17 años de violenta arremetida contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas

17 años de violenta arremetida contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas

Esta línea de transferencia cumple 45 días suspendida. En 2017, se han presentado 28 voladuras.

Ataques en Caño limón

Se vienen adelantando trabajos de reparación del oleoducto Caño Limón- Coveñas, que es operado por Ecopetrol.

Foto:

Archivo Particular

29 de marzo 2017 , 11:51 a.m.

La ‘oscura’ historia de violencia que ha trastornado el bombeo de crudo del oleoducto Caño Limón-Coveñas en los últimos 17 años quedó retratada en un informe presentado por Ecopetrol que arroja cifras de 167 muertos y 66 millones de galones del fluido que han sido derramados en el ecosistema, como consecuencia de los constantes atentados del Eln, las Farc y otros actores armados contra esta infraestructura petrolera.

De acuerdo con esta compañía colombiana, las embestidas contra esta línea de transferencia entre los años 2000 y 2017 han afectado a comunidades de Norte de Santander, Arauca y Boyacá, donde se ha presentado un derrame de 1,5 millones de barriles de petróleo, generando un deterioro de la capa vegetal, las fuentes hídricas, la flora y la fauna de estos territorios.

Cerca de 2.590 eventos han dejado 167 muertos y 584 heridos, entre mujeres, niños y hombres

Del mismo modo, el informe documentó en este lapso cerca de 2.590 eventos ocurridos por minas antipersonal y atentados perpetrados por los ‘elenos’, que han dejado 167 muertos y 584 heridos entre niños, mujeres y trabajadores en el oriente del país.

Aunque las Farc también asestaron duros golpes contra esta infraestructura petrolera ocasionando graves perjuicios sobre el ecosistema, esta guerrilla redujo la intensidad de este tipo de ataques como parte del desescalamiento de la violencia que se pactó en la mesa de diálogos de paz de La Habana, Cuba.

“Ecopetrol reitera a la opinión pública que tanto las roturas como las abolladuras ocasionadas al tubo por los ataques terroristas son igualmente peligrosas para las comunidades, el personal encargado de las reparaciones y los miembros de la Fuerza Pública”, reseña el documento.

Actualmente, los 328,3 kilómetros del oleoducto cumplen 45 días sin operar debido a la andanada de atentados que en el 2017 suman 28. Esta parálisis ha impedido que 900 mil barriles de petróleo se produzcan, afectando la continuidad de 1.600 empleos en el Campo Caño Limón de Arauca, que depende de este conducto para transportar el hidrocarburo.

Más allá del impacto económico, esa situación de violencia abre una ‘herida’ en las comunidades y en el medio ambiente que tarda mucho en sanar tanto la afectación ocasionada en la capa vegetal como el daño en las fuentes hídricas de estos territorios.

“Estas voladuras han degenerado la capa vegetal del municipio y las cuencas del río Catatumbo, perjudicando en primera medida a todas las comunidades aledañas. De hecho, las especies de este afluente ya se encuentran en vía de extinción por estos vertimientos. La situación es grave porque desmejora la calidad de vida de las 12.000 personas que por años se han dedicado a la pesca.”, aseguró el alcalde de Teorama (Norte de Santander), Jesús Montagut.

Caño Limón

La estatal petrolera activa los protocolos para atender estas emergencias, pero el daño en el medioambiente es casi irreparable.

Foto:

Archivo Particular

El informe también destaca que el oleoducto ha estado fuera de operación 3.800 días desde su inauguración, en 1986, equivalentes a 10,4 años, por cuenta de estos hostigamientos.

Denuncian intimidaciones a trabajadores en Campo Tibú

En los últimos días, Ecopetrol informó que hombres armados amedrentaron a funcionaros de Ecopetrol y a trabajadores de empresas contratistas en las veredas Refinería y Girsu, zona rural del municipio de Tibú, en Norte de Santander.

En otro hecho similar ocurrido en la vereda Girsu, tres desconocidos retuvieron a un trabajador de la empresa contratista Sevicol a quien le hurtaron el vehículo, un radio y un celular. Horas después los delincuentes dejaron al trabajador en la vereda Serpentino, de esta localidad del Catatumbo.

Estos hechos, que han despertado el rechazo de la estatal petrolera, se suman al secuestro del pasado viernes contra el conductor Luis Chávez, que se movilizaba sobre la vía Ocaña-Cúcuta, cuando fue plagiado por hombres armados. Por este mismo eje vehicular, integrantes del reducto guerrillero del Epl, más conocidos como ‘Los Pelusos’, ejecutan retenciones ilegales para luego extorsionar a la empresa y familiares de la víctima.

CÚCUTA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA