Manizales reduce la pobreza, pero la salud empeora

Manizales reduce la pobreza, pero la salud empeora

Red de Ciudades Cómo Vamos presentó su informe de calidad de vida para la capital de Caldas.

fg

La cantidad de personas que salió de la pobreza en Manizales el año pasado casi equivale a la población de Chinchiná (Caldas).

Foto:

John Jairo Bonilla

04 de agosto 2016 , 11:48 a.m.

Por más que la percepción indique que el mejor ‘vividero’ del país es Manizales, la ciudad tiene indicadores objetivos en los que le va bien y otros en los que no. (Blog: Manizales, más oportunidades y más participación).

Con base en 220 de esos datos, provenientes de 40 fuentes diferentes y con validación técnica, el programa Manizales Cómo Vamos presentó anoche su informe sobre la calidad de vida en la capital de Caldas, que recoge la evaluación del año pasado.

A la ciudad le fue muy bien en pobreza, desmejoró en salud y, en términos generales, siguió igual en educación, por ejemplo. (También: Las cuatro claves por las que Manizales es la mejor ciudad para vivir).

Se destacó la reducción de la pobreza. Tras la desaceleración de este indicador en 2014, hoy la ciudad tiene la segunda mayor reducción del país, superada solo por Barranquilla. El 11 por ciento de los pobres de Manizales salieron de esa condición el año pasado.

Es también la tercera capital de la Red Cómo Vamos con menos pobreza, con 13,9 por ciento, y la segunda menor en pobreza extrema, con 1,7 por ciento.

La salud tuvo un balance menos positivo. Aunque el embarazo adolescente va en bajada –la fecundidad de mujeres en esta etapa pasó de 52 a 40 por ciento en tres años–, otros puntos dañan el balance.

El más preocupante puede ser la salud mental. La ciudad tiene la tasa de suicidios más alta del país (7,8 por cada cien mil habitantes) y su crecimiento el año pasado fue de 55 por ciento frente a 2014.

Tampoco es halagüeño el resultado en mortalidad infantil. La tasa en menores de un año creció a más del doble: de 4,1 a 9,4 por cada mil nacidos vivos. En menores de cinco años pasó de 6,3 a 9,6. El peso al nacer también desmejoró. La desnutrición infantil, igual.

En cuanto a las causas de muerte en la población general, siguen siendo las mismas de siempre y en muchos casos, previsibles: cardiovasculares, cerebrovasculares, respiratorias y homicidios.

Estos últimos, no obstante la tasa de 21 por cada cien mil habitantes duplica el estándar de la Organización Mundial de la Salud, cayeron 19 por ciento frente a 2014; 41 por ciento, desde 2011 y casi 80 por ciento desde 2002.

“En educación no vemos avances ni retrocesos sustanciales”, dijo la directora del programa, Natalia Escobar Santander. Los resultados siguen siendo preocupantes en calidad: 2 de cada 10 estudiantes de noveno no sabe lo que debe en matemáticas, por ejemplo. “Habrá que seguir trabajando, porque es un tema de largo aliento”, agregó.

No obstante, hubo mejorías en temas de primera infancia, reducción de la deserción escolar, algunos resultados de las pruebas Saber, la educación superior y el índice de calidad que calcula el Ministerio de Educación, a pesar de una reducción en inversión del 8 por ciento.

El empleo, considerado uno de los grandes problemas de la ciudad por sus habitantes, fue uno de los mejores indicadores de la noche. “Nunca habíamos visto una cifra tan bajita”, destacó Escobar. El resultado fue de 8,1 por ciento en el último trimestre. Había más personas buscando trabajo y aún así se redujo frente a 2014 casi un punto porcentual.

Además, bajó la informalidad –que, sin embargo, todavía afecta a 2 de cada 5 ocupados en la ciudad– y mejoró la calidad del empleo.

En cuanto a vivienda, el déficit de la ciudad sigue siendo el más bajo del país, 6 por ciento, y va mejorando. La construcción también aumentó, mientras las variables relativas a cobertura de servicios públicos y calidad del agua se quedaron constantes.

El espacio público aumentó en teoría, de 4,1 a 6,8 metros cuadrados por habitante. Escobar explicó que “subió por una actualización en la medición, pero en la práctica es el mismo desde hace años”.

La calidad del aire, la movilidad, la inflación y el gasto público son otros temas que preocupan. La cultura y la tributación, algunos más de los positivos.

MANIZALES

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA