Memoria oral y paz en las fiestas de La Boquilla

Memoria oral y paz en las fiestas de La Boquilla

Este jueves comienzan las fiestas en el balneario más hermoso de Cartagena. 

Memoria oral y paz en las fiestas de La Boquilla

Las fiestas de los pescadores de La Boquilla se realizan desde hace más de un siglo.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

20 de junio 2017 , 11:59 a.m.

Hace más de un siglo, cuando La Boquilla aún era pueblo, y no el corregimiento turístico insigne de Cartagena, hubo un conflicto de fe entre sus habitantes.

Las fiestas del pueblo siempre se celebraban el 2 de febrero con su patrona insigne, la Virgen de la Candelaria.

Pero una parte de la comunidad pedía que dichas fiestas se celebraran el 25 de noviembre, día en que se fundó La Boquilla.

Para llegar a un consenso, los pobladores reunieron recursos y enviaron la vetusta escultura en madera que adoraban de su patrona para que fuera restaurada por expertos en el centro del país.

Días después, cuando la encomienda volvió al pueblo, para sorpresa de todos, lo que regresó fue una escultura de San Juan Bautista y no la Virgen de la Candelaria, patrona de los cartageneros.

Casi hay sangre, de no ser por el párroco local, quien les advirtió que el pueblo que rechazará a un santo sería maldito.

“Así nacieron las fiestas del Pescador de La Boquilla, pues San Juan Bautista es el patrono de los pescadores y se celebran a partir del 22 de junio, porque siempre fue la época de mejor pesca y abundancia”, recuerda Diana Patricia Barbosa Malambo, secretaria del comité de fiestas de La Boquilla.

“Este año el lema es ‘La Boquilla no es como la pinta ayúdenos a colorearla’, porque queremos cambiar la imagen que algunas personas tiene de nuestro pueblo, y para ello contamos con todo el apoyo y sabiduría de nuestros adultos mayores, porque el objetivo es recuperar las tradiciones boquilleras”, señala Ercilia Jaraba, tesorera del comité festivo.

Los Tambores de Cabildo


Un bello ejemplo de cómo las tradiciones sí hallan campo fértil en los niños, es el grupo ‘Tambores de Cabildo’, que liderados por el cartagenero Rafael Ramos, desde hace ocho años exaltan las danzas y cantos tradicionales del pueblo boquillero.

“Estos niños tienen claro el sentido de pertenencia y el valor de las raíces ancestrales... eso los hace un poco más fuertes”, dice Ramos, fervoroso impulsor de las fiestas.

El baño de San Juan


“Este año se celebran las fiestas número 173 con el objetivo de reivindicar a las tradiciones heredadas por nuestros abuelos y con la ayuda del cabildo de tambores que trabaja por rescatar e inculcar en los niños esas hermosas tradiciones”, suma Diana Barbosa.

Y dos de esas tradiciones ancestrales se llevarán a cabo precisamente el próximo sábado 24.

“Ese día iniciaremos la jornada con una alborada fandanguera y el mítico baño de San Juan: a las tres de la mañana la gente se levanta al llamado de las tamboras desde el campo de sóftbol. Allí todos nos concentraremos para bailar fandango. Vamos a preparar café en leña, como a la antigua, y los vamos a servir en totumos para toda la gente. A las seis de la mañana todos los vamos para el mar para el baño de San Juan. Esta era una tradición muy importante, porque las familias salían a esperar a los pescadores que llegaban con todo el fruto de su trabajo”, narra Barbosa, una psicóloga, orgullosa de sus raíces boquilleras.

En horas de la tarde partirá la procesión por las calles del pueblo. Decenas de niñas vestidas de ángeles escoltarán la imagen de San Juan Bautista al sonido de tamboras y alegría.

Un evento esperado es la rueda de los abuelos, un encuentro en el cual, los más sabios boquilleros hablarán de las más íntimas tradiciones del pueblo y la historia de las fiestas.

Tarde de playa, sol y tranquilidad

En realidad, La Boquilla no es como la pinta la prensa y los comentarios negativos.

Por ejemplo, este fin de semana sus playas estuvieron llenas turistas que llegaron a disfrutar del mejor balneario de Cartagena. Se espera que en esta temporada de fin de año miles de viajeros, extranjeros y nacionales, lleguen de todas las regiones del país

“Los restaurantes unificamos precios, la gente puede estar segura que en La Boquilla van a estar como en casa”, señaló Ángel Puerta, del restaurante Dónde Ángel, en el que se disfruta una exquisita bandeja del mar para cuatro personas por 60 mil pesos.

John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA