Hurtos en la calle, casas y vehículos siguen creciendo en Colombia

Hurtos en la calle, casas y vehículos siguen creciendo en Colombia

Los aumentos se dieron del 2016 al 2017. Pereira y Manizales, las únicas que han mejorado.

Robos

El atraco callejero es el que más se presenta en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Cali y Medellín.

Foto:

Hernando Herrera/Archivo EL TIEMPO

08 de febrero 2018 , 01:35 p.m.

A pesar de la reducción en materia de homicidios que se registró durante el 2017, el hurto creció en algunas de las principales ciudades del país.

El atraco callejero, el raponazo, el robo de vehículos y de celulares continúan generando un clima de inseguridad que difícilmente pueden combatir las autoridades.

Uno de esos casos es el de Cartagena, donde el 65 por ciento de los ciudadanos consideran que el atraco callejero es el mayor problema en seguridad y el 35 por ciento de los ciudadanos creen que las pandillas son el mayor flagelo. Así lo plantea la última encuesta de 'Cartagena, Cómo Vamos'.

La inseguridad, según la encuesta, afecta, en su mayoría, a los estratos 2 y 3. 

El cinturón de pobreza histórica en los extramuros de Cartagena, conformado por los barrios San Francisco, La María, La Candelaria y Olaya, sigue siendo la zona más peligrosa de la ciudad.

El 36 por ciento de los cartageneros se sienten inseguros en sus barrios, y el 45 por ciento de los habitantes se sienten inseguros en cualquier punto de la ciudad. Según este informe, el 23 por ciento de los ciudadanos fue víctima de un delito en el último año.

Otra ciudad que registró un importante incremento en materia de seguridad fue Santa Marta, donde la modalidad de robo que más se presentó en la ciudad en 2017 fue el hurto a personas. De 994 casos en 2016 se pasó a 2.044 en 2017, es decir, un incremento del 105 por ciento.

Las modalidades más empleadas fueron el factor de oportunidad y el raponazo, sobre todo en barrios residenciales y en hora de bajo tránsito. El sector donde más se registraron hurtos fue el Centro Histórico.

Bandas criminales

La extorsión, el tráfico de estupefacientes y otros aspectos que se desprenden de la actividad delictiva de las bandas criminales han generado un ambiente de inseguridad.

En Barranquilla, barrios como El Ferri, Rebolo, La Luz y La Chinita, el corredor de la calle 17 y la zona colindante con el río Magdalena, son los sitios donde las autoridades no han podido ganarle la lucha a la delincuencia, pese a los esfuerzos que se vienen realizando de inversión, que incluyen construcción de colegios, hospitales y parques.

En esta zona del suroriente de Barranquilla es donde tienen presencia bandas como 'Los Papalópez' y 'Los Calabazos', a quienes, pese a los golpes recibidos (unos 30 integrantes de estas organizaciones se encuentran tras las rejas), son los responsables de delitos como concierto para delinquir, hurto, tráfico de estupefacientes, extorsión y homicidio.

El atraco callejero es el delito que más golpea a la ciudad, en especial sectores como el norte, donde se concentra gran parte de la zona bancaria y comercial de esta capital. Sin embargo, la Policía Metropolitana ya cuenta con 1.800 uniformados más que llegaron a reforzar la seguridad en esta temporada de carnavales.

La decisión se tomó a partir de los atentados registrados en la estación de Policía del barrio San José, el pasado 27 de enero, en el sur de la ciudad, y en el CAI de Policía del barrio Soledad 2000, en el municipio de Soledad.

En la capital de Antioquia no cesan los delitos de hurto y extorsión. El robo callejero y de vehículos no deja de preocupar, principalmente, a los habitantes de las comunas 10 y 11, puntos donde más se registran estos delitos.

Robos callejeros en Medellín

Del total de robos, 3.561 víctimas han sido mujeres, a quienes timan con la modalidad de raponazo, cosquilleo y engaño.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

Una de las principales quejas frente a la labor de las autoridades en el tema de frenar a la delincuencia común en las ciudades es que muchas de las capturas no pasan de ahí, por lo que se pide a la ciudadanía denunciar de manera inmediata para poder emitir una condena contra los delincuentes.

Suben los atracos

Juan Pablo Paredes, alto Consejero para la Seguridad de Cali, reiteró que las autoridades siguen trabajando para intervenir la seguridad. El alcalde Maurice Armitage, por su parte, reconoció que mientras los homicidios bajan, lo que se ha disparado es el robo a personas y a establecimientos comerciales.

En solo hurtos a personas, el año pasado hubo 14.507. En estos casos, la población se ha quejado de robos por parte de personas en motocicleta.

De acuerdo con datos de la Policía, recogidos por 'Cali, Cómo Vamos', los robos representaron un incremento del 39,1 por ciento. En el 2016, hubo 10.431 robos a transeúntes.

Los robos de solo celulares también tuvieron aumento en la capital del Valle. Se pasó de 5.006 en 2016 a 8.517 en 2017, según datos de la Policía.

En 2017 se registraron 1.186 hurtos al comercio en Cali, cifra 19,8 por ciento superior frente a 2016. Tanto en el primer como en el segundo semestre de 2017 se registró un incremento en el hurto al comercio de la ciudad, sin embargo, se destaca que el incremento fue mayor en el primer semestre de 2017 (+42,2 por ciento).

El año pasado se registraron 1.008 hurtos a residencias en Cali, cifra 16,0 por ciento superior frente a 2016. Se destaca que en el primer semestre de 2017 se registró el mayor incremento en el número de hurtos a residencias en Cali. 

En el caso de las motos, el número de hurtos de este tipo de vehículos, en 2017 en Cali, se redujo 24 por ciento frente a 2016 (714 casos menos). Se destaca que la reducción en el número de hurto de motos se tuvo en los dos semestres del año, siendo el segundo el que mayor registró de reducción frente a 2016 (-31,9 por ciento).

En 2017 se registraron 1.514 hurtos de automóviles en Cali, cifra 22,0 por ciento inferior frente a 2016. Se destaca que la reducción en el número de hurtos se registró durante los dos semestres del año, siendo el segundo semestre de 2017 el que registró la mayor reducción en el número de vehículos robados (-33.0 %).

En Armenia, los delitos que más han incrementado son el hurto y las lesiones personales, según informó la secretaria de Gobierno de la ciudad, Gloria García. Aunque el homicidio bajó un 20 por ciento durante el 2017, el hurto en todas sus modalidades subió un 18 por ciento y las lesiones personales un 12 por ciento.

De acuerdo a las cifras reveladas por García, el hurto a personas fue el que más aumentó en la ciudad: de 286 casos que se denunciaron en 2016 pasó a 1.518 casos reportados en 2017. La modalidad que más usan los delincuentes es el raponazo o el atraco. Y los sitios donde más se presentan los hurtos son el centro y norte de la ciudad.

Extranjeros estarían tras criminalidad en la frontera con Venezuela

El fenómeno migratorio que se experimenta por la entrada diaria de 50.000 personas a través de la frontera con Venezuela ha impactado negativamente la percepción de seguridad en la ciudad de Cúcuta y su área metropolitana.

En 2017, la Policía adelantó 4.715 capturas, de las cuales, 515 casos corresponden a ciudadanos venezolanos, casi el doble de los 235 extranjeros involucrados en conductas delictivas en 2016.

Durante estos dos años, la variación en este indicador de criminalidad experimentó un agresivo repunte, teniendo en cuenta las 57 capturas a ciudadanos de otras nacionalidades que se adelantaron en 2015.

Otro aspecto que también ha generado preocupación es la cantidad de armas incautadas en medio de la desarticulación de 37 bandas dedicadas al microtráfico y al hurto de diferentes artículos. En total se decomisaron 637 elementos bélicos, 103 más de los 534 allanados en 2016.

“Hemos activado comandos especiales en la línea divisoria para atacar este universo de delitos que tienen alterada la tranquilidad en esa zona del país”, señaló el coronel Javier Barrera, comandante de la Policía.

En Cúcuta, disminuyó el homicidio: en 2017 se reseñaron 258, 16 menos (258) de los ocurridos el año anterior.

La ola de violencia, gestada por el dominio territorial entre actores armados, ha sido denunciada en varias ocasiones por la Fundación Progresar. En un reciente informe, esta organización atribuyó la retahíla de actos violentos a la aparición de un grupo ilegal denominado Ejército Paramilitar de Norte de Santander, cuyo nivel de crueldad se asemeja al extinto Bloque Fronteras de las Auc.

Las ciudades que mejoran

Manizales y Pereira han registrado importantes reducciones en hurtos.

Según el comandante de la Policía de Pereira, coronel Gustavo Moreno Miranda, los delitos de mayor impacto “están disminuyendo”.

El hurto a personas se ha reducido en un 41 por ciento en el comparativo entre los meses de enero de 2018 y 2017. Sin embargo, el comandante advirtió que se seguirán realizando operativos en el centro de la ciudad, donde operaban bandas dedicadas al cosquilleo y el raponazo.

A su vez, en Manizales, los hurtos, con respecto a 2016, se redujeron en un 3 por ciento en el 2017. Las principales denuncias son por robos son de celulares.

NACIÓN
*Con información de los corresponsales de @ELTIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.