El artista bolivarense Magín Díaz ganó Premio Nacional de Cultura 2017

El artista bolivarense Magín Díaz ganó Premio Nacional de Cultura 2017

El cantautor de la canción 'Rosa' recibió el reconocimiento por su vida y obra.

Magín Díaz

El Ministerio de Cultura otorgó El Premio Nacional Vida y Obra 2017 al casi inédito compositor y cantante bolivarense Luis Magín Díaz, autor de la canción ‘Rosa’.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

30 de junio 2017 , 11:43 a.m.

El Ministerio de Cultura otorgó El Premio Nacional Vida y Obra 2017 al casi inédito compositor y cantante bolivarense Luis Magín Díaz, autor de la canción ‘Rosa’, que pese a haber sido compuesta hace medio siglo, fue hecha universal por el cantante, también colombiano, Carlos Vives.

Así vive el Premio Nacional de la Cultura 2017. Esta crónica publicada hace un año por el periódico El TIEMPO da cuenta de los días de Magín en su humilde terruño del corregimiento de Gamero, en las faldas de los Montes de María, y de su anónima, gloriosa y parrandera vida. 

Magín Díaz sigue siendo un hombre feliz. Un costeño dicharachero, enamorado y bailador: un ser vital, que tiene ganas de alcanzar el siglo de vida; lleno de candor, ternura, y con la alegría propia de su raza africana.

Ya no bebe ron, y por su garganta, ayer parrandera, solo baja agua mineral o jugo de guanábana; y hace parte de la fiesta solo si está es bajo la luz de sol.

"A las 8 de la noche ya estoy guardado, ya no gusto del trasnocho", dice el viejo Díaz, sentado frente a su humilde casa (aún en obra gris) en el corregimiento de Gamero.

Para afinar sus cuerdas bucales, esas que emiten plegarias sentidas al desamor, a ritmo de bullerengue, chalupa, fandango y cumbia, Díaz chupa montañas de panela en pequeños trozos. Está casi sordo y sus ojos ya ven borroso.

Su cédula de ciudadanía, y dos viejos pasaportes, dicen que nació el 30 de diciembre de 1922, pero sus hijos están seguros que el hombre llegó al mundo en 1916; después, cuando fue cedulado en Cartagena, a comienzos de los años 40, no apareció su registro de nacimiento, por lo que al funcionario de turno le pareció que el muchacho tenia porte veinteañero, y al cálculo le asignó edad.

Magín Díaz es el compositor del éxito musical 'Rosa', interpretado por varios artistas entre ello el samario Carlos Vives, además de un centenar de éxitos más de la música afrocolombiana.

En su último trabajo discográfico, titulado 'El Orisha de la Rosa', interpreta 18 canciones al lado de grandes artistas, como Petrona Martínez, Toto La Momposina, el mismo Carlos Vives, Mayte Montero, Monsieur Periné, Sistema Solar, Li Saumet -de Bomba Estéreo- y decenas de artistas más entre nacionales, y varios internacionales incluidos, como el guitarrista Dizzy Mandjeku, de República del Congo, Nani Castle y Chango Spasiuk.

Comencé a los 12 años tocando el tambor chiquito. A la gente le gustaba esa actitud y salí a tocar con el Sexteto de Gamero, ahí se me fueron varios años

Ante cualquier pregunta, su respuesta es el resultado de una larga reflexión: para buscar en los recuerdos hace un largo viaje en el tiempo y clasifica si aquella canción la compuso en el ingenio azucarero a donde siendo aún niño mezclaba la melaza bajo el inclemente sol, y donde conoció el Son Cubano; o si tal vez la tarareó por primera vez en Caracas o Maracaibo, donde vivió con impertinencia y furor sus años de juventud errante. Luego regresa al presente, a Gamero, su pueblo natal en el municipio de Mahates (Bolívar), donde descansa en una silla color blanco hecha en mimbre, engulle su pedazo de panela y ríe.

Luego repasa con palabras serenas. "Comencé a los 12 años tocando el tambor chiquito. A la gente le gustaba esa actitud y salí a tocar con el Sexteto de Gamero, ahí se me fueron varios años", recuerda Magín, que vuelve y remata con una sonrisa irónica, cómo queriendo decir que, pese a los años duros y la incertidumbre, triunfó, fue feliz y libre.

Con el Sexteto de Gamero conquistó el Caribe y la agrupación era invitada de honor a todos los carnavales.

"Cómo todos los juglares, Magín fue un ser inquieto, un buscador de ritmos y de oportunidades, y así recorrió Venezuela, donde pasó gran parte de sus juventud, en una época dorada de la música", explica Luis Jerez, músico e investigador de la música de las sabanas de Bolívar.

Cómo todos los juglares, Magín fue un ser inquieto, un buscador de ritmos y de oportunidades

Pero hay un tema en el cual es experto el nonagenario artista y sobre el cual no tiene dudas:

-Maestro Magín, ¿Qué diferencia hay entre los ritmos musicales del bullerengue y la chalupa?

"El bullerengue es lento y su canto es un lamento, la chalupa es rápida y alegrona", responde el rey de estos dos ritmos, quien sobresalió en la escena musical cuando las reinas de estos géneros eran Irene Martínez, 'La Niña' Emilia Herrera (famosa por interpretar la canción El Coroncoro) y Marta Herrera, las tres, insignes cantadoras de herencia africana.

Precisamente junto a estas tres intérpretes, Díaz integró una de las agrupaciones más importantes de la música negra en el siglo XX: Los Soneros de Gamero, con la cual grabó tres de discos, bajo los sellos discográficos más importantes de la época dorada de la música del Caribe.

El Festival Centro anuncia su cartel del 2017

El juglar Magín Díaz se presentará el 22 de enero.

Foto:

YOMAIRA GRANDETT

"Conformé la agrupación en el año de 1968 y tomé como base a los mejores cantadores de Gamero, un grupo que rescatara las tradiciones de la música africana. Tuvimos grandes éxitos como 'El Lobo', 'Hola la la', 'María Julio', 'Por el Norte y por el sur', canciones que grabamos para el sello Fono Bosa", recuerda Wady Badrán, fundador y director de los Soneros de Gamero.

Magín vuelve a cantar

Como en sus años mozos, el 2 de agosto de 2015 el viejo Díaz empacó de nuevo maletas y emprendió un nuevo viaje. Esta vez lo esperaba el glamuroso Teatro Colón de Bogotá, que colmado de público se rindió a los pies del intérprete de la música negra.

"Contentas estaban todas esas cachacas, y contento yo con mi cantar", señala el maestro Díaz, que va soltando versos en medio de su hablar.

Contentas estaban todas esas cachacas, y contento yo con mi cantar

Luego se encerró en los estudios de grabación de la Universidad Javeriana y, durante siete días, grabó 18 de sus más grandes éxitos, al lado de intérpretes de las nuevas generaciones, a quienes influenció. Muchos de ellos lo habían escuchado, pero nunca lo habían visto.

El resultado fue 'El Orisha de la Rosa', un disco que tuvo la dirección de arte de Claudio Roncoli.

No obstante, Magín sigue viviendo humildemente. Su casa, que solo pudo levantar a medias hace ocho años, sigue en obra gris.

El premio obedece a sus invaluables y universales aportes al patrimonio cultural de la Nación

"Los dedos de los pies me duelen a veces porque las uñas crecen hacia dentro", dice.
Nunca aprendió a escribir y confiesa que solo sabe hacer algunos garabatos, por ello muchas de sus composiciones aparecen a nombre de otros artistas.

Hasta diciembre del año 2015 recibía una pensión de Sayco Acinpro por 350 mil pesos mensuales que llegaba tardía, a veces solo con 280 mil pesos, dice su familia. A partir de enero de 2016 la mesada aumentó a 750 mil pesos.

“El premio obedece a sus invaluables y universales aportes al patrimonio cultural de la Nación y como expresión de la diversidad étnica de las poblaciones que desde la provincia enriquecen la identidad musical de Colombia. Para el jurado es importante darle visibilidad y reconocer el impacto que ha tenido la creación de este extraordinario artista desde el anonimato, trascendiendo las fronteras a través de los más grandes intérpretes del país. Con esta distinción se hace justicia a quien generosamente ha engrandecido directa e indirectamente la cultura musical de la nación”, señala el Ministerio de Cultura Nacional, que le otorgó el premio.

Como buen costeño, Magín Díaz no tiene frustraciones de ninguna clase, y es feliz en su pueblo de calles destapadas, rodeado de un puñado de nietos que le heredaron ese ritmo africano en la sangre y que lo acompañan en los coros de su nueva agrupación: 'El Octeto Gamerano', la agrupación de tambores con la cual el viejo Díaz, ahora le quiere dar la vuelta al mundo.

JOHN MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
@PilotodeCometas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA