Gregorio Calderón, el ‘profe’ de Manizales reconocido por Colciencias

Gregorio Calderón, el ‘profe’ de Manizales reconocido por Colciencias

El docente e investigador actualmente trabaja en la Universidad de Manizales.

Gregorio Calderón, profesor

En 2011 Gregorio dejó de trabajar en la Nacional y se vinculó como investigador en la Universidad de Manizales. Actualmente es director de Investigaciones y Posgrados.

Foto:

John Jairo Bonilla

12 de febrero 2018 , 06:20 a.m.

Gregorio Calderón Hernández aún recuerda el día en que se convirtió en profesor. Fue hace más de 25 años cuando se paró al frente de un salón de la Universidad Nacional, sede Manizales, para dictar el curso de Introducción a la Economía a unos 60 muchachos, todos primíparos, a las 8 de la noche.

Desde entonces camina por la calle y fácilmente se puede encontrar a alguna persona que le dice ‘profe’.

Gregorio ha dedicado más de la mitad de su vida a la academia, motivo por el cual fue seleccionado por Colciencias como Investigador Emérito, un reconocimiento y agradecimiento que hace la entidad al trabajo de los investigadores con más trayectoria del país.

Gregorio, quien es de Florencia, Caquetá, se graduó como Administrador de Empresas de la Universidad Nacional, sede Manizales, y se ha dedicado a trabajar la gestión humana de las organizaciones colombianas.

Llegó a esa carrera por azar, ya que era la única disponible para estudiar en la noche, pues trabajaba y no tenía los recursos para hacerlo en el día. Sin embargo, rápidamente se enamoró de la profesión, a tal punto que comenzó a cuestionar los textos que trabajaban en la facultad.

Se preguntaba por qué no había ejemplos que ayudaran a comprender la realidad colombiana. Precisamente eso es lo que ha estado haciendo los últimos años.
“Pensaba que por qué no generamos conocimiento de la realidad colombiana. ¿Por qué no como administradores hacemos investigación en administración?”, comentó el profesor.

Desde muy joven comenzó su vocación por la docencia. Él era quien ayudaba a sus compañeros en el colegio con las tareas de matemáticas y les explicaba los temas que ellos no entendían. Por esta razón dice que cuando comenzó a ser docente en la Universidad Nacional, de la cual es profesor emérito -reconocimiento que obtuvo en 2013- cumplió uno de sus sueños.

Para uno como persona es un reconocimiento a la perseverancia, a la persistencia de uno como investigador

Ha combinado la docencia con la investigación y el ejercicio profesional en organizaciones como el Sena y el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), así como estudiante, pues ha realizado dos maestrías y un doctorado.

Para obtener ese reconocimiento de Colciencias es necesario tener mínimo 65 años, un doctorado, al menos 15 publicaciones de alto nivel, haber dirigido tesis doctorales y de maestrías y estar vinculado a una entidad académica.

“Para uno como persona es un reconocimiento a la perseverancia, a la persistencia de uno como investigador”, aseguró.

Según Gregorio, teniendo como argumento su trayectoria y publicaciones, es necesario que las compañías reconozcan el potencial del ser humano para el desarrollo de estas.

“La persona que siente que está siendo bien tratada, que siente que tiene bienestar, que es feliz en su trabajo, es mucho más productiva que aquella que está allí simplemente por un pago o por una autoridad que se lo está exigiendo”, explicó.

Por esta razón ha motivado a sus estudiantes para que trabajen los problemas que hay en las empresas, que “están caminando por ahí”.

Está convencido de que en la investigación se aprende más que estando sentado un salón de clases. De igual manera, explicó que en Colombia se ha avanzado mucho en este campo, pero reconoce que también falta mucho y que será muy difícil se continúan los recortes al presupuesto.

“Manizales está muy potente en investigación en este momento. Tenemos mucho para mostrar en estudios pertinente para el país y para la región”, aseveró el profesor.

Actualmente está vinculado a la Universidad de Manizales, donde es director general de Investigaciones y Posgrados.

Dice que continuará vinculado a la academia hasta que la salud se lo permita, y que nunca dejará de ser profesor, ya que así se pensione, un profesor jamás deja de serlo. “Los exprofesores no exsisten”, dice, y agrega que lo más hermoso de ser docente está en “ver los muchachos lo superan a uno y llegan más lejos. Ver que ese alumno de uno después terminó en desarrollo de una empresa, terminó siendo un docente más reconocido que uno, terminó siendo el jefe de uno”.

MATEO GARCÍA
Corresponsal de EL TIEMPO
​Manizales
En Twitter: @teomagar
matgar@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.