Concepto de la ONU sobre afectación por derrame en Lisama no cayó bien

Concepto de la ONU sobre afectación por derrame en Lisama no cayó bien

Señala que evento por falla de pozo en zona rural de Barrancabermeja fue de impacto ambiental medio.

limpieza Ecopetrol

En los cuerpos de agua se ha realizado el barrido del hidrocarburo de las márgenes con la aplicación de desengrasante y un encapsulador.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

10 de julio 2018 , 07:48 a.m.

Un sinsabor dejaron entre las comunidades y autoridades de Santander los resultados entregados en un informe presentado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el estudio de afectación realizado por el organismo en la zona afectada por el derrame de crudo tras fallas en el pozo Lisama 158 de Ecopetrol, ubicado en el corregimiento La Fortuna, en zona rural de Barrancabermeja (Santander).

Y es que de acuerdo con Juan Carlos Bello, coordinador del programa de ONU Ambiente en Colombia, comparativamente con otros derrames en el país, el evento registrado en marzo pasado, por su nivel de impacto estrictamente ambiental fue considerado de tipo medio o medio bajo.

“Cuando los expertos ponen en el informe ese nivel de impacto, lo que están diciendo es que no es una afectación de gran escala, o que no se pueda recuperar o que requiera mucho esfuerzo para ser recuperada”, dijo Bello.

Como hallazgos dentro del estudio, la ONU resaltó que la cantidad más probable de crudo derramado fue entre 400 y 450 barriles.

Según el reporte, desde el punto de vista estrictamente técnico se considera que el ambiente se va a recuperar de manera natural y que las operaciones de limpieza de Ecopetrol fueron las adecuadas.

“Los expertos lo que presentan en el reporte es que se esperaría que en el lapso de un año la afectación visible o que pueda tener algún impacto ecosistémico haya desaparecido”, explicó el coordinador del programa de ONU Ambiente.

Las comunidades de la zona afectada se mostraron inconformes frente a las consideraciones presentadas en el reporte.

"La ONU se rajó con ese informe, no llenó las expectativas de una comunidad que estaba pendiente de esos resultados que eran fundamentales para el futuro de lo que Ecopetrol y las autoridades pudieran definir. Encontramos un informe pobre, que recogió cifras un mes después del evento ocurrido con el pozo", dijo Carlos Moreno, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento La Fortuna.

La ONU se rajó con ese informe, no llenó las expectativas de una comunidad que estaba pendiente de los resultados

El líder comunal añadió que el informe minimizó el impacto del evento, algo que termina siendo favorable para Ecopetrol, pero no para las comunidades, pues no se estimó la afectación que generó en ellas.

"Es como si la ONU avalara lo que ha dicho Ecopetrol todo el tiempo, eso nos tiene muy indignados. Realmente uno pierde la confianza en esas autoridades que dicen ser imparciales", precisó Moreno.

Por su parte, el gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, indicó que debe darse una compensación ambiental por parte de Ecopetrol traducida en reforestación y repoblamiento de las fuentes de agua afectadas, como las quebradas Caño Muerto y la Lizama.

“Tengo una preocupación enorme. Debe haber una compensación de Ecopetrol y hasta ahora lo único que se ha hecho es restablecer la operación (…) Ecopetrol, como mínimo, debe hacer una reforestación con especies nativas de árboles y obviamente un repoblamiento de la fauna de ese ecosistema. Dicen que las cicatrices terminan sanando, pero qué tal si somos responsables con el amibiente y le damos un empujón”, dijo el mandatario.

El ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, resaltó que la apreciación en el informe de la ONU hace la comparación conforme al volumen del crudo derramado durante el evento.

“Lo que dice el informe es que el nivel fue medio cuando se compara por el volumen. Hay unas metodologías internacionales para comparar la capacidad de carga de un ecosistema y lo de los derrames. Ellos con esos ejercicios, que los hacen por todo el mundo, determinaron que el impacto en el ecosistema fue medio por los cerca de 500 barriles que se derramaron”, precisó el funcionario.

Según Murillo, en su informe la organización internacional plantea que “hubo un impacto visual muy alto, pero también han dicho es que esos ecosistemas tropicales en esa área tienen una capacidad muy alta de auto remediación”.

Sin embargo, el Ministro señaló que si bien se considera que los trabajos adicionales de restauración que se adelantan ayudarían a que los ecosistemas afectados puedan volver a su estado natural en uno o dos años, a la final ese proceso llevará cerca de 10 años.

BUCARAMANGA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.