Los esfuerzos para cumplir el sueño de ver al papa Francisco

Los esfuerzos para cumplir el sueño de ver al papa Francisco

Danya Pérez se movilizó 864 km desde Valledupar para ver al sumo pontífice en la plaza de Bolívar.

Danya Lineth Pérez

Danya viajó a Bogotá con $ 150.000. Recibió ayuda para hospedarse y alimentarse. Trabaja con la Diócesis de Valledupar.

Foto:

Cortesía Danya Pérez

07 de septiembre 2017 , 08:50 p.m.

No daba crédito a lo que veía. En medio de la emoción que la embargó, se cuestionó varias veces si eran reales las imágenes que su cerebro estaba registrando. Después de tanto esfuerzo, de tantas noches cocinando arroz de leche y ‘brownies’ para venderlos y reunir el dinero de su viaje desde Valledupar a Bogotá, por fin Danya Lineth Pérez Fonseca tenía al frente al Papa Francisco.

Lloró. Lloró mucho. Sus lágrimas eran producto de la alegría infinita. La dicha le desbordaba su pequeño y moreno cuerpo, mientras sus amigos, Leidy Navarro Gómez y Arnold Núñez, la abrazaban y le repetían: “Es el Papa, Danya, es el Papa y está con nosotros...”.

Con una chaqueta para combatir el impredecible clima de la capital colombiana, Danya arribó a la plaza de Bolívar a las 6 de la mañana.

Mientras se acercaba el momento de ver al sumo pontífice, cantó, bailó, rió, se hidrató y comió algo de mecato.

No puso atención a los ápices de cansancio que sintió en su cuerpo. No era el momento de pensar en ello. Faltaba poco para conseguir lo que había estado esperando tanto tiempo.

Su corazón se puso a mil cuando vio salir, desde el balcón del palacio cardenalicio, a Francisco. Gritó, saltó, le mandó besos a lo lejos. En ese momento se sintió única, como si nadie más estuviera a su alrededor. ¡Sueño cumplido!

“Ay Dios mío, el frío que sentí fue muy duro, pero todo valió la pena. Estuve cerca al Papa, vi al papacito a pocos metros. ¡No me cambio por nadie!”, manifestó.

El encuentro que Francisco sostuvo con 22.000 jóvenes en Bogotá sucedió a las 11 de la mañana de este jueves. En medio de todas esas personas, estuvo esta valduparense, de 23 años, con su acento pegadizo, su sonrisa irrompible, su pelo crespo y oscuro, y sus labios rojo intenso.

                                                                                ***

Danya llegó a Bogotá en la noche del martes. Lo hizo a bordo de un avión proveniente de la capital del Cesar.

No es un lujo que pueda darse constantemente, pero esta vez corrió con suerte: encontró una promoción en la que le salían por 220.000 pesos los tiquetes de ida y vuelta, la misma cantidad de dinero que habría que tenido que pagar si hubiera hecho el trayecto por carretera.

Más se demoró en descender del avión que en recibir los primeros ataques de rinitis, que se le alborotó con los embates de la noche y el frío.

En el aeropuerto El Dorado la recogió Alejandro Girón, quien trabaja con juventudes en la Conferencia Episcopal y quien le brindó un techo por estos días.

Sí, a su pericia para reunir el dinero para el viaje, Danya debió sumarle la colaboración de muchos allegados y de gente del común para cumplir con su meta.

Que su amigo Alejandro la hubiera ayudado con un techo y con comida fue vital, pues solo contaba con 150.000 pesos para pasar tres noches.

Este jueves, fue a la sede de la Conferencia Episcopal, donde se reunió con otros jóvenes y donde habló con diferentes sacerdotes y obispos.

Increíble que hayas viajado desde Valledupar para estar con el Papa”, “tu persistencia, tu carisma y tu cercanía a la Iglesia deberían contagiarse a otros jóvenes”, fueron algunas de las cosas que le dijeron los representantes del catolicismo.

Ya en la tarde, Danya fue a una vigilia en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores, en el barrio San Bernardo, en el sur de la ciudad, junto con otras cuatro personas.

Después de eso, allí mismo pudo descansar un poco: con sus acompañantes se distribuyeron en dos colchones que les facilitaron. No fue muy cómodo, pero era apenas la punta de un iceberg de esfuerzos que realizó en las últimas semanas para hacer realidad el sueño de ver a Francisco.

                                                                              ***

La actividad a la que asistió en la capital de la República fue el moño de regalo para un proceso que Danya inició hace un buen tiempo. Bien pudo haber puesto rumbo hacia Cartagena, pero la brújula del destino le señaló la fría y lejana Bogotá.

“Como soy la delegada joven de la Diócesis de Valledupar, me llamaron para saber si me interesaba estar en la actividad de la plaza de Bolívar y de una acepté. Cuando se presentan oportunidades, hay que aprovecharlas”, comentó.

No la tuvo fácil, pero Danya y su amiga Leidy consiguieron vender, “por todo Valledupar”, 150 porciones de arroz de leche, a 3.000 pesos cada una, y 150 ‘brownies’, a 2.000 la unidad.

“Tuvimos muchos problemas cocinando, pues se nos quemaron los productos, algunas herramientas se nos dañaron; mejor dicho, ¡fue toda una odisea!”, aseguró, con ese acento costeño tan alegre y contagioso.

Aprovechando una invitación que le habían extendido, tenía pensado ir a Villavicencio, para el segundo día de actividades de Francisco en Colombia, pero antes de viajar a Bogotá consiguió trabajo en un bufete de abogados y mañana debe presentarse a su nuevo puesto.

“El Papa me trajo muchas bendiciones. Hace un mes estaba con mucha necesidad de trabajar y con su visita se iluminó mi vida y conseguí empleo. Le debo mucho a ese hombre”, cerró.

CAMILO HERNÁNDEZ M.
Redactor EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA