Macarito, buena alternativa

Macarito, buena alternativa

En Tinjacá se encuentra la única empresa de Boyacá dedicada a deshidratar frutas.

fg

Con un termohigrometro es controlada la temperatura y el porcentaje de humedad en los invernaderos en los que se deshidrata la fruta al sol.

Foto:

Bernardo Toloza

24 de octubre 2016 , 07:50 p.m.

Amparo Páez Cabra nunca imaginó que un experimento casero se constituiría en una idea de negocio sin igual en Boyacá.

“Un día se me dio por comprar unos tomates y ponerlos al sol para que se secaran de forma natural. Los puse en una bandeja y prácticamente se quemaron, pero quedaron súper ricos y me dije: eso está muy bueno, eso es lo que hay que hacer”, comentó esta emprendedora mujer, que cansada de vivir en Bogotá resolvió trasladarse a Tinjacá en donde tiene una hermosa finca.

Al ver el resultado, Amparo decidió comparar otros tomates y deshidratarlos de nuevo para llevarlos a Bogotá y compartirlos con su familia y amigos.

“A todos les gustaron, por lo que comencé a producirlos para vendérselos a mis conocidos y a los amigos de mis hijas. Todo empezó manera artesanal”, apuntó.

Dos años y medio después este experimento logró consolidarse en una pujante empresa llamada Frutos Secos Macarito, la cual cuenta con una moderna e higiénica planta y el certificado de calidad del Invima.

“El nombre fue en honor a mi papá que se llamaba Macario. En el momento la empresa la conforman siete personas, cuatro que trabajamos en la planta y tres más que laboran en Bogotá en la parte administrativa y de mercadeo. Se trata de mis hijas Juliana, Angélica y Andrea”, dijo Amparo.

Actualmente en Macarito no solo se deshidratan tomates, sino también 13 clases de frutas y se producen además tres referencias de aromáticas.

“Las frutas las comercializamos en paquetes tipo snacks de 20, 40 y 70 gramos, cada uno de los cuales contiene cinco frutas. Además, se venden por libras y kilos para los mayoristas”, mencionó la fundadora de esta empresa que muy pronto sacará al mercado un producto mucho más popular: la granola con frutas deshidratadas.

“Queremos crear la cultura de la fruta deshidratada para que la gente la consuma, ya que este tipo de productos son una buena alternativa para la lonchera de los niños y la merienda de los estudiantes y trabajadores, pues las frutas conservan todas sus propiedades naturales”, explicó.

Lo paradójico es que la mayoría de los productos que se hacen en esta empresa situada en Tinjacá, se comercializan en Bogotá.

Por otro lado, un punto a favor de Frutos Secos Macarito es que son amigables con el medio ambiente, pues todos sus procesos son naturales y los residuos que sobran son utilizados para hacer compostaje y humos, productos que luego son entregados a los campesinos de la región que cultivan las frutas.

“La mayoría de los tomates y las frutas las tratamos de comprar en esta zona del departamento. Sin embargo, hay algunas como la papaya, la piña y el mago que no se producen acá por lo que nos toca adquirirlas en la Plaza Mayorista de Chiquinquirá”, aseveró.

Como toda empresa naciente Macarito requiere de más apoyo, por lo que Amparo solicita al Gobierno departamental respaldo financiero y capacitación. 

Mayor información al celular: 3108137325.

rtyhfgh

Los productos son seleccionados por personal altamente calificado para su procesamiento y empaque.

Foto:

Mauricio Ochoa Suárez
rodoch@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA