La cosecha de café y su precio, de lo dulce a lo amargo

La cosecha de café y su precio, de lo dulce a lo amargo

De la cereza a la taza, muchas manos esperan, con los precios actuales, recuperarse de años duros.

fg

Recolectores en Chinchiná reportaron que les pagaron entre 450 y 600 pesos por kilo en la cosecha.

Foto:

Jonh Jairo Bonilla

28 de noviembre 2016 , 11:12 p.m.

No solo por su proceso de cereza dulce a grano amargo es que el café cambia, sino también por el largo recorrido y las diferentes manos que lo acogen.

Desde su rojo comienzo, el café es pagado en la recolección a un precio de 450 a 600 pesos por kilogramo, lo que equivale a entre 14 y 19 centavos de dólar, según reportan trabajadores en una finca de Chinchiná, Caldas.

Hasta este punto, el precio es sostenible. Deja ganancias para los cultivadores, aunque no tantas para los recolectores.

Luego empieza un trabajo de lavado y secado del grano, que tarda entre una y dos semanas. La cosecha que ya termina ha permitido mantener las ganancias porque ha coincidido con un alza histórica de los precios del grano en el mercado internacional.

La carga incluso ha pasado del millón de pesos. El viernes, en el mentado municipio, se pagaban los 125 kilos a 995.375 pesos, es decir, cada uno a 2,5 dólares.

rtyhfgh

Foto: Jonh Jairo Bonilla

Foto:

El giro amargo para el cultivador aparece al pagar por el transporte y otros gastos. Esto, sin contar las deudas pendientes del fuerte verano del año pasado y otras cosechas menos exitosas. Para recuperar las pérdidas que dejaron esas vacas flacas, la apuesta es a que el millón se mantenga siquiera durante los primeros meses de 2017.

Los compradores de las cooperativas hacen luego el proceso de selección y almacenamiento. La contratación de expertos en café les genera costos. Pero también deja ganancias, por su contribución a que el café colombiano mantenga su categoría en el mundo.

Luego vendrán los pagos de puertos y transportes para que un catalán pague 1,2 euros (1,27 dólares, 4.025 pesos) por una taza de lo que en Colombia se llama un tinto, en un café de la avenida Plan del Vinyet de San Cugat del Vallés, España.

La próxima vez que disfrute una, aunque no sea más allá de las fronteras, piense en todas las manos que viven de esa cereza dulce y la transforman en grano oscuro y, luego, en bebida amarga.

JONH JAIRO BONILLA
Para EL TIEMPO
MANIZALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA