69 niños muertos por hambre en La Guajira

69 niños muertos por hambre en La Guajira

Las prácticas culturales y falta de servicios básicos aún pesan en la desnutrición de los menores.

fg

El viernes, la FAC transportó a dos niños wayús, de 1 y 3 años, del hospital de Nazareth a La Guajira. Uno de ellos está grave.

Foto:

Fuerza Aérea

06 de noviembre 2016 , 01:30 a.m.

A pesar de la intervención del Gobierno en La Guajira, los niños indígenas de este departamento se siguen muriendo por desnutrición. En el 2014, el Instituto Nacional de Salud reportó 48 menores de edad muertos por esta causa; el año pasado fueron 37, y en el 2016 ya van 69.

La última muerte ocurrió el jueves. El niño tenía un año, pertenecía a la comunidad Plan Bonito, zona rural de Riohacha, y su padre no dejó que fuera trasladado a un centro de salud.

(Infografía: Las cifras del drama en La Guajira)

Y el viernes, dos pequeños wayús, de 1 y 3 años y con problemas de desnutrición, fueron llevados en helicóptero del hospital de Nazareth (alta Guajira) a Riohacha, para recibir atención en un centro de alta complejidad. Uno de ellos está en peligro de muerte.

“Esto tiene como problema de base la falta de agua, de alimentos, de fuentes de ingresos y el tema cultural”, dice el líder wayú Javier Rojas, quien le pidió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que ordenara medidas cautelares (concedidas en diciembre del año pasado), que obligan al Estado a buscar soluciones al grave problema de desnutrición que afecta a la comunidad wayú, que representa el 44,9 por ciento de la población de La Guajira: unas 400.000 personas.

Para enfrentar esta crisis, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) ha invertido más de 68.000 millones de pesos en la perforación de 63 pozos profundos, y se han repartido 562 millones de litros de agua en carrotanques. Igualmente, se han instalado 20 plantas potabilizadoras, 45 aerodesalinizadores y 457 tanques de almacenamiento, y se han construido 104 jagüeyes.

A esto se suman diversas iniciativas oficiales y privadas que han enviado toneladas de comida a este departamento. Y el Gobierno implementó desde febrero un modelo integral de atención que consiste en 17 equipos conformados por médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería, nutricionistas y traductores de la lengua indígena. Eso ha permitido que la atención médica se desplace a las zonas de la alta Guajira, para que las familias asentadas allí puedan ser apoyadas en su lugar de residencia.

(Lea: Van 41 niños muertos por desnutrición en La Guajira)

Gracias a esa iniciativa, se ha atendido oportunamente a 1.300 niños con desnutrición aguda este año. Pero el gran problema es que al regresar a su casa, en las rancherías del desierto, los pequeños no tienen garantizada una buena alimentación, por la crisis económica que atraviesan estas comunidades debido a la falta de cultivos.

Para el líder indígena Rojas, uno de los casos que ejemplifican la compleja situación es el de Martha Epiayú, de 34 años, quien murió a comienzos de este año por desnutrición y dejó huérfanos a cuatro niños, entre los 2 y los 11 años, ahora bajo el cuidado de sus abuelos, en una zona sin agua de Manaure.

El 17 de octubre, uno de esos niños, de 3 años, murió por desnutrición. Los tres que sobreviven presentan problemas graves y sus abuelos no tienen cómo alimentarlos. Por sus edades, según Rojas, solo un menor hace parte de los programas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Cada miércoles le dan una mazamorra y una galleta, y mensualmente le entregan un kilo de arroz, una libra de azúcar, una panela, tres latas de atún, un paquete de espaguetis y una harina. Pero sus abuelos dicen: “¿cómo le vamos a dar solo a él, si acá tiene dos hermanos más?”. Así, el mercado de un mes dura dos días.

El antropólogo guajiro Otto Vergara dice que el tema de la hambruna en los wayús es histórico, y que viene agudizándose desde el siglo XIX por la sequía y la pérdida de territorio.

Por esto, la secretaria departamental de Asuntos Indígenas, Margarita Pimienta, plantea que se deben buscar soluciones estructurales, sobre todo, a la falta de acceso a los recursos con los que podrían comprar alimentos. Así mismo, reconoce que los niños seguirán muriendo, porque las comunidades están dispersas en un vasto territorio, su georeferenciación no es completa (hay más de 10.000 rancherías) y el acceso a ellas se hace más difícil en el invierno.

A todo esto se suma el hecho de que los padres en muchas ocasiones se oponen a que sus hijos sean tratados en hospitales, lo cual tiene dos explicaciones. La primera es económica: porque si no tienen para comer en su comunidad, mucho menos para trasladarse a otro lugar, y pagar allí comida y alojamiento, a la vez que tienen que seguir respondiendo por los que quedaron en la ranchería.

(Además: Denuncian que padres de niños wayú desnutridos no permiten atención)

También hay un tema cultural. “Debemos reconocer lo traumático que puede resultar para nuestros indígenas acudir a las instituciones de salud”, asegura Spencer Rivadeneira, pediatra y secretario de Salud de Riohacha, al comentar el choque que supone para la mayoría de ellos los métodos y prácticas de la medicina occidental, que en muchas ocasiones pueden vulnerar sus costumbres y tradiciones. Además, muchos ni siquiera hablan español y en los hospitales no suele haber traductores.

Todo explica, en buena parte, por qué esta semana un padre junto con tres familiares sacó a una bebé de 15 meses de un centro de recuperación nutricional en Riohacha, tras trepar por un portón de más de 3 metros de altura.

ELIANA MEJÍA O.
Para el TIEMPO
Riohacha

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA