'La paz existe en Colombia si existe en Tumaco': gobernador de Nariño

'La paz existe en Colombia si existe en Tumaco': gobernador de Nariño

Camilo Romero habló sobre la situación que viven los campesinos cocaleros en el departamento. 

Camilo Romero

Gobernador Camilo Romero.

Foto:

Carlos Ortega/ EL TIEMPO

27 de octubre 2017 , 09:34 a.m.

En un diálogo con EL TIEMPO, el gobernador de Nariño, Camilo Romero, expuso sus preocupaciones ante la situación que viven los campesinos cocaleros en la región. Aseguró que la mejor vía para combatir los cultivos de uso ilícito es la sustitución, ya que la erradicación forzada expone a la población a confrontaciones.

Sin embargo, el gobierno no ha cumplido con lo estimado para realizar el proceso de sustitución y desde la Gobernación han tenido que tomar medidas para vincular a los cocaleros al programa. Además, es crítico al decir que el departamento aún vive los estragos de la guerra, mientras el resto del país se regocija en una paz, que aún parece lejos de Tumaco. 

¿Cómo definiría la situación de los cocaleros en Nariño?

La situación de los cocaleros es compleja. Sobre todo la de miles de familias, casi 40.000, que han estado dispuestas a la sustitución de cultivos ilícitos y no han tenido una respuesta institucional que vaya acorde a sus necesidades, ni en los tiempos que ellos requieren. Llevamos más de un año con esta tarea y hasta el momento apenas 1.800 familias han recibido 2 millones de pesos hace dos meses.

Es decir, aquí la claridad que tenemos es que hay personas que tienen la voluntad, que han dicho que sí a la sustitución de cultivos ilícitos, pero que no les han llegado los recursos ni el plan integral de lo que significa la sustitución de cultivos. Eso genera una inconformidad social muy grande, ante la realidad de tener el departamento con más cultivos ilícitos en nuestro país.

¿Cuál es la situación actual de Tumaco?

La paz de Colombia debe pasar por la paz de Tumaco. El municipio vive hoy una paradoja, entre ser un pueblo de una grandeza y potencialidad infinita, y este dolor de patria que vivimos de tener todavía conflicto, porque no es nada distinto a que el resto del país vive la paz, mientras Tumaco y Nariño soportan los vestigios de la guerra. 

Tumaco puede ser nuestro segundo puerto hacia el Pacífico, puede tener la oportunidad con su gente maravillosa, trabajadora y alegre, con toda la capacidad, destacada en deportes, destacada en cultura.  Asimismo, puede plantearse la posibilidad de que el país volteé la mirada, pero no ya por la violencia y el conflicto, sino para entender que lo nuestro no puede seguir siendo una carga como la ve el resto del país, sino que aquí hay una inmensa posibilidad y un inmenso potencial.

Es muy doloroso que el valor de Tumaco, la posición estratégica del municipio y el valor de su gente lo haya entendido más la criminalidad que el propio Estado. La paz existe en Colombia, si existe en Tumaco. El reto está en entender que somos capaces de derrotar la criminalidad desde la institucionalidad o nos damos por entregados, y ese sería el ocaso de la paz en Colombia.

La paz de Colombia debe pasar por la paz de Tumaco

¿Cómo les vendió el gobierno la idea del proceso de erradicación?

Son propuestas que ha hecho el gobierno. El 30 de marzo le remití una carta al presidente Santos a través de redes sociales, donde justamente alertábamos lo que podía pasar con el tema de la erradicación.

Lo que hemos dicho nosotros es que la erradicación se debe dar en grandes extensiones de tierra, donde no estén los pequeños productores. Es decir, que con los pequeños productores la respuesta y la presencia integral del Estado en el territorio debe llevarlos a la sustitución de cultivos de uso ilícito. La erradicación en grandes extensiones de tierra ha quedado en evidencia con lo que ha pasado con nuestros campesinos.

Como advertí en marzo y abril que podía pasar esto en Tumaco, lo advierto ahora que nos puede pasar en otros lugares del departamento. Por ejemplo, en un sector de la cordillera que integra cinco municipios o dos municipios en la región de Guambuyaco. Es una pena que no se tomen las medidas preventivas necesarias y lo que necesitamos nosotros es una respuesta que tiene que ser de presencia integral del Estado en nuestro territorio. ¿Eso qué significa? La paz más allá de las firmas, la paz como oportunidades para nuestra gente.

Usted afirmó que no hay personal encargado de la sustitución de los cultivos por parte del Gobierno Nacional, ¿en qué se basa para realizar esa afirmación?

En el tema de la sustitución yo no creo que el gobierno nacional tengan más de tres funcionarios trabajando en el departamento de Nariño. ¿Cómo le plantea usted a un territorio la sustitución de cultivos de uso ilícito cuando no tiene a más de tres funcionarios trabajando en él? 

Tal vez puedo estar exagerando, pero doy el margen de que pueden ser unos tres funcionarios del gobierno nacional solamente los que trabajan para la estrategia de sustitución de cultivos de uso ilícito en el departamento y municipio con más cultivos de uso ilícito en el mundo.

¿Dónde está el Ministerio de Agricultura con los proyectos claros de por qué vamos a sustituir los cultivos de uso ilícito por los cultivos de uso lícito? y lo más preocupante: ¿dónde están los recursos? el Congreso de la República aprobó 300.000 millones de pesos para todo el programa de sustitución de cultivos de para este año en la adición presupuestal, cuando solo para Nariño se requieren más de un billón de pesos. Por eso, el resultado es que el programa de sustitución de cultivos no va acorde a los tiempos y a las necesidades de nuestro territorio.

¿Qué se está haciendo desde la Gobernación para acelerar el proceso de sustitución de cultivos ilícitos? 

Desde la Gobernación nos tocó poner a 14 personas para que recorran palmo a palmo el territorio de nuestro departamento hablando con las comunidades para juntarlas al programa de sustitución de cultivos de uso ilícito, porque como he dicho, en el Gobierno no tienen ni el personal, ni la gente, ni los recursos necesarios para este proceso. 

Nosotros le apostamos con toda al proyecto de sustitución de cultivos ilícitos. Es lo que hay que hacer, es lo que reconoce a los seres humanos y no a unas cifras detrás de un escritorio. Lo que reconoce a personas de carne y hueso, gente que ha vivido durante décadas de los cultivos de uso ilícito y se les debe dar una respuesta integral, que no se va a dar en recursos, ni en gente sin estrategia.

Es lo que hay que hacer, es lo que reconoce a los seres humanos y no a unas cifras detrás de un escritorio

¿Y en cuanto a la erradicación?

Es una de las vías que adoptó el Gobierno. Con lo que estamos de acuerdo es con que se dé solo en grandes extensiones de tierra, que no comprometan la vida de los campesinos, afros e indígenas del territorio.

Ya el país ha conocido el resultado de la erradicación. En abril cayó un policía de 23 años, que hace tres semanas había ingresado al Esmad y ese fue el primer salto lamentable y doloroso. De otro lado, la situación de nuestros seis campesinos que ha quedado ya expuesta no solo ante el país, sino ante el mundo, es una vergüenza. No podemos hablar nosotros de un país en paz, si tenemos esa realidad de seguir contando muertos en nuestro territorio, eso es lo que tenemos que reforzar.

Este hecho y el asesinato de líderes, como Jose Jair Cortés, que le apostaba a la sustitución de cultivos ilícitos y hacia parte de la junta de gobierno del consejo comunitario de Alto Mira y Frontera, es muy doloroso. Como lo es que las familias cocaleras, que no son los grandes narcotraficantes, que son quienes han sobrevivido los cultivos de uso ilícito, lo que tengan como pago de la paz siga siendo la confrontación, el conflicto, los grupos al margen de la ley y el asesinato de sus dirigentes.


ANTONIO J. AMAR
Redactor de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA