El drama en el barrio de Turbo que migrantes bautizaron Calle 8 Miami

El drama en el barrio de Turbo que migrantes bautizaron Calle 8 Miami

Los 1.300 migrantes varados en esta población antioqueña suplican que los dejen seguir hacia EE. UU.

El drama de los migrantes cubanos en Turbo, Antioquia | EL TIEMPO | Agosto El drama de los migrantes cubanos en Turbo, Antioquia | EL TIEMPO | Agosto

El drama de los migrantes cubanos en Turbo, Antioquia

02 de agosto 2016 , 08:42 a.m.

En la entrada de lo que es conocido en Turbo como el barrio cubano, sobre tres cambuches armados con palos y plásticos negros, ondean tres banderas: la de Cuba, la de Colombia y una blanca, que representa el símbolo de la paz. Debajo de la bandera cubana, sobre una tabla de madera y como una señal de tránsito, pintada a mano, aparece este letrero: ‘Calle 8 Miami’.

Los cubanos varados en este municipio del Urabá antioqueño desde hace más de tres meses, cuando tuvieron que hacer un alto en su travesía hacia Estados Unidos, debido al cierre de la frontera con Panamá, han creado su propia colonia. Una colonia infame.

Son las dos de la tarde del primero de agosto del 2016 y la temperatura supera los 32 grados. La ‘Calle 8 Miami’ es una vía sin pavimento llena de charcos. A lado y lado brotan cambuches donde se resguardan familias enteras. (Lea también: La travesía de migrantes haitianos en Colombia)

Los hombres se juntan en racimos de cuatro o cinco, en cualquier rincón, esperando noticias sobre su futuro incierto.

Esperan noticias de la Cancillería colombiana, que la semana pasada afirmó que la única salida que les pueden ofrecer es la deportación a Cuba o al país de donde venían. La mayoría ha venido de Ecuador, donde muchos también fueron expulsados, según dicen, a patadas, a comienzos de julio.

La ‘Calle 8 Miami’ de Turbo finaliza en una bodega que, a su vez, limita con un mar oscuro y revuelto. Es el muelle de este pueblo que ha vivido del cultivo del banano y cuya región también ha sido víctima de la violencia, la pobreza y el abandono del Estado.

Esa bodega, de unos 50 metros de largo por 20 de ancho, es el lugar que más cubanos alberga: unos 400. El más joven tiene diez meses de nacido y el más viejo puede llegar a 80 años. La bodega, cedida por un habitante de Turbo, es una representación de las peores crueldades a las que debe someterse un ser humano. (Además: 'Enviaremos a los migrantes varados en Urabá a su país')

Así como nos ves. Así sobrevivimos, en las condiciones más inhumanas”, dice resignada Gloria González, una licenciada en educación que asegura haber huido de Cuba con su esposo tras ese espejismo que suele ser el llamado sueño americano.

Un hombre llega a la bodega donde quienes mejor duermen lo hacen en camarotes armados con palos de madera y colchones delgaduchos, de esos de acampar. Unos más, muchos, deben dormir sobre cartones.

El hombre, agitado, grita: “La Canciller está en Estados Unidos y ya aseguró que nos van a deportar”. Y todos lo miran con un gesto indescifrable: entre desilusión y esperanza. El hombre se pierde en esa maraña que es el albergue, donde solo unos pocos tienen ventilador; se oye música: ‘Guantanamera, Guajira, guantanamera’, y los niños, inocentes, corren, juegan y se ríen. Unos más lloran en silencio. (Lea: En seis meses hay más migrantes ilegales en el país que en todo 2015)

Solo pedimos piedad. No podemos volver a Cuba”, dice Odeiky Hernández, administrador de empresas de 37 años, quien voló desde La Habana, hizo una escala en Panamá, de allí tomó otro avión hacia las Guyanas y desde allí, por tierra, pasó a Brasil. Y desde Brasil, por entre el monte, a Perú, Ecuador y terminó en este pueblo en cercanías del tapón del Darién, en límites con Panamá. Vino con su esposa embarazada y su suegro, de 60 años.

Nosotros solo pedimos paz, que es la paz que Colombia ha estado buscando en Cuba, un país donde el Gobierno no tiene paz con su pueblo”, sigue el hombre con la esperanza de que Colombia los ayude a llegar a Panamá o a Costa Rica, para poder seguir su periplo hacia Estados Unidos.

En ese clamor también le enviaron una carta al presidente Barack Obama, pidiéndole que los acoja y facilite un corredor humanitario. “Si volvemos a Cuba, el Gobierno nos hará la vida imposible. No tendremos trabajo nunca más. Nos perseguirán y hasta nos llevarán a la cárcel”, narra un enfermero, lleno de miedo. El mismo miedo de estos 2.432 ciudadanos cubanos, según un censo interno, porque según las cifras de la Defensoría del Pueblo, de la semana pasada, son 1.273. (Infografía: Una odisea de miles de kilómetros hacia el 'sueño americano')

Muchos están distribuidos en todo el pueblo, en casas de buenos samaritanos, y no se han dejado contar ni ver por miedo a la inminente deportación. Otros pocos se han internado en la selva, por esa ruta clandestina y peligrosa que conduce a Panamá, guiados por traficantes. Los llamados ‘coyotes’.

A monseñor Hugo Torres, obispo de la diócesis de Apartadó, no le tiembla la voz al expresar su inconformismo ante la medida de la deportación. Según él, esa acción, la más obvia, no puede ser la única.

“Deberían dejarlos seguir su camino, como lo hacen con los haitianos y africanos, que también pasan por aquí y los dejan seguir su paso”, insiste. Y reitera que lo que sucede con los migrantes cubanos es una crisis humanitaria muy grave, que merece la atención y el respaldo del mundo. (También: Alcaldía de Turbo pide apoyo para atender a migrantes 'varados')

Cae la tarde en la ‘Calle 8 Miami’ de Turbo. Los cubanos, en su pequeña colonia antioqueña, están a la espera de noticias. Pero sobre todo, de milagros.

Texto: JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO
Fotos y video: CARLOS ORTEGA RESTREPO
Enviados especiales de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA