Cada mes hay menos de diez matrimonios gais en el país

Cada mes hay menos de diez matrimonios gais en el país

La cifra es baja si se compara con otros lugares del mundo, ¿es normal o asunto de discriminación?

fg

La aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en Colombia se registró el 7 de abril de este año.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

23 de octubre 2016 , 01:29 a.m.

Más de seis meses después de que la Corte Suprema de Justicia sancionara la sentencia SU-214 del 2016, en la que se aprobó el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo en Colombia, se han registrado apenas 47 de estas uniones en el país. La cifra es pequeña si se compara con otros países en los que la aprobación se dio antes.

Holanda, por ejemplo, dio luz verde en abril del 2001 y se convirtió en el primer país en permitir a gais y lesbianas casarse en ceremonias civiles y adoptar niños.

Para el 2005, el país europeo registraba 6.600 matrimonios, una cifra que representa hasta 137 bodas cada mes durante los cuatro años que siguieron a dicha aprobación.

Argentina, por su parte, fue el primer país latinoamericano en legalizar sobre el tema el 15 de julio del 2010; para el 15 de julio del 2015, la Federación Argentina LGBT registró el casamiento de 9.423 parejas, unas 157 cada mes.

En Colombia, de los 47 matrimonios registrados desde el 7 de abril, 11 se han realizado en Cundinamarca; diez en el Valle del Cauca; cinco en Antioquia y Risaralda; cuatro en Quindío; dos en Santander, Atlántico y Magdalena; y uno en Tolima, Caquetá, Huila, Cesar, Norte de Santander y Meta.

En el exterior se han celebrado cuatro matrimonios, según información entregada por consulados.

La pregunta que surge de estos datos es si en Colombia el poco flujo de matrimonios se debe a un asunto de discriminación contra este sector de la sociedad.

(Además: Primer registro en Colombia de matrimonio gay celebrado en el exterior)

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, sostiene que no se trata de una obligación para las parejas casarse después de dicha aprobación, por lo que, para ella, la cifra de matrimonios registrados no devela un problema. “Eso no es una obligación; por lo regular lo que más se utiliza es la unión marital de hecho, el matrimonio civil se da menos. No se luchó por una figura legal, sino por un derecho a la igualdad de quien decida optar por el matrimonio civil. Ahora, esa disputa seguramente incidió en que las parejas se quedaran con la unión marital de hecho, para prevenirse problemas, pero las cifras no dicen nada”, asegura Sánchez.

La Unión Colegiada del Notariado de Colombia confirma que hasta el momento no se ha presentado ninguna queja o reclamo por parte de las parejas que han querido contraer matrimonio en algunas de las 907 notarías que existen en el país. “La expectativa de matrimonios entre parejas del mismo sexo fue muy alta. Se tuvo la sensación de que iban a llegar en masa, pero la verdad es que no se dio tal situación, y los matrimonios que se han tenido que registrar se han hecho de la manera en que se hacen todos los matrimonios. Anteriormente, no lo podíamos hacer porque la función notarial está completamente regulada”, sostiene Álvaro Rojas, presidente de la Unión Colegiada.

Rojas agrega que las 80 uniones solemnes –formalidad aprobada desde el 2007– que se dieron antes de abril de este año y que han sido reconocidas como matrimonios luego de la sentencia de la Corte, no cuentan con los papeles que se deben tener en el momento de solicitar un matrimonio ante un notario. “Esto no representa ningún inconveniente para las parejas y no es que esté proponiendo hacer gravosa la situación de quienes realizaron el primer contrato, solo advierto de su sanidad jurídica”, dice Rojas

(Lea: Nueve respuestas para entender el fallo que avaló el matrimonio gay)

Algunas parejas del mismo sexo consideran que el trámite de validar nuevamente la unión que llevan es un trámite engorroso y de más gastos, teniendo en cuenta que el papeleo no representa algún problema legal para ellos. “Muchos solo argumentan que son ganas del notario de cobrar más”, explica Rojas. Por su parte, desde la Secretaría de Diversidad de Bogotá expresan que el argumento de la discriminación no es tan descabellado si se tienen en cuenta las cifras en distintos escenarios que rodean a la comunidad en Colombia que, según estudios, es un 5 por ciento de la población.

“En los últimos cuatro años, la percepción de ver a un miembro de la comunidad LGBTI como un riesgo ha disminuido de un 20 a un 14 por ciento. Pero en temas como la adopción, la cifra incrementó en favor de que no deberían hacerlo de un 59 a un 59,5 por ciento. Uno puede pensar que no es mucho, pero se sabe que en Colombia persiste una discriminación histórica”, señala Juan Carlos Prieto, quien está al frente de la dependencia.

Otros sectores de esa comunidad dicen que la figura del matrimonio representa exclusivamente un derecho a la igualdad, no una obligación de contraer la unión civil.

“Lo que hemos buscado siempre es una garantía a la igualdad. Les hemos pedido a las parejas que nos notifiquen si se registran problemas, y los notarios y los jueces han sido juiciosos con el tema. Por ahora solo nos llaman o nos escriben para pedirnos asesoría”, anota Luis Felipe Rodríguez, líder de la comunidad LGBTI en Cali y quien interpuso la primera tutela en julio del 2013, que abrió paso a la discusión que concluyó con la aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en Colombia.

Consulados, el foco de las denuncias

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, dice que se han recibido tres quejas de parejas del mismo sexo en el exterior que se presentaron ante los consulados de Canadá y España para contraer matrimonio civil.

“Hay parejas que nos dicen que cuando van a presentarse a los consulados les dicen que no tienen la sentencia de la Corte y que por eso no pueden proceder. Estamos revisando ese tema”, sostiene.

El resto de las denuncias, según Sánchez, se centran en líos que les ponen a algunas parejas para tener una cita pronto y otras trabas en los papeles para casarse.

“No sabemos si es que la Cancillería no ha enviado una notificación, aunque yo vi la comunicación de la Registraduría, y no entiendo por qué no se procede a cumplir con esa orden”, explica.

La Registraduría emitió la orden a los consulados a través de la circular 080 del 18 de mayo, en la cual explica que la sentencia de la Corte Constitucional debe aplicarse tras haber sido sancionada.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA
Redactor de Nación

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA