivos, lo que podría generar desplazamiento de familias de gran tradición agrícola y productora

Durante la intervención, los labriegos aclararon que su posición no desconoce la importancia de estas acciones emprendidas por el Gobierno Nacional para conservar un área de las 50.465 hectáreas que se extienden en esta región del país.

Sin embargo, ellos manifestaron que su temor radica en el efecto negativo que el nuevo marco regulatorio de la delimitación, basado en la ley 1753 del Plan Nacional de Desarrollo, pueda suscitar en la producción agrícola, de cuya actividad económica depende de su sustento diario.

“Esta normativa prohíbe el uso de la siembra de cultivos, lo que podría generar un desplazamiento de muchas familias de tradición agrícola y productora. Lo que queremos es que se abran los canales de diálogo y que se revisen las coordenadas del límite de la delimitación para que no afecte a los campesinos, quienes siempre han protegido sus territorios”, indicó Orlando Fuentes Solano, un líder campesino que cultiva papa, frutas y hortalizas en un predio de 40 hectáreas.

El labriego también añadió que los estudios técnicos adelantados por el Instituto Alexander von Humboldt en las 4.000 hectáreas del páramo, que están destinadas a la actividad agropecuaria, no se concertaron con la población, lo que acentuó el distanciamiento entre la comunidad y el Ministerio de Ambiente.

No obstante, durante este proceso de diálogo, la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) ofreció un acompañamiento técnico a la entidad del orden nacional, que ha consistido en establecer puentes de interlocución entre las preocupaciones del campesinado y la conservación de este ecosistema, cuyos 46 humedales surten el agua a los ríos Chitagá y Cubogón, principales afluentes del río Arauca.

Se han hecho algunas sugerencias encaminadas a tener claridad de las áreas a delimitar, con trazos especiales para respetar las zonas con desarrollo agrícola

En este sentido, voceros de Corponor admitieron que las jornadas de discusión en torno a este tema no han sido fáciles y que los lineamientos de conservación del páramo no pueden ir en contravía de la tradición agrícola de estas familias, porque podría desatar un clima de incertidumbre económico y social en Chitagá.

“Nosotros consideramos que esos ecosistemas deben ser protegidos con unas severas medidas de conservación, porque de ellos se desprende el agua y el desarrollo económico de gran parte del departamento. Sin embargo, también hemos hecho algunas sugerencias encaminadas a tener claridad de las áreas a delimitar, con trazos especiales para respetar las zonas con desarrollo agrícola”, explicó Sandra Milena Gómez Peñaranda, subdirectora de Recursos Naturales de Corponor.

Reuniones de Corponor en Chitagá

El director de Corponor, Gregorio Angarita, ha promovido espacios de diálogo en torno a la disputa entre comunidades y Gobierno Nacional por la delimitación del páramo Almorzadero.

Foto:

Cortesía de Corponor

Esta funcionaria reconoció que el nivel de conservación de este complejo ambiental es alto, gracias a la consciencia que han demostrado los campesinos en torno a la protección de sus suelos como prenda de garantía de una buena cosecha. 

Entretanto, para la próxima semana se tiene prevista una nueva jornada de diálogo entre funcionarios del MinAmbiente y líderes campesinos de esta población nortesantandereana, para definir si trazar la línea de conservación en los 2.900 metros sobre el nivel del mar , como lo propone MinAmbiente, o en los 3.900, como insisten los labriegos.

CÚCUTA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA