Felicidad, una asignatura para la educación

Felicidad, una asignatura para la educación

El Colegio Campestre de Armenia basa su modelo pedagógico en la formación del ser integral.

Colegio Campestre

Gracias al aprendizaje colaborativo, estudiantes de diferentes grados interactúan entre ellos y aprenden juntos sobre diferentes áreas del conocimiento, mientras ejercitan sus liderazgos.

Foto:

Alexis Múnera

08 de septiembre 2017 , 08:54 a.m.

Hoy, con 40 años de formar niños y jóvenes en el Quindío, el colegio Campestre Edelmira Niño Nieto ha logrado posicionarse como una institución reconocida en la región, como lo señalan sus directivas y el informe del Índice Sintético de la Calidad Educativa 2017 del Ministerio de Educación, que lo ubica en el puesto 16 en la categoría de primaria con un puntaje de 9.17, por encima de la media nacional del 5.65.

Pero este no ha sido el único de sus logros en cuanto a rendimiento académico, ya que como lo recalca Jairo Martínez Niño, asistente general del colegio, desde el 2002 los bachilleres del Campestre han sostenido el nivel “muy superior” en las pruebas Saber 11.

El Campestre es una empresa familiar que surgió del interés de sus fundadoras Cielo y Judith Martínez Niño, con Blanca Gómez Vallejo, en 1977, de buscar su vocación y misión, por lo que empezaron por la creación del Preescolar Nenita, que fue creciendo hasta completar la primaria en 1985 y ubicarse en la que actualmente es su sede en el kilómetro 1,2 de la vía al aeropuerto El Edén de Armenia.

“Se creó más con un objetivo vocacional que verlo como un negocio. Estábamos mirando cómo desarrollar nuestra misión y así lo hemos hecho, por eso somos enamorados y apasionados de lo que hacemos”, acotó Judith Martínez Niño, cofundadora y actual rectora del colegio.

El tener un modelo pedagógico que respondiera a las necesidades de la educación y los estudiantes del siglo XXI fue una de sus metas; la cual, según explican, es una realidad gracias a la adopción de la pedagogía conceptual de la Fundación Alberto Merani, que tiene sus bases en la formación del ser integral y no enfocarse solamente al intelecto.

Para Cielo Martínez Niño, cofundadora del colegio, quien ejerció la docencia por más de 50 años y que hoy hace parte de los procesos administrativos en el Campestre, lo más importante es que los estudiantes son felices y que desde maestros hasta administrativos se gozan su trabajo.

Tal como su nombre lo dice, el colegio posee una sede campestre con 20.000 metros cuadrados, que incluyen un sendero ecológico denominado “Sendero Aula de la Naturaleza” con 800 metros de recorrido, nacimientos de agua, diversidad de fauna y flora, propia de la región.

“Hacemos una labor pedagógica ambiental con los chicos. Allí se va a aprender y hay un espacio donde se congregan grupos y se llama Salón del Agua”, contó Jairo Martínez Niño.

De igual forma, el directivo resaltó que, dentro del marco de la celebración de los 40 años, se ha tenido un desarrollo de infraestructura deportiva importante donde se adelanta la adecuación de dos campos.

Así mismo, Martínez Niño enfatizó en que la institución es pionera en lo que se denomina Aprendizaje Colaborativo, para lo cual tienen un domo de 20 metros de diámetro por de 10 alto llamado Megaula, donde los estudiantes de los distintos grados confluyen para realizar trabajo en equipo, promover el liderazgo y abordar diversas áreas del conocimiento.

También explicó que se cumple el cuarto año del convenio con UNOinternacional de Santillana, que promueve, entre los alumnos y profesores, el óptimo aprovechamiento de las herramientas tecnológicas; lo que explican los directivos fomenta, junto con la cátedra y prácticas de formación ciudadana, el ánimo reflexivo y crítico sobre el acontecer escolar y la sociedad en general.

Además de sus clases habituales, los alumnos pueden acceder a lo que se denomina Centros de Interés, que corresponden a actividades que permiten potenciar las habilidades del estudiante en diferentes áreas.

María del Carmen Peña, docente de primaria, indicó que los Centros de Interés son “unas electivas que se le presentan a los estudiantes al inicio de año y ellos eligen de acuerdo a su gusto, habilidad y talento, las cuales se realizan dentro de la jornada escolar”.

Entre dichas electivas están teatro, danzas, coro, manualidades, semillero científico, guitarra, voleibol, tennis de mesa, fútbol y baloncesto, y el producto del trabajo realizado en cada área se expone en una actividad anual llamada Colegiarte.
De esta manera, se potencian las habilidades de los niños y jóvenes, además de participar en eventos o certámenes por fuera.

La educación se basa en el ser

El modelo pedagógico del colegio Campestre tiene como base la pedagogía conceptual, cuyo fin principal es formar personas autónomas, solidarias, competentes y felices y no enfocarse únicamente en el intelecto, sino el ser.

“Tuvimos el privilegio de conocer la fundación Liceo Alberto Merani. Nos llamó la atención porque estábamos buscando un modelo que respondiera a las necesidades de los muchachos del siglo XXI, que nos diferenciara y nos alejáramos de lo tradicional”, contó su cofundadora y rectora Judith Martínez Niño.

De acuerdo a la explicación de la rectora, dicho modelo maneja procesos por etapas que van de preescolar a primero, de segundo a quinto, de sexto a noveno y décimo y once; y en las cuales se realizan ‘operaciones intelectuales’ que forman niños y jóvenes críticos, analíticos, pero con valores y principios.

“El perfil del colegio busca formar niños y jóvenes con ese conocimiento pedagógico, seres amorosos y competentes con esta era del conocimiento, políticos y comprometidos con su entorno”, indicó la rectora
.
Dentro del modelo se imparten dos cátedras importantes como lo son lectores competentes e inteligencia emocional.

“Nuestro interés no está en que los chicos se dediquen a memorizar, sino analizar, criticar, comentar y ellos son muy brillantes y competentes, lo que les permite cuando salen de once afrontar los retos de la educación universitaria, especialmente en comprensión lectora y escritura”, recalcó Judith Martínez.

Resalta la directora que la implementación de este modelo pedagógico garantiza la producción intelectual y literaria de los estudiantes, que se socializa a toda la comunidad educativa en escenarios como la Feria del Libro, o participación en concursos promovidos por la Fundación Alberto Merani, como el realizado en 2010 “CteachC” (niños enseñando a niños).

“Nuestro empeño no es la preparación para un Icfes o un examen, sino para la vida”, concluyo Niño Martínez.

Basado en una teoría neuropsicológica del aprendizaje humano, la pedagogía conceptual considera que el sistema afectivo de los estudiantes es muy importante.

Todo un año de celebración

El 2017 ha sido un año de constante fiesta para la comunidad educativa del Campestre, pues con motivo de la celebración de sus 40 años se han realizado una serie de actividades conmemorativas en lo que va corrido del año escolar.

Ahora cuenta con un su nueva imagen corporativa, pero conservando el emblemático árbol –figura humana, que ha estado presente en su historia.

De igual manera se realizó la conferencia ¿Cómo ser un buen papá hoy? a cargo del reconocido pedagogo, Miguel de Zubiría y el colegio participó en asocio con la Confederación de Colegios de Educación Católica seccional Quindío, en la Jornada Nacional por la Reconciliación y la Paz, como actividad preparatoria a la llegada del Papa Francisco.

Otra de las actividades originales y que quedará como aporte al material bibliográfico del Campestre, es el lanzamiento de su álbum conmemorativo, que por medio de 265 láminas auto adhesivas acompañadas de textos referentes a momentos importantes dentro de los 40 años de ejercicio, han generado mayor interés entre alumnos, profesores y padres de familia, por conocer la historia del colegio.

“A través del intercambio de láminas los alumnos, profesores y familias, se unen y reconocen la historia del colegio”, declaró Jairo Martínez Niño, asistente general del colegio.

Otras actividades para resaltar dentro del marco de celebración de cuatro décadas fueron el Encuentro de Exalumnos y la Feria Empresarial y vendrán la Semana Cultural, Colegiarte y la Pastorela.

Juanita Mendoza
Para EL TIEMPO
ARMENIA

Estudiantes

Según la rectora, realizan ‘operaciones intelectuales' que forman niños y jóvenes críticos, analíticos pero con valores.

Foto:

Alexis Múnera

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA