Incrementan las sanciones por fraudes a turistas en Colombia

Incrementan las sanciones por fraudes a turistas en Colombia

Publicidad engañosa por redes sociales y costos excesivos, entre las más denunciadas.

Turismo en Cartagena

Cartagena es el destino preferido por extranjeros.

Foto:

Yomaira Grandett / Archivo EL TIEMPO

23 de enero 2018 , 03:09 p.m.

Dos ciudadanos estadounidenses se animaron a pasar una semana en San Andrés. Alguien les contó que era un paraíso de sol, playa y arena, pero nadie les supo decir a través de qué medio podían negociar para pasar sus vacaciones. Finalmente encontraron una página en Facebook.

Al llegar a San Andrés, los extranjeros se dieron cuenta que el lugar al que llegaron no era el que les habían mostrado en las fotos. Salamandra, un tugurio sanandresano que es considerado una zona de riesgo, fue el lugar al que llevaron a los dos turistas. Durante una semana tuvieron que entrar y salir con acompañamiento de la Policía para poder pasar sus vacaciones sin correr peligro.

Como éste, son muchos los casos que el año pasado fueron registrados ante las autoridades de las diferentes ciudades de mayor movimiento turístico del país. De hecho, según la Superintendente delegada para la protección del consumidor, durante el 2017 fueron impuestas 79 sanciones por fraudes a turistas, lo que representa un incremento del 192 por ciento en comparación con las que se impusieron durante el año 2016.

Los lugares donde más se registran estos casos, por ser los destinos más atractivos en temporada alta de vacaciones en el país, son Cartagena, Santa Marta y San Andrés.

“La razón de este incremento es básicamente por el interés de esta administración de darle prioridad a la protección del turista (…) La legalidad en la prestación de los servicios, publicidad engañosa, infracción de las normas que regulan la actividad turística, entre otras, son las principales causas”, explica Fidel Puentes, superintendente encargado.

En el caso de los fraudes hoteleros, el funcionario aclara que Cartagena es el lugar donde más se registran este tipo de denuncias, no obstante, dentro de la normatividad, Puentes explica que muchos hoteles están registrados correctamente, pero fallan en detalles como no anunciar los precios o decir que cuentan con jacuzzi y piscina cuando no es así.

La legalidad en la prestación de los servicios, publicidad engañosa, infracción de las normas que regulan la actividad turística, entre otras, son las principales causas

“Los hoteles deben advertir -dice Puentes- que en sus instalaciones no se permite la explotación sexual de menores, es algo que cada año se les explica, pero cuando uno los va a visitar resulta que no han puesto esa advertencia”.

Víctor* y unas 32 personas más, entre quienes están padres de familia y jóvenes deportistas, compraron un paquete turístico a Santa Marta en una agencia de turismo de Armenia.

Una de las personas que viajaría se encargó de contactar la agencia pues había recibido buenos comentarios de otras personas que habían comprado paquetes turísticos allí. Sin embargo, para este grupo la suerte fue distinta.

Santa Marta

Santa Marta es el segundo destino más visitado en la temporada de vacaciones.

Foto:

Archivo particular / EL TIEMPO

Aunque Víctor aseguró que el día anterior al viaje, todas las personas habían pagado el paquete que costaba 733.000 pesos y que incluía tiquetes de avión, hotel y dos comidas diarias por cuatro días, “cuando me acerqué a las oficinas de la agencias a preguntar por los tiquetes me dijeron que nosotros no viajábamos en avión sino en bus, luego un padre de familia llamó al hotel y no habían reservado nada, ahí nos dimos cuenta de que era una estafa”.

Según contó Víctor, todos los afectados llamaron al representante legal de la agencia y la personas que les vendió el paquete y pese a que inicialmente les dio varias excusas, terminó por desaparecer y cerrar la oficina de la agencia que estaba ubicada en pleno centro de la ciudad.

También señaló que confiaron en la agencia porque investigaron y se dieron cuenta que contaba con todos los registros en Cámara de Comercio y demás y “se la habían recomendado a una de las mamás del grupo”. Además de que la mayoría del grupo perdió el dinero invertido, tampoco pudieron asistir a la competencia deportiva que motivó el viaje a Santa Marta.

Casos como el de estos ciudadanos son los más frecuentes. La publicidad engañosa que se recoge por redes sociales ha llevado a que muchos visitantes, nacionales y extranjeros, sean estafados.

La presidente de la Asociación de Posadas Nativas de San Andrés, Cleotilde Henry, sostiene que lo que ha perjudicado a la isla es la sobrepoblación de ofertas. Al parecer, ninguna autoridad controla los fraudes que se cometen contra los visitantes.

“Se están ofreciendo cantidad de beneficios y alojamientos que hacen daño -cuenta Henry-. A mí me parece que es falta de presencia de las autoridades en San Andrés, porque uno escucha cada hora que a alguien le clonaron la tarjeta, o que fueron a parar a un tugurio. Son solo 27 kilómetros cuadrados en la isla y esto ya no le cabe un vendedor más de paquetes turísticos”.

Se están ofreciendo cantidad de beneficios y alojamientos que hacen daño

Paola Toro, secretaria de Turismo de San Andrés, resaltó que se debe trabajar con mayor ímpetu frente a estas denuncias, pues durante el 2017 la isla tuvo un balance total de ingresos de 1’050.763 visitantes, es decir, 113.417 personas más ingresaron representando un 12,10 por ciento.

“Si las visitas crecen, los oportunistas aprovechan; debemos frenar estos abusos para que los turistas no dejen de visitar San Andrés”, señaló Toro.

Loading...

Loading...

Cobros excesivos

Una de las quejas más recurrentes de los turistas en Santa Marta también es el cobro de precios elevados de los productos y servicios que se ofrecen en las playas de la ciudad, por eso, la Alcaldía de Santa Marta, luego de una concertación con los gremios que prestan servicios turísticos informales en la ciudad, expidió la circular 011 del pasado 21 de diciembre en la que fijó los precios del alquiler de sillas plásticas y asoleadoras, carpas, peinados en el cabello, fotos con montaje, servicio de baño, transporte en lancha al Acuario y Playa Blanca y la venta de bebidas como cervezas, agua en botella, maltas y coco loco.

“El abuso en los precios es una queja constante en las diferentes encuestas que hacíamos a los turistas porque una carpa se cobraba entre 50.000 y 80.000 pesos y la gente se molestaba. Un viaje a Playa Blanca se cobraba entre 10.000 y 20.000 pesos. No había precios regulados por la Alcaldía”, dijo el gerente de la Promotora Turística de El Rodadero (ProRodadero), Iván Calderón.

Las ciudades más visitadas de Colombia en diciembre

En San Andrés denuncian sobrepoblación de ofertas a los turistas; muchas de ellas, engañosas

Foto:

Archivo particular / EL TIEMPO

Los turistas también se quejan por el cobro exagerado de algunas carreras de taxi y los malos olores en algunos sectores por el rebosamiento de las alcantarillas.

Hace poco se pudo conocer el caso de unos turistas en Playa Blanca a quienes les ofrecieron un pescado de libra y media por 25.000 pesos, pero luego de comerlo les dijeron que salía en 35.000 porque al final había pesado dos libras.

Los turistas también se quejan por el cobro exagerado de algunas carreras de taxi y malos olores

En la temporada turística de diciembre y enero, otra queja recurrente de los turistas en Santa Marta fue la falta de seguridad en algunas playas. El pasado 24 de diciembre, seis turistas fueron víctimas de un robo masivo mientras practicaban careteo en el sector de Waikiki, 10 minutos en lancha de Bahía Concha, una de las playas del Parque Tayrona. Las víctimas del hecho se quejaron porque en Bahía Concha no había vigilancia de la Policía.

El comandante de la Policía, coronel Gustavo Berdugo, dijo que este robo se debió a un factor de oportunidad y les recomendó a los turistas que contratan estos recorridos para que los lleven a playas retiradas de la ciudad que pidan el acompañamiento de las autoridades.

En el caso de Cartagena, la denuncia más reciente fue la de un hombre al que le cobraron 70.000 pesos por la utilización de una carpa. Al parecer, este hombre denunció que no tuvo a quién dirigirse para interponer una denuncia sobre ese abuso.

El 10 de diciembre, tres mujeres que salieron a caminar por las playas de El Laguito, en Cartagena, en horas de la mañana, fueron asaltadas.

Rosario Meléndez, una de las afectadas narró que dejaron sus pertenecías en una silla y se metieron a nadar al mar. Dos hombres que escaparon en una moto acuática se llevaron las pertenecías. Las mujeres denunciaron el robo en el CAI del sector pero los ladrones nunca fueron capturados. Ellas perdieron tarjetas de crédito, dinero en efectivo y documentos.

Fidel Puentes asegura que suele ser muy difícil, en gran parte de los casos, conocer las denuncias, pues muchos de estos visitantes son del interior del país y regresan de sus viajes sin pensar en lo que pasó.

“En relación con el sector turístico, entre 2016 y 2017 el monto total de las sanciones administrativas por infracciones al régimen de protección al consumidor turista impuestas por la Superintendencia de Industria y Comercio ascendió a los 5.474’444.007 millones de pesos”, aseveró Puentes.

NACIÓN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.