Carlos Daniel nadó contra su trastorno e hizo historia en Brasil

Carlos Daniel nadó contra su trastorno e hizo historia en Brasil

El ganador de tres medallas en los Juegos Paralímpicos superó el matoneo por su baja estatura.

fg

Carlos Serrano entrena todas las tardes en la piscina olímpica de la Unidad Deportiva Alfonso López, en Bucaramanga.

Foto:

Jaime Moreno

07 de octubre 2016 , 03:11 a.m.

Hace tan solo tres años Carlos Daniel Serrano Zárate aprendió a nadar. En sus primeros años de vida disfrutaba en el agua sin poder dar brazadas. Pasaba horas intentando flotar en los límites de los ríos y piscinas hasta que su mamá le pagó un curso vacacional de natación.

Sandra Zárate, madre del deportista que en los pasados Juegos Paralímpicos de Brasil fue el atleta colombiano más destacado al ganar tres medallas (oro, plata y bronce en diferentes pruebas), había buscado en el fútbol, el karate y la gimnasia el deporte apto para que su hijo liberara la energía que de niño manifestaba con su inquietud.

El único hijo de una humilde pareja bumanguesa (la mamá trabaja en una fábrica de calzado y el papá transporta mercancía) soportó desde sus primeros años el matoneo al que era sometido en el jardín y la escuela por su baja estatura, pues sufre de acondroplasia, un trastorno de crecimiento óseo que causa enanismo y que a sus 18 años, su edad actual, le disminuyó su estatura a 1,43 metros.

“Los niños lo miraban mucho y se medían al lado de él preguntándole por qué tan pequeño. Le hacían toda clase de comentarios, pero sus papás todo el tiempo le insistíamos que podía hacer exactamente lo mismo que sus amigos. Cuando se sentía afectado por los comentarios que le hacían, siempre le inculcábamos el autoestima porque somos una familia feliz y eso se refleja en su personalidad”, dijo la madre orgullosa.

rtyhfgh

Carlos Daniel sufre de sufre de acondroplasia. Jaime Moreno, para EL TIEMPO

Foto:

Desde corta edad el campeón supo de su condición de discapacidad y con sus amigos y familiares solía comparar su estatura. Carlos recuerda que “se burlaban de mí. La familia de mi mamá tiene talla baja, pero ninguno salió como yo…Me dada rabia no crecer”.

Su madre lo veía llorando y decidió llevarlo al médico a los ocho años de edad para que le aplicaran hormonas de crecimiento por un año, pero, al no haber resultados, suspendieron el tratamiento.

Cinco años después, cuando inicio su práctica de natación, surtió efecto el tratamiento y creció unos cuantos centímetros. En diciembre del 2013, Carlos Daniel ingresó a un curso de natación en Bucaramanga y, tras 15 clases, su instructor, Luis Carlos Calderón, lo invitó a que siguiera en las piscinas al comprobar las buenas condiciones que tenía.

“El último día de clase un instructor me vio y me dijo que me invitaba a seguir nadando, que era gratis, y con la emoción de ir yo acepté. Todos los días en las piscinas olímpicas ¿quién iba a decir que no?. Pues ahí comenzó mi proceso”, manifiesta el nadador, quien se convirtió en el primer atleta paralímpico del país que en unos Juegos gana tres medallas.

Venció sus temores

El nadador asegura que desde que conoció el deporte empezó a sentirse mejor consigo mismo y olvidó sus inseguridades.

Como lo aclara él mismo, el deporte lo hizo sentirse más seguro y cómodo consigo mismo, y explica: “Cuando conocí la disciplina, a otros personas con la misma discapacidad, o gente con menores capacidades que uno, se veían más contentos. Entonces me pregunté por qué estaba sintiéndome así, si yo soy mejor en algunas cosas y recapacité”.

Carlos Daniel era uno de los favoritos en las justas de Río de Janeiro, pues en abril pasado fue declarado por el Comité Paraolímpico Internacional como el mejor deportista paraolímpico del mundo gracias a sus logros deportivos y el apoyo de sus seguidores.

A pesar de su corta edad, ha obtenido siete medallas de oro en su carrera como nadador, sin contar las obtenidas en Río: una en el Mundial de Natación Paraolímpica, en Glasgow (Escocia) en 2015; dos en los Open Internacional de Medellín y Bucaramanga, en 2014, y cuatro en los Juegos Parapanamericanos Juveniles de Argentina, en 2013.

rtyhfgh

Ha obtenido siete medallas de oro en su carrera como nadador, sin contar las obtenidas en Río. Archivo EL TIEMPO

Foto:

El nadador terminó su participación en las competencias de natación en Brasil llevándose una medalla de oro en los 100 metros pecho SB7, una presea de bronce en los 50 metros libres S7, una más de plata en 100 metros y tres cuartos lugares en otras competencias.

El deportista, quien batió en Río el record mundial en los 100 metros pecho, con 1 min 12 s 50 centésimas, cumplió su meta de conservar su liderato orbital y superar su marca de tiempo en la misma modalidad en el Mundial de Natación Paraolímpica de Glasgow (Escocia), en 2015.

El joven vive agradecido con sus padres, Sandra Milena Zárate y Jairo Serrano Díaz, quienes lo han apoyado, motivado y hasta lo regañaron cuando en un entrenamiento, por el cansancio, decidió rendirse.

Reconoce que su compañero de liga, Moisés Fuentes García, medallista en los últimos tres Juegos Paralímpicos, y su entrenador, lo hicieron cambiar de camino y lo ‘engrandecieron’ como persona.

Su esfuerzo y preparación le ha costado lágrimas, vómitos y dolor muscular, pero no desfallece para seguir esforzándose porque como dice su instructor “en los entrenamientos se ganan las medallas y en las competencias se recogen”.

BUCARAMANGA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA